Oración de la mañana del 3 de Diciembre

«Señor, en este amanecer, nos reunimos en oración para comenzar el día con reflexión y esperanza. Con el inicio del Adviento, nos adentramos en un tiempo de preparación para la Navidad, recordando las enseñanzas y el amor que Jesús trae al mundo.

Inspirados por las lecturas de hoy, queremos centrarnos en la vigilancia y la expectativa activa. En el Evangelio según San Marcos, Jesús nos insta a «velar», recordándonos estar siempre preparados y atentos​​. En la primera carta de San Pablo a los Corintios, se nos recuerda la gracia y la paz que Dios nos otorga y la firmeza que Jesucristo nos proporciona hasta el final​​.

Te pedimos, Padre amoroso, que nos ayudes a vivir este día con un sentido de vigilancia y expectación, buscando activamente tu presencia en nuestras vidas y en el mundo que nos rodea. Que podamos ser conscientes de tus señales y actuar conforme a tu voluntad, compartiendo tu amor y tu verdad con los demás.

Mientras avanzamos en este día, guía nuestros pensamientos, palabras y acciones. Que podamos ser reflejos de tu amor y tu compasión, llevando luz a las oscuridades y esperanza a los corazones desalentados.

En el nombre de Jesús,

Amén.»

«Que este Adviento sea un tiempo de reflexión y crecimiento espiritual, un período para renovar nuestra fe y preparar nuestros corazones para recibir plenamente el amor y la gracia que Jesús nos ofrece.»

Reflexión

Buenos días a todos.

Querida comunidad, hoy, al comenzar el día, reflexionemos sobre las lecturas y el mensaje que nos traen en este tiempo de Adviento. La lectura de Isaías nos presenta una súplica apasionada a Dios, reconociendo nuestra dependencia de Él y la necesidad de su guía y salvación​​. El Salmo 79 refuerza esta petición con un llamado a Dios para que restaure y salve a su pueblo​​.

Estas lecturas nos recuerdan que, en nuestra jornada espiritual, necesitamos constantemente buscar la dirección y el amor de Dios. Nos invitan a reflexionar sobre nuestras vidas, a considerar dónde necesitamos la guía y el toque restaurador de Dios, y a abrir nuestros corazones para recibir su gracia.

En este tiempo de Adviento, se nos invita a ser vigilantes y conscientes, no solo de las necesidades espirituales propias sino también de las necesidades de los demás. Este es un tiempo para preparar nuestros corazones, para reflexionar sobre el amor y el sacrificio de Jesús, y para esperar con alegría su venida.

Que la luz de este nuevo día nos inspire a vivir en vigilancia y amor, recordándonos que cada momento es una oportunidad para acercarnos más a Dios y vivir según sus enseñanzas.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la noche del 26 de Febrero

«Amado Padre, al cerrar mis ojos en esta noche, vengo a Ti con un corazón agradecido por las bendiciones recibidas a lo largo del día. En este momento de quietud …

Oración de la mañana del 26 de Febrero

«Señor, al amanecer de este nuevo día, el primero de la semana, vengo ante Ti …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 26 de Febrero de 2024

Primera lectura Lectura de la profecía de Daniel (9,4b-10) «¡Ay, mi Señor, Dios grande y terrible, que guarda la alianza y es leal con los que lo aman y cumplen …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 25 de Febrero de 2024

Lecturas del Domingo 2º de Cuaresma – Ciclo B Primera lectura Lectura del libro del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *