Oración de la noche del 7 de Noviembre

«Señor Todopoderoso,

Al caer la noche y el silencio se apodera de nuestro hogar, elevamos a Ti esta oración buscando Tu protección y Tu paz. Bendice, Señor, este hogar y a todos los que en él habitan. Que Tus ángeles guardianes se posen en cada esquina, en cada puerta y ventana, resguardándonos de todo peligro y de toda adversidad.

Cubre, Padre Celestial, nuestro hogar con Tu manto sagrado. Que la oscuridad de la noche no traiga consigo temor ni inquietud, sino que sea un recordatorio de Tu presencia constante y Tu amor inagotable. Que mientras nuestros cuerpos descansan, nuestras almas encuentren refugio en Ti.

Te pedimos especialmente por aquellos que no tienen un techo donde resguardarse, por aquellos que enfrentan peligros en la noche. Extiende, Señor, Tu protección también sobre ellos y bríndales consuelo y seguridad.

Que nuestro hogar sea siempre un lugar de amor, de paz y de acogida, un reflejo de Tu Reino aquí en la tierra. Que las palabras que se hablen en él sean palabras de aliento y las acciones sean reflejo de Tu bondad.

Te lo pedimos en el nombre de Jesús, nuestro Salvador, que con Su presencia llena de luz y esperanza cada rincón de nuestras vidas.

Amén.»

Reflexión

Querida familia en la fe,

Al finalizar el día, nos reunimos en oración para pedir la protección divina sobre nuestros hogares. Es un momento para recordar que, más allá de las paredes y los techos que nos cobijan, es el amor y la presencia de Dios lo que verdaderamente convierte un espacio en un hogar.

En la oración que acabamos de compartir, hemos pedido a Dios que envíe a sus ángeles guardianes para que velen por nosotros y nuestros seres queridos. Pero, ¿no es cierto que cada uno de nosotros también está llamado a ser un ángel guardián en su propio hogar? A proteger, a cuidar, a amar. A ser fuente de paz y no de conflicto. A ser luz en la oscuridad.

Y mientras pedimos protección para nuestro hogar, no olvidemos a aquellos que, en esta misma noche, no tienen un lugar donde descansar. Que nuestra oración se extienda más allá de nuestras paredes, alcanzando a aquellos que más lo necesitan. Que nuestro corazón se abra a la compasión y a la solidaridad.

Queridos amigos, que esta noche, al cerrar los ojos, podamos sentir la paz que viene de saber que estamos en las manos de Dios. Que nuestro hogar sea un refugio de amor, un santuario de paz, un pedacito de cielo en la tierra.

Que descansen en la paz y en la protección del Altísimo.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 26 de Febrero

«Señor, al amanecer de este nuevo día, el primero de la semana, vengo ante Ti con el corazón abierto y la mente dispuesta a recibir Tu gracia y sabiduría. Este …

Oración de la noche del 25 de Febrero

«Padre Celestial, mientras el manto de la noche envuelve este día del Señor y nos …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 25 de Febrero de 2024

Lecturas del Domingo 2º de Cuaresma – Ciclo B Primera lectura Lectura del libro del Génesis (22,1-2.9-13.15-18) «En aquellos días, Dios puso a prueba a Abrahán, llamándole: «¡Abrahán!»Él respondió: «Aquí …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 24 de Febrero de 2024

Primera lectura Lectura del libro del Deuteronomio (26,16-19) «Moisés habló al pueblo, diciendo:«Hoy el Señor, …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *