Evangelio del día – Lecturas de hoy 27 de Diciembre de 2023

Lecturas de San Juan. Apóstol y evangelista

Primera lectura

Comienzo de la primera carta del apóstol San Juan (1,1-4)

«Lo que existía desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros propios ojos, lo que contemplamos y palparon nuestras manos: la Palabra de la vida (pues la vida se hizo visible), nosotros la hemos visto, os damos testimonio y os anunciamos la vida eterna que estaba con el Padre y se nos manifestó. Eso que hemos visto y oído os lo anunciamos, para que estéis unidos con nosotros en esa unión que tenemos con el Padre y con su Hijo Jesucristo. Os escribimos esto, para que nuestra alegría sea completa.»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo 96,1-2.5-6.11-12

R/. Alegraos, justos, con el Señor

El Señor reina, la tierra goza,
se alegran las islas innumerables.
Tiniebla y nube lo rodean,
justicia y derecho sostienen su trono. R/.

Los montes se derriten como cera
ante el dueño de toda la tierra;
los cielos pregonan su justicia,
y todos los pueblos contemplan su gloria. R/.

Amanece la luz para el justo,
y la alegría para los rectos de corazón.
Alegraos, justos, con el Señor,
celebrad su santo nombre. R/.


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Juan (20,2-8)

«El primer día de la semana, María Magdalena echó a correr y fue donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo, a quien tanto quería Jesús, y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto.» Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; y, asomándose, vio las vendas en el suelo; pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó.»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Hoy, nos reunimos nuevamente, llevando aún en nuestros corazones el gozo de la Navidad. Las lecturas de hoy nos ofrecen una perspectiva única, invitándonos a reflexionar sobre aspectos esenciales de nuestra fe.

Mientras estamos aquí, juntos, me pregunto: ¿qué significa para cada uno de nosotros seguir a Cristo? Las lecturas de hoy nos hablan sobre esto de una manera muy especial.

La primera lectura nos lleva a contemplar la idea del amor y el servicio. Nos recuerda cómo el amor genuino se manifiesta en acciones, no solo en palabras. Esto me hace pensar en las pequeñas cosas que hacemos cada día. A veces, un simple gesto de bondad puede tener un gran impacto en alguien. ¿Han vivido alguna experiencia así, donde un pequeño acto de amor cambió su día o incluso su vida?

Y luego, en el Evangelio, nos encontramos con una historia que nos llama a reflexionar sobre el discipulado. Seguir a Jesús es algo más que solo escuchar sus palabras; es vivir según sus enseñanzas. Esto puede ser desafiante, ¿verdad? A veces, el camino que Jesús nos pide seguir no es el más fácil, pero siempre es el que conduce a la verdadera plenitud y paz.

Cada uno de nosotros, en nuestra vida diaria, tiene la oportunidad de ser un discípulo. No necesitamos hacer grandes cosas; las pequeñas acciones cuentan mucho. ¿Cómo podemos, en nuestra vida cotidiana, ser fieles seguidores de Jesús? Tal vez sea a través de la paciencia, la comprensión, o el perdón. Cada decisión que tomamos, cada palabra que decimos, cada acción que realizamos, puede ser una forma de seguir sus pasos.

Hoy, mientras reflexionamos sobre estas lecturas, los invito a pensar en cómo podemos aplicar estas enseñanzas en nuestra vida. ¿Cómo podemos mostrar amor y servicio en nuestras familias, en nuestro trabajo, en nuestra comunidad? ¿Cómo podemos ser verdaderos discípulos de Cristo en el mundo de hoy?

Recuerden que no estamos solos en este camino. Dios nos acompaña, dándonos la fuerza y la sabiduría para vivir según su voluntad. Y en esta comunidad, nos tenemos unos a otros, para apoyarnos, animarnos y crecer juntos en la fe.

Así que, queridos amigos, que estas reflexiones nos inspiren a vivir con amor, servicio y fidelidad cada día. Que el Espíritu de Dios nos guíe y nos fortalezca en nuestro camino como discípulos de Cristo.

Que Dios los bendiga abundantemente y llene sus corazones de su amor y su paz.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 26 de Febrero

«Señor, al amanecer de este nuevo día, el primero de la semana, vengo ante Ti con el corazón abierto y la mente dispuesta a recibir Tu gracia y sabiduría. Este …

Oración de la noche del 25 de Febrero

«Padre Celestial, mientras el manto de la noche envuelve este día del Señor y nos …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 25 de Febrero de 2024

Lecturas del Domingo 2º de Cuaresma – Ciclo B Primera lectura Lectura del libro del Génesis (22,1-2.9-13.15-18) «En aquellos días, Dios puso a prueba a Abrahán, llamándole: «¡Abrahán!»Él respondió: «Aquí …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 24 de Febrero de 2024

Primera lectura Lectura del libro del Deuteronomio (26,16-19) «Moisés habló al pueblo, diciendo:«Hoy el Señor, …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *