Evangelio del día – Lecturas de hoy 16 de Marzo de 2024

Primera lectura

Lectura del libro de Jeremías (11,18-20)

«El Señor me instruyó, y comprendí,
me explicó todas sus intrigas.
Yo, como manso cordero,
era llevado al matadero;
desconocía los planes
que estaban urdiendo contra mí:
«Talemos el árbol en su lozanía,
arranquémoslo de la tierra de los vivos,
que jamás se pronuncie su nombre».
Señor del universo,
que juzgas rectamente,
que examinas las entrañas y el corazón,
deja que yo pueda ver
cómo te vengas de ellos,
pues a ti he confiado mi causa.»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo 7,2-3.9bc-10.11-12

R/. Señor, Dios. mío, a ti me acojo

V/. Señor, Dios mío, a ti me acojo,
líbrame de mis perseguidores y sálvame;
que no me atrapen como leones
y me desgarren sin remedio. R/.

V/. Júzgame, Señor, según mi justicia,
según la inocencia que hay en mí.
Cese la maldad de los culpables,
y apoya tú al inocente,
tú que sondeas el corazón y las entrañas,
tú, el Dios justo. R/.

V/. Mi escudo es Dios,
que salva a los rectos de corazón.
Dios es un juez justo,
Dios amenaza cada día. R/.


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Juan (7,40-53)

«En aquel tiempo, algunos de entre la gente, que habían oído los discursos de Jesús, decían:
«Este es de verdad el profeta».
Otros decían:
«Este es el Mesías».
Pero otros decían:
«¿Es que de Galilea va a venir el Mesías? ¿No dice la Escritura que el Mesías vendrá del linaje de David, y de Belén, el pueblo de David?».
Y así surgió entre la gente una discordia por su causa.
Algunos querían prenderlo, pero nadie le puso la mano encima.
Los guardias del templo acudieron a los sumos sacerdotes y fariseos, y estos les dijeron:
«¿Por qué no lo habéis traído?».
Los guardias respondieron:
«Jamás ha hablado nadie como ese hombre».
Los fariseos les replicaron:
«También vosotros os habéis dejado embaucar? ¿Hay algún jefe o fariseo que haya creído en él? Esa gente que no entiende de la ley son unos malditos».
Nicodemo, el que había ido en otro tiempo a visitarlo y que era fariseo, les dijo:
«¿Acaso nuestra ley permite juzgar a nadie sin escucharlo primero y averiguar lo que ha hecho?».
Ellos le replicaron:
«¿También tú eres galileo? Estudia y verás que de Galilea no salen profetas».
Y se volvieron cada uno a su casa.»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Hoy, mientras nos reunimos en este espacio, quiero hablarles sobre las lecturas de hoy.

La primera lectura de hoy, tomada del libro de Jeremías, nos presenta una imagen poderosa: el profeta como un manso cordero llevado al matadero, desconociendo los planes urdidos contra él. Jeremías confía su causa al Señor, al Justo Juez. Esta lectura siempre me hace reflexionar sobre la confianza en Dios en medio de la adversidad. ¿Cómo mantenemos nuestra fe cuando nos sentimos traicionados o cuando enfrentamos oposición por hacer lo correcto? Jeremías nos muestra un camino de confianza y entrega, incluso cuando no entendemos completamente lo que está sucediendo a nuestro alrededor.

El Salmo 7 refuerza esta idea de buscar refugio en Dios. «Señor, Dios mío, a ti me acojo». En un mundo donde a menudo nos sentimos perseguidos o malentendidos, este salmo es un recordatorio de que Dios es nuestro protector, el que juzga con justicia. ¿Cómo vivimos esa confianza en la protección de Dios en nuestra vida diaria? ¿Nos acogemos a Él en los momentos de temor y duda?

Y luego, el Evangelio según san Juan nos muestra a Jesús en medio de la controversia. Algunos lo reconocen como el profeta, otros como el Mesías, mientras que otros dudan de su origen. Esta diversidad de opiniones sobre Jesús no es diferente a la variedad de respuestas que Él recibe hoy en día. ¿Cómo nos situamos nosotros en esta conversación? ¿Reconocemos a Jesús como el enviado de Dios, el Mesías, en nuestras propias vidas? La fe en Jesús a menudo nos lleva a enfrentar discordias, incluso dentro de nuestras propias comunidades o familias. ¿Cómo mantenemos nuestra fe firme en medio de estas pruebas?

Queridos amigos, estas lecturas nos hablan de confianza, de fe en medio de la adversidad, y de la identidad de Jesús como el Mesías. Son temas que resuenan profundamente en nuestras vidas, especialmente en los momentos de dificultad. Mientras continuamos con nuestras actividades diarias, los invito a reflexionar sobre estas palabras. Que podamos ser como Jeremías, confiando nuestra causa al Señor, incluso cuando enfrentamos oposición. Que recordemos buscar refugio en Dios, nuestro protector y juez justo. Y que nuestra fe en Jesús como el Mesías sea la roca sobre la cual construimos nuestras vidas, sin importar las dudas o discordias que enfrentemos.

Gracias por permitirme compartir estas reflexiones con ustedes. Que Dios nos bendiga a todos y nos mantenga firmes en nuestra fe.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la noche del 11 de Abril

«Al cerrar nuestros ojos en la serenidad de esta noche, 11 de abril, nos reunimos en Tu presencia, Padre Celestial, llevando en nuestro corazón el día que hemos vivido, con …

Oración de la mañana del 11 de Abril

«En la luz refrescante de este nuevo día, 11 de abril, nos acercamos a Ti, …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 11 de Abril de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (5,27-33) «En aquellos días, los apóstoles fueron conducidos a comparecer ante el Sanedrín y el sumo sacerdote los interrogó, …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 10 de Abril de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (5,17-26) «En aquellos días, …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *