Evangelio del día – Lecturas de hoy 21 de Enero de 2024

Primera lectura

Lectura de la profecía de Jonás (3,1-5.10)

«En aquellos días, vino la palabra del Señor sobre Jonás: «Levántate y vete a Nínive, la gran ciudad, y predícale el mensaje que te digo.»
Se levantó Jonás y fue a Nínive, como mandó el Señor. Nínive era una gran ciudad, tres días hacían falta para recorrerla.
Comenzó Jonás a entrar por la ciudad y caminó durante un día, proclamando: «¡Dentro de cuarenta días Nínive será destruida!»
Creyeron en Dios los ninivitas; proclamaron el ayuno y se vistieron de saco, grandes y pequeños.
Y vio Dios sus obras, su conversión de la mala vida; se compadeció y se arrepintió Dios de la catástrofe con que había amenazado a Nínive, y no la ejecutó.»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo 24,4-5ab.6-7bc.8-9

R/. Señor, enséñame tus caminos

Señor, enséñame tus caminos,
instrúyeme en tus sendas:
haz que camine con lealtad;
enséñame, porque tú eres mi Dios y Salvador. R/.

Recuerda, Señor, que tu ternura
y tu misericordia son eternas;
acuérdate de mí con misericordia,
por tu bondad, Señor. R/.

El Señor es bueno y es recto,
y enseña el camino a los pecadores;
hace caminar a los humildes con rectitud,
enseña su camino a los humildes. R/.


Segunda lectura

Lectura de la primera carta del apóstol San Pablo a los Corintios (7,29-31)

«Digo esto, hermanos: que el momento es apremiante. Queda como solución que los que tienen mujer vivan como si no la tuvieran; los que lloran, como si no lloraran; los que están alegres, como si no lo estuvieran; los que compran, como si no poseyeran; los que negocian en el mundo, como si no disfrutaran de él: porque la representación de este mundo se termina.»

Palabra de Dios


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Marcos (1,14-20)

«Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios.
Decía: «Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio.»
Pasando junto al lago de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que eran pescadores y estaban echando el copo en el lago.
Jesús les dijo: «Venid conmigo y os haré pescadores de hombres.»
Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Un poco más adelante vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca repasando las redes. Los llamó, dejaron a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros y se marcharon con él.»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Hoy, mis queridos hermanos y hermanas, me gustaría compartir estas reflexiones como si estuviéramos juntos, en una conversación amena y cercana, porque es en la cercanía donde realmente nos encontramos con Dios y con los demás.

En la primera lectura, tomada de la profecía de Jonás, vemos a Jonás siendo enviado a Nínive. A menudo, nos sentimos como Jonás, ¿verdad? Llamados a ir a lugares que nos asustan o a hacer cosas que nos sacan de nuestra zona de confort. Pero la obediencia de Jonás y la respuesta de los ninivitas nos enseñan algo poderoso sobre la misericordia y la compasión de Dios. ¿Cómo respondemos nosotros a los llamados de Dios en nuestras vidas? ¿Estamos dispuestos a ir a «nuestras Nínives» personales?

El Salmo nos ofrece un hermoso ruego: «Señor, enséñame tus caminos». Cuántas veces nos sentimos perdidos, necesitados de dirección y guía. Este salmo es un recordatorio de que Dios está siempre dispuesto a mostrarnos el camino, si tan solo le pedimos y confiamos en Él. ¿Cómo es nuestra oración diaria? ¿Buscamos realmente la guía de Dios en nuestras vidas?

La segunda lectura, nos habla de la urgencia del momento presente. Pablo nos recuerda que este mundo es temporal y que debemos vivir con una perspectiva eterna. Esto no significa despreciar el mundo, sino vivir en él de una manera que refleje nuestros valores y nuestra fe. ¿Cómo equilibramos la vida en este mundo con nuestra esperanza en el mundo venidero?

Finalmente, el Evangelio nos muestra a Jesús llamando a sus primeros discípulos. Me encanta esta imagen: Jesús, caminando junto al lago de Galilea, llamando a Simón, Andrés, Santiago y Juan. Ellos dejan todo para seguirlo. ¿No es eso un llamado también para nosotros? Dejar nuestras redes, lo que nos ata, para seguir a Jesús. ¿Qué significa para nosotros seguir a Jesús hoy? ¿Qué estamos dispuestos a dejar por Él?

Hermanos y hermanas, estas lecturas nos hablan de llamado, obediencia, guía, y seguir a Jesús. En nuestras vidas, cada día enfrentamos estos desafíos. Pero recordemos, no estamos solos en esto. Dios nos guía, nos llama, y nos acompaña. Al reflexionar sobre estas lecturas, les invito a pensar en cómo están respondiendo a su llamado personal, cómo están buscando su guía y cómo están siguiendo a Jesús en su vida diaria. Que Dios nos bendiga y nos ayude a vivir de acuerdo con su Palabra.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la noche del 26 de Febrero

«Amado Padre, al cerrar mis ojos en esta noche, vengo a Ti con un corazón agradecido por las bendiciones recibidas a lo largo del día. En este momento de quietud …

Oración de la mañana del 26 de Febrero

«Señor, al amanecer de este nuevo día, el primero de la semana, vengo ante Ti …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 26 de Febrero de 2024

Primera lectura Lectura de la profecía de Daniel (9,4b-10) «¡Ay, mi Señor, Dios grande y terrible, que guarda la alianza y es leal con los que lo aman y cumplen …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 25 de Febrero de 2024

Lecturas del Domingo 2º de Cuaresma – Ciclo B Primera lectura Lectura del libro del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *