Oración de la noche del 3 de Marzo

«Padre celestial, en la quietud de esta noche del 3 de marzo, nos acercamos a Ti con corazones llenos de reflexión y amor, para hablar de un pilar en nuestras vidas: la familia.

En Tus sabias Escrituras, especialmente en Efesios 3:14-15, donde Pablo habla de «la gran familia en el cielo y en la tierra» que proviene de Ti, nos recuerdas el valor inmenso de la familia, no solo como la unidad básica de la sociedad sino como el reflejo de Tu amor y providencia.

En el regazo de la familia aprendemos a dar y recibir amor, a perdonar y ser perdonados, a compartir en la abundancia y en la escasez, reflejando así, en nuestras imperfecciones y luchas, un atisbo de Tu amor perfecto y eterno. Señor, te pedimos esta noche por cada miembro de nuestras familias, tanto aquellos que están cerca como los que la distancia o las circunstancias de la vida han alejado.

Protege a los niños, para que crezcan en sabiduría y en gracia; fortalece a los jóvenes, para que encuentren en Ti su camino y propósito; sostén a los adultos en sus labores y desafíos diarios; y cuida a los ancianos, para que en su vejez se sientan rodeados de respeto, amor y gratitud. Que en nuestras familias siempre haya lugar para el diálogo, la comprensión y el perdón, y que juntos podamos enfrentar los retos de la vida, sabiendo que en Tu amor encontramos nuestra fortaleza y consuelo.

Ayúdanos a ser luz unos para otros, y que nuestras casas sean un refugio de paz, alegría y esperanza, donde Tu presencia sea siempre el huésped más honrado.

En este momento de oración, queremos también recordar a aquellas familias que sufren por el dolor, la enfermedad, la división o la pérdida; envuélvelas en Tu misericordia, bríndales consuelo y esperanza, y haznos instrumentos de Tu paz y amor para con ellos. Que, a través de nuestras acciones y palabras, podamos ser testimonio de Tu amor incondicional y Tu poder restaurador.

Concede a cada familia la sabiduría para construir sobre la roca firme que eres Tú, para que, a pesar de las tormentas, podamos permanecer unidos, creciendo en amor y en fe, hasta el día en que nos reunamos todos en Tu presencia celestial.

Amén.»

«El amor de familia es el amor de Dios manifestado en el mundo».

Reflexión

Queridos hermanos y hermanas, esta noche quiero hablarles de un tesoro que todos tenemos y que, a veces, por la rutina o las dificultades, podemos dar por sentado: nuestra familia.

La familia es el primer lugar donde aprendemos sobre el amor, el perdón, la paciencia, y tantas otras virtudes que son esenciales para nuestra vida. La familia es nuestro primer contacto con el mundo, el primer círculo de amor, protección y aprendizaje. Pero, ¿realmente valoramos este regalo divino como merece?

En nuestras familias, se nos da la oportunidad única de amar y ser amados incondicionalmente, de apoyar y ser apoyados, de enseñar y aprender. Sin embargo, como en cualquier relación humana, la familia también enfrenta desafíos. A veces hay desacuerdos, malentendidos, incluso heridas que parecen difíciles de sanar. Pero es precisamente aquí donde el amor de Dios puede manifestarse con más fuerza, guiándonos hacia la reconciliación y la paz.

Esta noche, te invito a reflexionar: ¿Cómo es tu relación con tu familia? ¿Hay algo que necesitas perdonar o algún perdón que debes pedir? ¿Hay muestras de amor que has estado posponiendo? No dejemos que el orgullo o la rutina nos impidan vivir plenamente el amor en nuestra familia.

Recuerda, Dios nos ha dado a nuestra familia como un regalo sagrado, como un pequeño cielo en la tierra, donde podemos dar y recibir amor de manera concreta. En cada abrazo, en cada palabra de aliento, en cada gesto de paciencia y en cada acto de servicio, estamos viviendo el Evangelio.

Así que esta noche, antes de dormir, te animo a que ores por tu familia. Dale gracias a Dios por ella y pídele que te ayude a ser un instrumento de Su amor en medio de tus seres queridos. Y mañana, busca una manera concreta de mostrar ese amor, sea con una palabra amable, un gesto de servicio o simplemente tu presencia y atención plena.

Recuerda: «El amor de familia es el amor de Dios manifestado en el mundo». Que así sea, hoy y siempre.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la noche del 11 de Abril

«Al cerrar nuestros ojos en la serenidad de esta noche, 11 de abril, nos reunimos en Tu presencia, Padre Celestial, llevando en nuestro corazón el día que hemos vivido, con …

Oración de la mañana del 11 de Abril

«En la luz refrescante de este nuevo día, 11 de abril, nos acercamos a Ti, …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 11 de Abril de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (5,27-33) «En aquellos días, los apóstoles fueron conducidos a comparecer ante el Sanedrín y el sumo sacerdote los interrogó, …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 10 de Abril de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (5,17-26) «En aquellos días, …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *