Evangelio del día – Lecturas de hoy 21 de Marzo de 2024

Primera lectura

Lectura del libro del Génesis (17,3-9)

«En aquellos días, Abrán cayó rostro en tierra y Dios le habló así:
«Por mi parte, esta es mi alianza contigo: serás padre de muchedumbre de pueblos.
Ya no te llamarás Abrán, sino Abrahán, porque te hago padre de muchedumbre de pueblos. Te haré fecundo sobremanera: sacaré pueblos de ti, y reyes nacerán de ti.
Mantendré mi alianza contigo y con tu descendencia en futuras generaciones, como alianza perpetua. Seré tu Dios y el de tus descendientes futuros. Os daré a ti y a tu descendencia futura la tierra en que peregrinas, la tierra de Canaán, como posesión perpetua, y seré su Dios».
El Señor añadió a Abrahán:
«Por tu parte, guarda mi alianza, tú y tus descendientes en sucesivas generaciones»»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo 104,4-5.6-7.8-9

R/.El Señor se acuerda de su alianza eternamente

V/. Recurrid al Señor y a su poder,
buscad continuamente su rostro.
Recordad las maravillas que hizo,
sus prodigios, las sentencias de su boca. R/.

V/. ¡Estirpe de Abrahán, su siervo;
hijos de Jacob, su elegido!
El Señor es nuestro Dios,
él gobierna toda la tierra. R/.

V/. Se acuerda de su alianza eternamente,
de la palabra dada, por mil generaciones;
de la alianza sellada con Abrahán,
del juramento hecho a Isaac. R/.


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Juan (8,51-59)

«En aquel tiempo, dijo Jesús a los judíos:
«En verdad, en verdad os digo: quien guarda mi palabra no verá la muerte para siempre».
Los judíos le dijeron:
«Ahora vemos claro que estás endemoniado; Abrahán murió, los profetas también, ¿y tú dices: “Quien guarde mi palabra no gustará la muerte para siempre”? ¿Eres tú más que nuestro padre Abrahán, que murió? También los profetas murieron, ¿por quién te tienes?».
Jesús contestó:
«Si yo me glorificara a mí mismo, mi gloria no valdría nada. El que me glorifica es mi Padre, de quien vosotros decís: “Es nuestro Dios”, aunque no lo conocéis. Yo sí lo conozco, y si dijera “No lo conozco” sería, como vosotros, un embustero; pero yo lo conozco y guardo su palabra. Abrahán, vuestro padre, saltaba de gozo pensando ver mi día; lo vio, y se llenó de alegría».
Los judíos le dijeron:
«No tienes todavía cincuenta años, ¿y has visto a Abrahán?».
Jesús les dijo:
«En verdad, en verdad os digo: antes de que Abrahán existiera, yo soy».
Entonces cogieron piedras para tirárselas, pero Jesús se escondió y salió del templo.»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Hoy, mientras nos reunimos en este espacio de fe y comunidad, quiero compartir con ustedes algunas reflexiones que me han surgido al meditar en las lecturas de este 21 de marzo. Es un tiempo especial en nuestra vida espiritual, donde cada palabra de la Escritura puede resonar de manera única en nuestros corazones.

La primera lectura de hoy, del libro del Génesis, nos habla de la alianza de Dios con Abrahán. Es un momento trascendental, no solo en la vida de Abrahán sino en toda la historia de la fe. Dios le promete a Abrahán que será «padre de muchedumbre de pueblos» y que esta alianza será perpetua. Lo que me llama la atención aquí es la confianza absoluta de Abrahán en la promesa de Dios, a pesar de lo imposible que pareciera. Esta lectura nos invita a reflexionar sobre nuestra propia fe y confianza en las promesas de Dios. ¿Somos capaces de confiar en Él con la misma profundidad que Abrahán?

El salmo de hoy, el Salmo 104, es un canto de recordatorio y agradecimiento por las maravillas que Dios ha hecho, por su fidelidad y por su alianza eterna. «El Señor se acuerda de su alianza eternamente», cantamos. En nuestras propias vidas, ¿nos tomamos el tiempo para recordar y agradecer las maravillas que Dios ha hecho por nosotros? ¿Cómo vivimos y renovamos esa alianza con Dios cada día?

Y luego, en el Evangelio según san Juan, Jesús nos habla de una verdad profunda: «quien guarda mi palabra no verá la muerte para siempre». Esta afirmación provoca una reacción fuerte entre los judíos, que no entienden cómo puede decir algo así. Jesús les habla de una realidad que va más allá de la muerte física, una vida eterna que se obtiene a través de la fe y la fidelidad a su palabra. Aquí, Jesús se revela no solo como un maestro o un profeta, sino como el «Yo soy», el mismo nombre de Dios revelado a Moisés. Esto nos lleva a preguntarnos: ¿Cómo estamos guardando la palabra de Jesús en nuestras vidas? ¿Somos conscientes del don de la vida eterna que se nos ofrece a través de la fe en Él?

Quiero invitarlos a que, juntos como comunidad, reflexionemos sobre estas preguntas. Las lecturas de hoy nos hablan de fe, de confianza en las promesas de Dios, de recordatorio y agradecimiento por su fidelidad, y de la vida eterna que se nos ofrece a través de Jesucristo. En este camino cuaresmal, ¿cómo podemos profundizar en nuestra relación con Dios, confiar más plenamente en sus promesas y vivir de manera más fiel su palabra?

Que estas reflexiones nos acompañen y nos guíen en nuestro camino espiritual, recordándonos siempre de la fidelidad de Dios, de su amor incondicional y de la promesa de vida eterna que tenemos en Jesucristo.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la noche del 11 de Abril

«Al cerrar nuestros ojos en la serenidad de esta noche, 11 de abril, nos reunimos en Tu presencia, Padre Celestial, llevando en nuestro corazón el día que hemos vivido, con …

Oración de la mañana del 11 de Abril

«En la luz refrescante de este nuevo día, 11 de abril, nos acercamos a Ti, …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 11 de Abril de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (5,27-33) «En aquellos días, los apóstoles fueron conducidos a comparecer ante el Sanedrín y el sumo sacerdote los interrogó, …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 10 de Abril de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (5,17-26) «En aquellos días, …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *