Evangelio del día – Lecturas de hoy 22 de Diciembre de 2023

Primera lectura

Lectura del primer libro de Samuel (1,24-28)

«En aquellos días, una vez que Ana hubo destetado a Samuel, lo subió consigo, junto con un novillo de tres años, unos cuarenta y cinco kilos de harina y un odre de vino. Lo llevó a la casa del Señor a Siló y el niño se quedó como siervo.


Inmolaron el novillo, y presentaron el niño a Elí. Ella le dijo:
«Perdón, por tu vida, mi Señor, yo soy aquella mujer que estuvo aquí en pie ante ti, implorando al Señor. Imploré este niño y el Señor me concedió cuanto le había mi pedido. Yo, a mi vez, lo cedo al Señor. Quede, pues, cedido al Señor de por vida».


Y se postraron allí ante el Señor.»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo 1S 2,1.45.6-7.8abcd

R/. Mi corazón se regocija por el Señor, mi Salvador

V/. Mi corazón se regocija en el Señor,
mi poder se exalta por Dios.
Mi boca se ríe de mis enemigos,
porque gozo con tu salvación. R/.

V/. Se rompen los arcos de los valientes,
mientras los cobardes se ciñen de valor.
Los hartos se contratan por el pan,
mientras los hambrientos engordan;
la mujer estéril da a luz siete hijos,
mientras la madre de muchos queda baldía. R/.

V/. El Señor da la muerte y la vida,
hunde en el abismo y levanta;
da la pobreza y la riqueza,
humilla y enaltece. R/.

V/. Él levanta del polvo al desvalido,
alza de la basura al pobre,
para hacer que se siente entre príncipes
y que herede un trono de gloria. R/.


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Lucas (1,46-56)

«En aquel tiempo, María dijo:
«Proclama mi alma la grandeza del Señor,
“se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humildad de su esclava”.
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes en mí:
“su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación”.
Él hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
“derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.
Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de la misericordia”
—como lo había prometido a “nuestros padres”—
en favor de Abrahán y su descendencia por siempre».


María se quedó con Isabel unos tres meses y volvió a su casa.»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Buenos días queridos hermanos y hermanas,

En este 22 de diciembre, a solo unos días de la Navidad, me gustaría compartir con ustedes, mi querida comunidad, algunas reflexiones sobre las lecturas de hoy.

La historia de Ana en el libro de Samuel realmente me llega al corazón. Cada vez que la leo, no puedo evitar pensar en el profundo amor y la increíble fe que ella tenía. Llevar a su hijo Samuel al templo para dedicarlo al Señor… eso es algo realmente poderoso. A veces, en mi propia vida, pienso en lo que significa dedicar algo valioso para mí a Dios, ya sea mi tiempo, mis talentos, o incluso los momentos difíciles. ¿Alguna vez han sentido esa llamada a entregar algo precioso a Dios? ¿Cómo respondieron?

Y luego, el salmo de hoy. Me encanta cómo siempre hay algo en los salmos que resuena con lo que estamos viviendo. Este salmo nos habla de alabar a Dios en todo momento. A veces, en medio del ajetreo de la vida, en los momentos alegres y también en los desafiantes, me detengo a pensar en las bendiciones que tengo y me siento impulsado a dar gracias. ¿Les pasa lo mismo? ¿Encuentran momentos en su día para reflexionar y dar gracias?

Ahora, el evangelio… el Magníficat de María. Este cántico siempre me emociona. María, con tanta humildad, reconoce y celebra las grandes cosas que Dios ha hecho por ella. Me recuerda a estar atento a las pequeñas y grandes formas en que Dios obra en mi vida. A veces, las cosas más humildes son las que llevan las bendiciones más grandes. ¿Han experimentado algo así en sus vidas? ¿Momentos en los que se han sentido profundamente bendecidos, incluso en situaciones sencillas o inesperadas?

Estas lecturas nos preparan para la Navidad de una manera muy especial, recordándonos dar y recibir, alabar y agradecer. Mientras nos acercamos al día de Navidad, espero que estas palabras nos inspiren a todos a abrir nuestros corazones a las muchas formas en que Dios se manifiesta en nuestras vidas.

Que estas reflexiones nos acompañen y nos llenen de alegría y gratitud en esta temporada navideña.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 3 de Marzo

«Oh Señor, al alba de este 3 de marzo, nos presentamos ante Ti, con almas que anhelan ser llenadas de Tu presencia y sabiduría, para reflexionar sobre un tema que …

Oración de la noche del 2 de Marzo

«Amado Padre Celestial, conforme el sol se pone este 2 de marzo, nos reunimos en …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 2 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura de la profecía de Miqueas (7,14-15.18-20) «Pastorea a tu pueblo, Señor, con tu cayado,al rebaño de tu heredad,que anda solo en la espesura,en medio del bosque;que se …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 1 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura del libro del Génesis (37,3-4.12-13a.17b-28) «Israel amaba a José más que a todos …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *