Oración de la mañana del 2 de Noviembre

«Señor, al comenzar este nuevo día, me presento ante Ti con un corazón agradecido por la bendición del trabajo. Te pido que guíes mis pasos y mis decisiones, que mi labor sea un reflejo de tu amor y tu bondad.

Concédeme la sabiduría para enfrentar los desafíos y la paciencia para superar los obstáculos. Que mi trabajo no sea solo un medio para ganarme la vida, sino una oportunidad para servir a los demás y glorificarte.

Ayúdame a recordar que, sin importar la tarea que tenga frente a mí, puedo hacerla con alegría y dedicación, sabiendo que cada pequeño esfuerzo contribuye a un propósito mayor.

Que mi lugar de trabajo sea un espacio de armonía y respeto, y que pueda ser un ejemplo de integridad y compromiso. Bendice a mis colegas, mis superiores y todos aquellos con quienes interactúo, y permítenos trabajar juntos en un ambiente de colaboración y apoyo mutuo.

Señor, que al final del día, pueda mirar atrás y ver que mi trabajo ha sido una ofrenda agradable a Ti. Te lo pido en el nombre de Jesús,

Amén.»

Reflexión

Hermanos y hermanas en la fe,

Al reflexionar sobre nuestra oración matutina, nos damos cuenta de que el trabajo es mucho más que una simple ocupación o una forma de ganarnos la vida. Es una expresión de nuestro ser, una forma de participar en la creación de Dios y de servir a nuestra comunidad.

Cada día, al levantarnos y prepararnos para nuestras labores, estamos respondiendo a una llamada divina. Una llamada a ser co-creadores con Dios, aportando nuestro granito de arena para hacer de este mundo un lugar mejor. No importa si nuestro trabajo es grande o pequeño, visible o no; lo que realmente importa es la actitud con la que lo hacemos.

Recordemos que nuestro trabajo puede ser un acto de adoración, una forma de alabar a Dios con nuestras manos y nuestros corazones. Al enfrentar los desafíos diarios, pidamos la sabiduría y la paciencia del Señor para superarlos, y que nuestro esfuerzo sea un testimonio de su amor y su gracia.

«Todo lo que hagan, háganlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres» (Colosenses 3:23). Que esta verdad resuene en nuestros corazones y nos impulse a vivir cada día con propósito y pasión.

Que tengan un bendecido día de trabajo, lleno de oportunidades para crecer, servir y glorificar a nuestro Creador. ¡Amén!

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 26 de Febrero

«Señor, al amanecer de este nuevo día, el primero de la semana, vengo ante Ti con el corazón abierto y la mente dispuesta a recibir Tu gracia y sabiduría. Este …

Oración de la noche del 25 de Febrero

«Padre Celestial, mientras el manto de la noche envuelve este día del Señor y nos …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 25 de Febrero de 2024

Lecturas del Domingo 2º de Cuaresma – Ciclo B Primera lectura Lectura del libro del Génesis (22,1-2.9-13.15-18) «En aquellos días, Dios puso a prueba a Abrahán, llamándole: «¡Abrahán!»Él respondió: «Aquí …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 24 de Febrero de 2024

Primera lectura Lectura del libro del Deuteronomio (26,16-19) «Moisés habló al pueblo, diciendo:«Hoy el Señor, …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *