Oración para amarse a uno mismo

«Amado Dios, fuente de amor y aceptación, me acerco a Ti con un corazón abierto, buscando entender y abrazar el amor propio que Tú deseas para mí. Gracias por crearme a Tu imagen, único y valioso, lleno de potencial y dignidad.

Te pido, Señor, que me ayudes a reconocer mi valor como Tu creación. Ayúdame a verme a mí mismo a través de Tus ojos, apreciando mis cualidades, aceptando mis imperfecciones y celebrando mis logros. Como dice en Salmos 139:14, «Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; Estoy maravillado, Y mi alma lo sabe muy bien».

Enséñame a tratarme con la misma bondad y compasión que Tú me muestras. Ayúdame a perdonarme a mí mismo por mis errores y a aprender de ellos, en lugar de quedarme atrapado en la culpa o la vergüenza.

Fortaléceme para resistir las voces de la duda y la crítica, ya sean externas o de mi propia mente, y reemplázalas con Tu verdad afirmadora y amorosa. Que pueda cultivar un amor propio saludable, no como un acto de vanidad, sino como un reflejo de Tu amor por mí.

Señor, haz que mi amor propio sea la base desde la cual pueda extender amor y bondad a los demás, reconociendo que todos somos valiosos a Tus ojos.

En el nombre de Jesús,

Amén.»

«Ama y haz lo que quieras«

Reflexión

Queridos hermanos y hermanas en Cristo,

Hoy, al reflexionar sobre nuestra oración para amarnos a nosotros mismos, quiero hablarles sobre la importancia del amor propio en nuestra vida espiritual. A veces, podemos olvidar que amarnos a nosotros mismos es también una expresión de nuestra fe, un reconocimiento de que somos creaciones maravillosas de Dios.

El amor propio no se trata de egoísmo o vanidad; se trata de reconocer nuestro valor como hijos de Dios. Al amarnos a nosotros mismos, estamos honrando la obra de Dios en nosotros. Esto nos permite enfrentar la vida con confianza y gracia, sabiendo que somos valiosos y dignos de amor y respeto.

También, el amor propio sano nos equipa para amar mejor a los demás. Como Jesús nos enseñó, debemos amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Este mandamiento implica que debemos cuidarnos y respetarnos a nosotros mismos, para poder hacer lo mismo con los demás.

Que esta oración nos inspire a ver nuestras propias vidas como Dios las ve: preciosas, dignas y llenas de potencial.

Y recordemos siempre, como dijo San Agustín, «Ama y haz lo que quieras». Si nos amamos a nosotros mismos y a los demás con el amor que Dios nos enseña, nuestras acciones siempre estarán alineadas con Su voluntad.

Que encuentren paz y fortaleza en el amor de Dios, y que ese amor se refleje en cómo se tratan a sí mismos y a los demás.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 4 de Marzo

«Señor Dios Todopoderoso, en este luminoso inicio de semana, me presento ante Ti con un corazón lleno de esperanza y una mente abierta a la sabiduría que solo Tú puedes …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura del libro del Éxodo (20,1-17) «En aquellos días, el Señor pronunció las siguientes palabras: «Yo soy el Señor, tu Dios, que te saqué de Egipto, de la …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 2 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura de la profecía de Miqueas (7,14-15.18-20) «Pastorea a tu pueblo, Señor, con …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *