Oración de la noche del 11 de Enero

«Padre Celestial, al finalizar este día, el 11 de Enero, nos reunimos en la quietud de la noche para dirigirte nuestras oraciones y reflexiones. Te damos gracias por las experiencias de este día, tanto las alegres como las desafiantes, pues cada una nos enseña y nos moldea según Tu voluntad.

En esta noche, queremos reflexionar sobre el don de la humildad. Te pedimos, Señor, que nos ayudes a cultivar un corazón humilde y un espíritu dócil. Enseñanos a reconocer nuestras propias limitaciones y a valorar las fortalezas de los demás, como nos recuerda Filipenses 2:3, «Nada hagáis por rivalidad o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo».

Que esta noche sea un tiempo de introspección y crecimiento personal. Ayúdanos a despojarnos de todo orgullo y egoísmo, y a vestirnos de humildad y compasión. Que podamos mirar a los demás con amor y respeto, reconociendo en cada persona un reflejo de Tu imagen.

Te pedimos por aquellos que se sienten menospreciados o ignorados en nuestra sociedad. Que nuestra humildad se convierta en un puente hacia ellos, mostrándoles el respeto y el amor que merecen.

Al descansar esta noche, renueva nuestras mentes y corazones, y préstanos la sabiduría para vivir un nuevo día con la humildad que nos enseña a ser verdaderamente grandes en Tu reino.

Por Cristo, nuestro Señor,

Amén.»

«En el jardín de nuestras almas, la humildad es la flor que nunca marchita»

Reflexión

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo,

En esta pacífica noche del 11 de Enero, quiero compartir con ustedes algunas reflexiones que brotan del corazón. La oración de esta noche nos lleva a un tema que es fundamental en nuestra vida cristiana, pero a menudo difícil de practicar: la humildad.

La humildad es la joya de las virtudes cristianas. Es ese reconocimiento tranquilo de que no somos el centro del universo, que nuestras necesidades y deseos no son siempre los más importantes. Como nos enseña Filipenses, debemos considerar a los demás como superiores a nosotros mismos. Esto no significa despreciarnos, sino reconocer el valor inmenso en cada persona que Dios ha creado.

En un mundo que a menudo valora el éxito, el poder y el estatus, ser humilde puede parecer una debilidad. Pero, mis hermanos y hermanas, les aseguro que la humildad es una fortaleza. Es la fuerza que nos permite ver más allá de nosotros mismos, para servir a otros y amar sin reservas.

En nuestra comunidad, cada uno de nosotros tiene un papel único que desempeñar. Algunos son llamados a ser líderes, otros a servir en silencio. Pero todos somos llamados a la humildad. Esta virtud nos une, nos hace sensibles a las necesidades de los demás y nos ayuda a construir una comunidad donde todos son valorados y amados.

Así que, mientras nos preparamos para descansar esta noche, les animo a reflexionar sobre cómo pueden practicar la humildad en su vida diaria. ¿Cómo pueden poner las necesidades de los demás antes que las suyas? ¿Cómo pueden servir con un corazón alegre y humilde?

Y para concluir, les dejo con esta reflexión: «En el jardín de nuestras almas, la humildad es la flor que nunca marchita». Que esta verdad nos inspire a vivir cada día con un corazón humilde y amoroso.

Que la paz de Dios les acompañe esta noche y siempre.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 4 de Marzo

«Señor Dios Todopoderoso, en este luminoso inicio de semana, me presento ante Ti con un corazón lleno de esperanza y una mente abierta a la sabiduría que solo Tú puedes …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura del libro del Éxodo (20,1-17) «En aquellos días, el Señor pronunció las siguientes palabras: «Yo soy el Señor, tu Dios, que te saqué de Egipto, de la …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 2 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura de la profecía de Miqueas (7,14-15.18-20) «Pastorea a tu pueblo, Señor, con …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *