Oración de la noche del 13 de Noviembre

«Amado Padre Celestial,

Al cerrar mis ojos en esta tranquila noche, mi corazón se llena de gratitud por el amor infinito y constante que nos brindas cada día. En la quietud de este momento, siento tu presencia amorosa envolviéndome, recordándome que nunca estoy solo.

Señor, gracias por tu amor incondicional, ese amor que no conoce límites ni fronteras. Un amor que nos acoge tal como somos, con nuestras fortalezas y debilidades, con nuestras alegrías y nuestras penas.

En las horas de este día, he visto tu amor reflejado en pequeños gestos, en palabras amables, en momentos de paz y en la belleza de tu creación. Cada detalle es un susurro de tu cuidado y una muestra de tu fidelidad.

Mientras descanso esta noche, te pido que tu amor siga siendo mi guía y mi consuelo. Que en los días difíciles, recuerde que tu amor es mi refugio y mi fortaleza. Y que, en los momentos de alegría, reconozca tu mano generosa detrás de cada bendición.

Que tu amor inspire mis palabras y acciones, para que pueda ser un reflejo de tu bondad y misericordia en el mundo. Ayúdame a amar a los demás como Tú me has amado, extendiendo tu luz y tu esperanza a quienes me rodean.

Bajo la cobertura de la noche, renueva mi espíritu y lléname de paz, sabiendo que tu amor es el ancla que sostiene mi vida.

En el nombre de Jesús,

Amén.»

Reflexión

Hola, querida familia de fe, al terminar este día, quiero compartir algo que ha estado en mi corazón. ¿No es increíble cómo el amor de Dios se manifiesta en tantas formas a nuestro alrededor, cada día? A veces, en la prisa de nuestras vidas, podemos pasar por alto esos pequeños momentos en los que Su amor brilla a través de lo ordinario.

Hoy, mientras contemplaba la puesta de sol, me di cuenta de cuánto amor nos rodea. Un amor que no pide nada a cambio, que está siempre presente, incluso en los momentos más oscuros. Es un amor que nos abraza en nuestras dudas y temores, que celebra con nosotros en nuestros éxitos y alegrías. Este amor divino es un recordatorio constante de que no importa lo que enfrentemos, no estamos solos. Dios está con nosotros, amándonos incondicionalmente, guiándonos con una mano suave pero firme.

Así que, mientras nos preparamos para descansar esta noche, pensemos en las maneras en que podemos reflejar ese amor a los demás. ¿Cómo podemos ser un faro de Su amor en un mundo que a menudo parece oscuro y confuso? Recordemos que cada acto de bondad, cada palabra de consuelo, cada gesto de compasión es una forma de compartir el amor de Dios con aquellos que nos rodean.

Y aquí les dejo una pequeña reflexión para llevar en el corazón:

«En cada amanecer y cada atardecer, en cada sonrisa y cada lágrima, el amor de Dios nos envuelve, recordándonos que somos parte de algo mucho más grande y maravilloso.»

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 26 de Febrero

«Señor, al amanecer de este nuevo día, el primero de la semana, vengo ante Ti con el corazón abierto y la mente dispuesta a recibir Tu gracia y sabiduría. Este …

Oración de la noche del 25 de Febrero

«Padre Celestial, mientras el manto de la noche envuelve este día del Señor y nos …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 25 de Febrero de 2024

Lecturas del Domingo 2º de Cuaresma – Ciclo B Primera lectura Lectura del libro del Génesis (22,1-2.9-13.15-18) «En aquellos días, Dios puso a prueba a Abrahán, llamándole: «¡Abrahán!»Él respondió: «Aquí …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 24 de Febrero de 2024

Primera lectura Lectura del libro del Deuteronomio (26,16-19) «Moisés habló al pueblo, diciendo:«Hoy el Señor, …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *