Oración de la noche del 3 de Noviembre

«Padre Celestial,

Al concluir este viernes, me acerco a Ti con un corazón lleno de gratitud y humildad. Te doy gracias por tu protección y guía durante toda la semana. Gracias por cada momento de alegría, por cada desafío superado y por cada lección aprendida.

En esta noche, te pido que extiendas tu manto protector sobre mí y sobre mis seres queridos. Resguarda nuestros hogares y nuestros corazones de cualquier mal o peligro. Que tu presencia sea un escudo que nos proteja mientras descansamos.

Señor, te encomiendo mi mente, mi cuerpo y mi espíritu. Líbrame de las preocupaciones y ansiedades que puedan perturbar mi paz. Ayúdame a soltar las cargas del día y a confiar plenamente en tu providencia.

Bendice a aquellos que aún están despiertos, trabajando, viajando o cuidando de otros. Que sientan tu compañía y tu amor en cada momento.

Y mientras la noche avanza, que tu paz celestial descienda sobre nosotros. Que tu amor nos envuelva y tu gracia nos renueve, preparándonos para recibir con alegría el fin de semana que nos has regalado.

En el nombre de Jesús

Amén.»

Reflexión


Amigos,

Al finalizar este viernes, es un buen momento para reflexionar sobre la protección y el amor incondicional que nuestro Padre Celestial nos brinda día tras día. A menudo, nos perdemos en el ajetreo de la vida cotidiana, en nuestras preocupaciones y ocupaciones, y olvidamos detenernos a agradecer por ese escudo invisible que nos rodea constantemente.

La oración que acabamos de compartir es un recordatorio de que, sin importar lo que enfrentemos, no estamos solos. Dios está con nosotros en cada paso, en cada decisión y en cada desafío. Su protección no es solo física, sino también espiritual y emocional. Él cuida de nuestra mente y nuestro corazón, ayudándonos a encontrar la paz incluso en medio de la tormenta.

Así que, mientras nos preparamos para descansar esta noche y recargar energías para el fin de semana, recordemos depositar nuestras preocupaciones en manos de Dios. Él es nuestro refugio y nuestra fortaleza, un auxilio siempre presente en momentos de angustia.

Que esta reflexión nos sirva para cerrar la semana con un corazón agradecido y confiado, sabiendo que, bajo la protección divina, podemos enfrentar lo que venga con fe y esperanza.

«Bajo sus alas encontrarás refugio; su fidelidad será tu escudo protector» (Salmo 91:4).

Que tengan una noche bendecida y un fin de semana lleno de la paz y el amor de Dios.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 26 de Febrero

«Señor, al amanecer de este nuevo día, el primero de la semana, vengo ante Ti con el corazón abierto y la mente dispuesta a recibir Tu gracia y sabiduría. Este …

Oración de la noche del 25 de Febrero

«Padre Celestial, mientras el manto de la noche envuelve este día del Señor y nos …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 25 de Febrero de 2024

Lecturas del Domingo 2º de Cuaresma – Ciclo B Primera lectura Lectura del libro del Génesis (22,1-2.9-13.15-18) «En aquellos días, Dios puso a prueba a Abrahán, llamándole: «¡Abrahán!»Él respondió: «Aquí …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 24 de Febrero de 2024

Primera lectura Lectura del libro del Deuteronomio (26,16-19) «Moisés habló al pueblo, diciendo:«Hoy el Señor, …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *