Evangelio del día – Lecturas de hoy 24 de Febrero de 2024

Primera lectura

Lectura del libro del Deuteronomio (26,16-19)

«Moisés habló al pueblo, diciendo:
«Hoy el Señor, tu Dios, te manda que cumplas estos mandatos y decretos. Acátalos y cúmplelos con todo tu corazón y con toda tu alma.
Hoy has elegido al Señor para que él sea tu Dios y tú vayas por sus caminos, observes sus mandatos, preceptos y decretos, y escuches su voz. Y el Señor te ha elegido para que seas su propio pueblo, como te prometió, y observes todos sus preceptos.
Él te elevará en gloria, nombre y esplendor, por encima de todas las naciones que ha hecho, y serás el pueblo santo del Señor, tu Dios, como prometió»»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo 118,1-2.4-5.7-8

R/. Dichoso el que camina en la voluntad del Señor

V/. Dichoso el que, con vida intachable,
camina en la ley del Señor;
dichoso el que, guardando sus preceptos,
lo busca de todo corazón. R/.

V/. Tú promulgas tus mandatos
para que se observen exactamente.
Ojalá esté firme mi camino,
para cumplir tus decretos. R/.

V/. Te alabaré con sincero corazón
cuando aprenda tus justos mandamientos.
Quiero guardar tus decretos exactamente,
tú no me abandones. R/.


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Mateo (5,43-48)

«En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Habéis oído que se dijo: “Amarás a tu prójimo’ y aborrecerás a tu enemigo”.
Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos y rezad por los que os persiguen, para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos.
Porque, si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos? Y, si saludáis solo a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de extraordinario? ¿No hacen lo mismo también los gentiles? Por tanto, sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto»»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Hoy, en este sábado de la primera semana de Cuaresma, nos reunimos como comunidad para reflexionar sobre las lecturas que nos hablan de compromiso, amor y perfección. Es un momento para abrir nuestros corazones y escuchar lo que Dios quiere decirnos a través de su Palabra.

La primera lectura del libro del Deuteronomio nos recuerda el compromiso que Dios pide de nosotros: vivir según sus mandatos y decretos con todo nuestro corazón y con toda nuestra alma. Este llamado a la obediencia no es una carga, sino un camino hacia la libertad verdadera, hacia una vida plena bajo la mirada amorosa de Dios. Moisés nos dice que hemos sido elegidos para ser el pueblo santo del Señor. ¿Cómo vivimos esa elección en nuestra vida cotidiana? ¿Nos damos cuenta de la dignidad y la responsabilidad que conlleva ser elegidos por Dios?

El Salmo 118 es un eco de esta llamada a la obediencia y al amor por la ley del Señor. Nos habla de la dicha de caminar en la voluntad de Dios, de la alegría de seguir sus preceptos. Este salmo es una invitación a meditar en la ley del Señor, a encontrar en ella no una lista de prohibiciones, sino un camino hacia la felicidad. En un mundo que a menudo ve las normas como limitaciones, ¿cómo experimentamos la ley de Dios como fuente de libertad y alegría?

Y en el Evangelio según san Mateo, Jesús nos lleva aún más lejos en nuestra reflexión sobre el amor y la perfección. Nos desafía a amar no solo a quienes nos aman, sino también a nuestros enemigos, y a rezar por quienes nos persiguen. Este llamado a amar como Dios ama es el corazón del mensaje cristiano. Jesús nos muestra que el amor verdadero no conoce límites, que la perfección del amor consiste en la capacidad de amar sin medida. Pero, ¿cómo vivimos este amor radical en nuestras vidas? ¿Cómo amamos a aquellos que nos resultan difíciles de amar?

Hoy, las lecturas nos invitan a reflexionar sobre nuestra relación con Dios y con los demás. Nos llaman a vivir con un compromiso renovado, a amar más profundamente, a aspirar a la perfección del amor que se nos ha mostrado en Cristo. Este camino hacia la perfección no es fácil, pero no estamos solos en él. Dios nos acompaña, nos guía y nos da la fuerza para seguir adelante.

Que este tiempo de Cuaresma sea un tiempo de crecimiento en el amor, un tiempo para profundizar nuestro compromiso con Dios y con los demás. Que podamos abrir nuestros corazones al amor sin medida que Dios tiene por cada uno de nosotros, y que ese amor se refleje en nuestra manera de vivir cada día.

Que el Señor nos bendiga en este camino hacia la Pascua, y que su amor nos transforme y nos lleve a la plenitud de vida que Él nos promete.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la noche del 11 de Abril

«Al cerrar nuestros ojos en la serenidad de esta noche, 11 de abril, nos reunimos en Tu presencia, Padre Celestial, llevando en nuestro corazón el día que hemos vivido, con …

Oración de la mañana del 11 de Abril

«En la luz refrescante de este nuevo día, 11 de abril, nos acercamos a Ti, …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 11 de Abril de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (5,27-33) «En aquellos días, los apóstoles fueron conducidos a comparecer ante el Sanedrín y el sumo sacerdote los interrogó, …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 10 de Abril de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (5,17-26) «En aquellos días, …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *