Evangelio del día – Lecturas de hoy 16 de Enero de 2024

Primera lectura

Comienzo del primer libro de Samuel (16,1-13)

«En aquellos dias, el Señor dijo a Samuel: «¿Hasta cuándo vas a estar lamentándote por Saúl, si yo lo he rechazado como rey de Israel? Llena la cuerna de aceite y vete, por encargo mío, a Jesé, el de Belén, porque entre sus hijos me he elegido un rey.»
Samuel contestó: «¿Cómo voy a ir? Si se entera Saúl, me mata.»
El Señor le dijo: «Llevas una novilla y dices que vas a hacer un sacrificio al Señor. Convidas a Jesé al sacrificio, y yo te indicaré lo que tienes que hacer; me ungirás al que yo te diga.»
Samuel hizo lo que le mandó el Señor. Cuando llegó a Belén, los ancianos del pueblo fueron ansiosos a su encuentro: «¿Vienes en son de paz?»
Respondió: «Sí, vengo a hacer un sacrificio al Señor. Purificaos y venid conmigo al sacrificio.»
Purificó a Jesé y a sus hijos y los convidó al sacrificio. Cuando llegó, vio a Eliab y pensó: «Seguro, el Señor tiene delante a su ungido.»
Pero el Señor le dijo: «No te fijes en las apariencias ni en su buena estatura. Lo rechazo. Porque Dios no ve como los hombres, que ven la apariencia; el Señor ve el corazón.»
Jesé llamó a Abinadab y lo hizo pasar ante Samuel; y Samuel le dijo: «Tampoco a éste lo ha elegido el Señor.»
Jesé hizo pasar a Samá; y Samuel le dijo: «Tampoco a éste lo ha elegido el Señor.»
Jesé hizo pasar a siete hijos suyos ante Samuel; y Samuel le dijo: «Tampoco a éstos los ha elegido el Señor.»
Luego preguntó a Jesé: «¿Se acabaron los muchachos?»
Jesé respondió: «Queda el pequeño, que precisamente está cuidando las ovejas.»
Samuel dijo: «Manda por él, que no nos sentaremos a la mesa mientras no llegue.»
Jesé mandó a por él y lo hizo entrar: era de buen color, de hermosos ojos y buen tipo.
Entonces el Señor dijo a Samuel: «Anda, úngelo, porque es éste.»
Samuel tomó la cuerna de aceite y lo ungió en medio de sus hermanos. En aquel momento, invadió a David el espíritu del Señor, y estuvo con él en adelante. Samuel emprendió la vuelta a Ramá.»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo 88,20.21-22.27-28

R/. Encontré a David, mi siervo

Un dia hablaste en visión a tus amigos:
«He ceñido la corona a un héroe,
he levantado a un soldado sobre el pueblo.» R/.

«Encontré a David, mi siervo,
y lo he ungido con óleo sagrado;
para que mi mano esté siempre con él
y mi brazo lo haga valeroso.» R/.

«Él me invocará: «Tú eres mi padre,
mi Dios, mi Roca salvadora»;
y yo lo nombraré mi primogénito,
excelso entre los reyes de la tierra.» R/.


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Marcos (2,23-28)

«Un sábado, atravesaba el Señor un sembrado; mientras andaban, los discípulos iban arrancando espigas.
Los fariseos le dijeron: «Oye, ¿por qué hacen en sábado lo que no está permitido?»
Él les respondió: «¿No habéis leído nunca lo que hizo David, cuando él y sus hombres se vieron faltos y con hambre? Entró en la casa de Dios, en tiempo del sumo sacerdote Abiatar, comió de los panes presentados, que sólo pueden comer los sacerdotes, y les dio también a sus compañeros.»
Y añadió: «El sábado se hizo para el hombre y no el hombre para el sábado; así que el Hijo del hombre es señor también del sábado.»»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Hermanos y hermanas, hoy quiero compartir con ustedes algo que me ha estado rondando en la mente desde que leí las lecturas de este 16 de enero. ¿Han sentido alguna vez que Dios les habla de una manera inesperada, quizás a través de algo cotidiano?

En la primera lectura, Samuel está inseguro, temeroso incluso, pero Dios le da una tarea importante: ungir al nuevo rey. Me hace pensar en cómo a veces Dios nos llama a hacer cosas que nos asustan o nos sacan de nuestra zona de confort. ¿Han experimentado algo así? Es como si Dios viera algo en nosotros que nosotros mismos no vemos.

Y luego está el Salmo, que habla de David, el elegido. Dios lo encontró pastoreando ovejas, ¿pueden creerlo? A veces siento que eso nos dice mucho sobre cómo Dios ve el potencial en los lugares más humildes y sencillos. ¿No es reconfortante saber que Dios nos ve y nos conoce, más allá de lo que hacemos o de dónde venimos?

Ahora, el Evangelio… Jesús y sus discípulos recogiendo espigas en sábado. Los fariseos, siempre tan preocupados por las reglas, cuestionan esto. Jesús les dice algo poderoso: el sábado se hizo para el hombre y no el hombre para el sábado. ¿No es liberador? A veces nos enredamos tanto en las normas que olvidamos lo que realmente importa: la compasión, el cuidado por el otro.

Queridos amigos, en nuestras propias vidas, ¿no nos encontramos a veces atrapados en nuestras propias ‘reglas’ y miedos? Estas lecturas nos invitan a confiar en Dios, a ver más allá de las apariencias y a recordar que las normas y tradiciones deben servirnos para acercarnos más a Dios y a los demás, no alejarnos.

Así que hoy, mientras continuamos con nuestras vidas, pensemos en cómo podemos ser más como David, humildes pero dispuestos a ser llamados para algo grande, y más como los discípulos, dispuestos a seguir a Jesús incluso cuando eso signifique romper con las expectativas. Que Dios nos ayude a ver con los ojos del corazón y a vivir nuestra fe de una manera que realmente refleje su amor y su gracia.

Que tengan un día bendecido.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la noche del 26 de Febrero

«Amado Padre, al cerrar mis ojos en esta noche, vengo a Ti con un corazón agradecido por las bendiciones recibidas a lo largo del día. En este momento de quietud …

Oración de la mañana del 26 de Febrero

«Señor, al amanecer de este nuevo día, el primero de la semana, vengo ante Ti …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 26 de Febrero de 2024

Primera lectura Lectura de la profecía de Daniel (9,4b-10) «¡Ay, mi Señor, Dios grande y terrible, que guarda la alianza y es leal con los que lo aman y cumplen …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 25 de Febrero de 2024

Lecturas del Domingo 2º de Cuaresma – Ciclo B Primera lectura Lectura del libro del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *