Oración de la mañana del 18 de Octubre

Oración matutina basada en la Biblia

«Señor Dios, al despertar en esta nueva mañana, me aferro a tus promesas y a tu palabra que es lámpara a mis pies y luz en mi camino (Salmo 119:105). Te agradezco por el don de un nuevo día, por la oportunidad de vivir, amar y servir.

Recuerdo tus misericordias, que son nuevas cada mañana (Lamentaciones 3:22-23). Llena mi corazón con tu amor y tu gracia, y que pueda reflejar ese amor en cada acción y palabra que pronuncie hoy.

Te pido, Señor, que me guíes en cada decisión que tome, que mis pasos estén firmes en tu verdad y que pueda confiar plenamente en ti, sabiendo que tus planes para mí son de bienestar y no de calamidad (Jeremías 29:11).

Ayúdame a ser sal de la tierra y luz del mundo (Mateo 5:13-14), para que, a través de mis acciones y palabras, otros puedan conocer tu amor y tu salvación. Que pueda ser un instrumento de tu paz y amor en este mundo.

Te lo pido en el nombre de Jesucristo, nuestro Señor y Salvador.

Amén.»

Reflexión

La oración matutina que hemos compartido se basa en versículos bíblicos que nos recuerdan la constante presencia y guía de Dios en nuestras vidas. Al despertar cada día, es esencial reconocer y agradecer a Dios por el regalo de la vida y las oportunidades que nos brinda. La mención del Salmo 119:105 nos recuerda que la palabra de Dios es una guía esencial en nuestra vida diaria, iluminando nuestro camino en medio de la oscuridad y la incertidumbre.

Las misericordias de Dios, que son nuevas cada mañana según Lamentaciones 3:22-23, nos ofrecen consuelo y esperanza. No importa los errores que hayamos cometido el día anterior, cada amanecer trae consigo una nueva oportunidad de redención y gracia.

La referencia a Jeremías 29:11 nos recuerda que, incluso en medio de las adversidades, Dios tiene planes de prosperidad y bienestar para nosotros. Es un llamado a confiar en Su providencia y a saber que, incluso cuando no entendemos el propósito de ciertas situaciones, Dios está obrando para nuestro bien.

Finalmente, al pedir ser «sal de la tierra y luz del mundo», estamos reconociendo nuestro papel como embajadores de Cristo en la tierra. No estamos aquí solo para nosotros mismos, sino para ser un reflejo del amor y la gracia de Dios hacia los demás. Es una responsabilidad y un honor ser portadores de Su luz en un mundo que a menudo está lleno de oscuridad.

Esta oración es una profunda reflexión sobre nuestra relación con Dios, nuestro propósito en la tierra y la esperanza que encontramos en Su palabra. Con Dios a nuestro lado, estamos equipados para enfrentar cualquier desafío y ser una bendición para los demás.

«Que cada amanecer sea un recordatorio del amor inquebrantable de Dios y de nuestra misión de llevar ese amor al mundo.»

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 4 de Marzo

«Señor Dios Todopoderoso, en este luminoso inicio de semana, me presento ante Ti con un corazón lleno de esperanza y una mente abierta a la sabiduría que solo Tú puedes …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura del libro del Éxodo (20,1-17) «En aquellos días, el Señor pronunció las siguientes palabras: «Yo soy el Señor, tu Dios, que te saqué de Egipto, de la …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 2 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura de la profecía de Miqueas (7,14-15.18-20) «Pastorea a tu pueblo, Señor, con …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *