Oración de la noche del 18 de Octubre

Oración por los enfermos graves

«Señor Dios, al caer la noche y en la quietud de este momento, elevo mi corazón hacia Ti para interceder por todos aquellos que se encuentran gravemente enfermos. Tú, que eres el Médico Divino, el Consolador de los afligidos y la Fuente de toda sanación, te pido que extiendas Tu mano sanadora sobre cada uno de ellos.

Envuelve con Tu amor y Tu paz a aquellos que están sufriendo en cuerpo y espíritu. Que sientan Tu presencia reconfortante en cada respiración, en cada latido de su corazón. Alivia su dolor, fortalece su espíritu y renueva su esperanza. Que en medio de la noche oscura de la enfermedad, puedan vislumbrar la luz de Tu amor y misericordia.

Te pido por sus familias y seres queridos, que en medio de la angustia y la incertidumbre, encuentren en Ti un refugio y una fuente inagotable de fortaleza. Que la fe los sostenga y les permita confiar en que, más allá de toda comprensión humana, Tú tienes un plan perfecto para cada vida.

Señor, en tus manos encomiendo a todos los enfermos graves. Que tu voluntad se cumpla en ellos y, si es Tu deseo, otórgales la sanación completa, tanto en cuerpo como en espíritu. Pero si es Tu voluntad que pasen por el valle de la sombra de la muerte, te pido que los acompañes y los recibas en Tu morada eterna, donde no hay más dolor ni sufrimiento.

Te lo pido en el nombre de Jesucristo, nuestro Señor y Salvador.

Amén.»

Reflexión

La enfermedad es una de las pruebas más difíciles que cualquier ser humano puede enfrentar. Nos recuerda nuestra vulnerabilidad, nuestra fragilidad y la efímera naturaleza de nuestra existencia terrenal. Sin embargo, en medio de la adversidad y el dolor, también se revela la profunda capacidad del espíritu humano para la resiliencia, la esperanza y la fe. La oración por los enfermos graves no es solo una petición de sanación física, sino también una súplica por la sanación del alma, por la paz interior y por la fortaleza para enfrentar lo desconocido.

Cuando oramos por los enfermos, nos conectamos con una dimensión más profunda de nuestra humanidad. Nos damos cuenta de que, más allá de nuestras diferencias, todos compartimos el mismo deseo de bienestar, amor y comprensión. La enfermedad puede ser un recordatorio cruel de nuestra mortalidad, pero también puede ser una oportunidad para profundizar nuestra relación con Dios y con los demás. En la solidaridad, en el acto de cuidar y ser cuidados, encontramos un reflejo del amor divino.

Cada oración, cada gesto de compasión, cada momento de empatía, nos acerca más a la esencia de lo que significa ser humano. En la intercesión por los enfermos, no solo buscamos la intervención divina, sino que también reafirmamos nuestra fe en la bondad inherente de la humanidad y en la promesa de un amor que trasciende todas las barreras.

«En la compasión, encontramos la verdadera medida de nuestra humanidad.»

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 26 de Febrero

«Señor, al amanecer de este nuevo día, el primero de la semana, vengo ante Ti con el corazón abierto y la mente dispuesta a recibir Tu gracia y sabiduría. Este …

Oración de la noche del 25 de Febrero

«Padre Celestial, mientras el manto de la noche envuelve este día del Señor y nos …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 25 de Febrero de 2024

Lecturas del Domingo 2º de Cuaresma – Ciclo B Primera lectura Lectura del libro del Génesis (22,1-2.9-13.15-18) «En aquellos días, Dios puso a prueba a Abrahán, llamándole: «¡Abrahán!»Él respondió: «Aquí …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 24 de Febrero de 2024

Primera lectura Lectura del libro del Deuteronomio (26,16-19) «Moisés habló al pueblo, diciendo:«Hoy el Señor, …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *