Oración de la noche del 11 de Noviembre

«Dios misericordioso y fiel,

Al finalizar este día, te abro mi corazón en gratitud por Tu amor constante y Tu protección. Te agradezco por las bendiciones que has derramado sobre mí y mi familia durante estas horas que han pasado.

Señor, al acercarnos al día que nos brindas como un regalo especial, te pido tu guía y protección. Protege nuestros sueños y descanso, envuelve nuestras mentes y corazones en Tu paz divina. Que tu presencia sea como un escudo alrededor de nosotros, alejando cualquier mal y brindándonos seguridad en tu abrazo amoroso.

Te ruego, Padre, que nos des un sueño reparador y que al despertar en la mañana de tu día sagrado, lo hagamos con corazones renovados y llenos de gratitud. Que el domingo que se avecina sea un día de adoración, reflexión y conexión contigo.

Confiamos en tu protección divina y descansamos sabiendo que estás velando por nosotros. Encomendamos nuestras vidas a tu cuidado y nos entregamos a Ti con confianza y fe.

Bendice, oh Señor, a cada persona que compone esta comunidad y a sus seres queridos. Que tu luz disipe cualquier sombra, y que tu amor nos envuelva como un manto protector.

En el nombre de Jesús, nuestro Salvador, oramos.

Amén.»

Reflexión

Querida comunidad,

Hoy, al finalizar nuestro día y adentrarnos en la quietud de la noche, reflexionemos sobre el poder de la protección divina que nos envuelve. La oración nocturna que acabamos de compartir es más que palabras; es un acto de confianza y entrega ante el Dios que vela por nosotros.

La vida nos presenta desafíos, a veces nos enfrentamos a la incertidumbre y a situaciones que escapan a nuestro control. Pero en estos momentos de vulnerabilidad, encontramos consuelo en la creencia de que Él nos protege y nos sostiene. Dios es nuestro refugio seguro, un escudo amoroso que nos rodea incluso en las sombras de la noche. Esta protección divina no solo se limita a resguardarnos de peligros evidentes, sino que se extiende a nuestras preocupaciones, temores y anhelos más profundos. Cuando nos sumergimos en la oración, depositamos en las manos de Dios nuestras inquietudes y confiamos en Su poder para iluminar nuestras oscuridades.

En el día que se avecina, un domingo, recordemos que es un día de renovación y conexión con lo divino. La oración nocturna también nos prepara para despertar con corazones agradecidos, listos para recibir la luz que nos guía en nuestra jornada.

Así que, mientras descansamos, recordemos que no estamos solos. El Señor vela por nosotros, cuida de nuestros sueños y anticipa el nuevo día con amor y gracia. Que esta reflexión nos inspire a confiar plenamente en la protección de Dios y a enfrentar el futuro con esperanza y fe.

Que la paz de Cristo esté con cada uno de ustedes,

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 3 de Marzo

«Oh Señor, al alba de este 3 de marzo, nos presentamos ante Ti, con almas que anhelan ser llenadas de Tu presencia y sabiduría, para reflexionar sobre un tema que …

Oración de la noche del 2 de Marzo

«Amado Padre Celestial, conforme el sol se pone este 2 de marzo, nos reunimos en …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 2 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura de la profecía de Miqueas (7,14-15.18-20) «Pastorea a tu pueblo, Señor, con tu cayado,al rebaño de tu heredad,que anda solo en la espesura,en medio del bosque;que se …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 1 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura del libro del Génesis (37,3-4.12-13a.17b-28) «Israel amaba a José más que a todos …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *