Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Febrero de 2024

Primera lectura

Lectura del primer libro de los Reyes (3,4-15)

«En aquellos días, Salomón fue a Gabaón a ofrecer allí sacrificios, pues allí estaba la ermita principal. En aquel altar ofreció Salomón mil holocaustos.
En Gabaón el Señor se apareció en sueños a Salomón y le dijo: «Pídeme lo que quieras.»
Respondió Salomón: «Tú le hiciste una gran promesa a tu siervo, mi padre David, porque caminó en tu presencia con lealtad, justicia y rectitud de corazón; y le has cumplido esa gran promesa, dándole un hijo que se siente en su trono: es lo que sucede hoy. Pues bien, Señor, Dios mío, tú has hecho que tu siervo suceda a David, mi padre, en el trono, aunque yo soy un muchacho y no sé desenvolverme. Tu siervo se encuentra en medio de tu pueblo, un pueblo inmenso, incontable, innumerable. Da a tu siervo un corazón dócil para gobernar a tu pueblo, para discernir el mal del bien, pues, ¿quién sería capaz de gobernar a este pueblo tan numeroso?»
Al Señor le agradó que Salomón hubiera pedido aquello, y Dios le dijo: «Por haber pedido esto y no haber pedido para ti vida larga ni riquezas ni la vida de tus enemigos, sino que pediste discernimiento para escuchar y gobernar, te cumplo tu petición: te doy un corazón sabio e inteligente, como no lo ha habido antes ni lo habrá después de ti. Y te daré también lo que no has pedido: riquezas y fama, mayores que las de rey alguno.»»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo 118,9.10.11.12.13.14

R/. Enséñame, Señor, tus leyes

¿Cómo podrá un joven andar honestamente?
Cumpliendo tus palabras. R/.

Te busco de todo corazón,
no consientas que me desvíe
de tus mandamientos. R/.

En mi corazón escondo tus consignas,
así no pecaré contra ti. R/.

Bendito eres, Señor,
enséñame tus leyes. R/.

Mis labios van enumerando
los mandamientos de tu boca. R/.

Mi alegría es el camino de tus preceptos,
más que todas las riquezas. R/.


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Marcos (6,30-34)

«En aquel tiempo, los apóstoles volvieron a reunirse con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado.
Él les dijo: «Venid vosotros solos a un sitio tranquilo a descansar un poco.»
Porque eran tantos los que iban y venían que no encontraban tiempo ni para comer. Se fueron en barca a un sitio tranquilo y apartado. Muchos los vieron marcharse y los reconocieron; entonces de todas las aldeas fueron corriendo por tierra a aquel sitio y se les adelantaron. Al desembarcar, Jesús vio una multitud y le dio lástima de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor; y se puso a enseñarles con calma.»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Queridos hermanos y hermanas,

Reflexionemos juntos, desde el corazón, sobre las lecturas y el Evangelio del 3 de febrero de 2024.

Imaginémonos en la situación de Salomón. Se nos ofrece cualquier cosa que deseemos. ¿Qué pediríamos? Salomón pide sabiduría, no riquezas ni poder. Esto es algo para reflexionar. En nuestra vida, ¿priorizamos el conocimiento y la comprensión por encima de los bienes materiales? ¿Buscamos la sabiduría para servir mejor a los demás?

El Salmo nos habla de seguir los caminos del Señor. ¿Cómo es ese camino para cada uno de nosotros? ¿Es un sendero claro, o a veces nos sentimos perdidos? La búsqueda de la dirección de Dios es un viaje continuo, ¿verdad?

Y en el Evangelio, Jesús y sus discípulos buscan un momento para descansar, pero la gente los sigue. Jesús, en su infinita bondad, se toma el tiempo para enseñarles. Esto me recuerda que, a menudo, las oportunidades para ayudar y servir no vienen en momentos convenientes. ¿Cómo respondemos nosotros cuando se nos necesita, incluso si estamos cansados o buscamos un descanso?

Esta reflexión nos invita a considerar cómo vivimos nuestras vidas en relación con los deseos de nuestro corazón, la guía de Dios y nuestro servicio a los demás. ¿Qué significa para nosotros vivir una vida guiada por la sabiduría, la ley de Dios y la compasión, especialmente en momentos inesperados?

En nuestra vida diaria, nos encontramos constantemente en encrucijadas. Podemos elegir el camino de la sabiduría, seguir los mandamientos de Dios y servir a otros con compasión, incluso cuando es incómodo. Estas lecturas nos desafían a mirar más allá de nuestras necesidades y deseos inmediatos, a buscar un propósito mayor y a vivir una vida que refleje los valores y enseñanzas que valoramos.

Mientras continuamos con nuestras vidas, recordemos estas lecciones. Que nos inspiren a tomar decisiones sabias, a buscar la guía de Dios y a servir a los demás con un corazón compasivo. Que esta reflexión no solo se quede en palabras, sino que se convierta en acciones que reflejen nuestra fe y nuestros valores.

Que estas palabras y pensamientos nos acompañen y nos guíen en nuestro camino espiritual y en nuestro servicio a los demás.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la noche del 26 de Febrero

«Amado Padre, al cerrar mis ojos en esta noche, vengo a Ti con un corazón agradecido por las bendiciones recibidas a lo largo del día. En este momento de quietud …

Oración de la mañana del 26 de Febrero

«Señor, al amanecer de este nuevo día, el primero de la semana, vengo ante Ti …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 26 de Febrero de 2024

Primera lectura Lectura de la profecía de Daniel (9,4b-10) «¡Ay, mi Señor, Dios grande y terrible, que guarda la alianza y es leal con los que lo aman y cumplen …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 25 de Febrero de 2024

Lecturas del Domingo 2º de Cuaresma – Ciclo B Primera lectura Lectura del libro del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *