Oración de la mañana del 16 de Noviembre

«Señor Misericordioso,

Al recibir la luz de este nuevo día, 16 de noviembre, me postro ante Ti con un corazón lleno de esperanza y agradecimiento. Gracias por la oportunidad de vivir un día más bajo tu gracia y amor.

En este amanecer, quiero pedirte especialmente por la fuerza y valentía para enfrentar los desafíos de hoy. Inspirado por Filipenses 4:13, «Todo lo puedo en Cristo que me fortalece«, te pido que me llenes de la fuerza que viene de Ti, para superar cualquier obstáculo y para actuar conforme a tu voluntad.

Te pido también por sabiduría y discernimiento. Que pueda tomar decisiones que reflejen tu amor y justicia, y que mis palabras y acciones sean un testimonio de tu bondad. Que en cada interacción de hoy, pueda ser un reflejo de tu luz en este mundo.

Por favor, cuida y protege a mi familia, amigos y seres queridos. Rodea a cada uno de ellos con tu amor y tu paz, y guía sus pasos en cada decisión y desafío que enfrenten.

Finalmente, te pido que este día esté lleno de momentos de aprendizaje, crecimiento y oportunidades para mostrar tu amor a los demás. Que mi corazón esté siempre abierto a tu guía y listo para responder a tu llamado.

En el nombre de Jesús,

Amén.»

Reflexión

Querida comunidad,

Hoy, mientras nos unimos en oración en este hermoso 16 de noviembre, quiero invitarlos a reflexionar sobre la fuerza y valentía que Dios nos ofrece. En un mundo lleno de incertidumbre y desafíos, a menudo podemos sentirnos abrumados o inseguros. Sin embargo, la promesa de Filipenses 4:13 nos recuerda que no enfrentamos estos desafíos solos.

La fuerza que Dios nos da no es solo para superar obstáculos, sino también para vivir nuestras vidas de manera que honren a Él. Esta fuerza nos permite ser valientes en nuestras convicciones, firmes en nuestra fe y amorosos en nuestras acciones.

Cada día es una nueva oportunidad para vivir de acuerdo con los propósitos de Dios, para ser luces en la oscuridad y sal en la tierra. Cuando enfrentemos momentos de duda o temor, recordemos que nuestra fuerza proviene de una fuente inagotable, nuestro Señor Jesucristo. Y al final del día, cuando miremos atrás, que podamos ver un sendero de pasos dados en fe, palabras dichas en amor y decisiones tomadas con valentía. Porque al vivir en la fuerza que Cristo nos da, estamos verdaderamente viviendo la vida que Dios planeó para nosotros.

Y como bien dice Filipenses 4:13, «Todo lo puedo en Cristo que me fortalece».

Que esta reflexión nos inspire a abrazar cada día con fe y valentía, recordándonos que en Cristo, tenemos todo lo que necesitamos para vivir vidas llenas de propósito y amor.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 4 de Marzo

«Señor Dios Todopoderoso, en este luminoso inicio de semana, me presento ante Ti con un corazón lleno de esperanza y una mente abierta a la sabiduría que solo Tú puedes …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura del libro del Éxodo (20,1-17) «En aquellos días, el Señor pronunció las siguientes palabras: «Yo soy el Señor, tu Dios, que te saqué de Egipto, de la …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 2 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura de la profecía de Miqueas (7,14-15.18-20) «Pastorea a tu pueblo, Señor, con …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *