Evangelio del día – Lecturas de hoy 27 de Septiembre de 2023

Primera lectura

Lectura del libro de Esdras (9,5-9)

«Yo, Esdras, al llegar la hora de la oblación de la tarde, acabé mi penitencia y, con el vestido y el manto rasgados, me arrodillé y alcé las manos al Señor, mi Dios, diciendo: «Dios mío, de pura vergüenza no me atrevo a levantar el rostro hacia ti, porque nuestros delitos sobrepasan nuestra cabeza, y nuestra culpa llega al cielo. Desde los tiempos de nuestros padres hasta hoy hemos sido reos de grandes culpas y, por nuestros delitos, nosotros con nuestros reyes sacerdotes hemos sido entregados a reyes extranjeros, a la espada, al destierro, al saqueo y a la ignominia, que es la situación actual. Pero ahora el Señor, nuestro Dios, nos ha concedido un momento de gracia, dejándonos un resto y una estaca en su lugar santo, dando luz a nuestros ojos y concediéndonos respiro en nuestra esclavitud. Porque éramos esclavos, pero nuestro Dios no nos abandonó en nuestra esclavitud; nos granjeó el favor de los reyes de Persia, nos dio respiro para levantar el templo de nuestro Dios y restaurar sus ruinas y nos dio una tapia en Judá y Jerusalén.»»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo Tb 13,2.3-4.6

R/. Bendito sea Dios, que vive eternamente

Él azota y se compadece,
hunde hasta el abismo y saca de él,
y no hay quien escape de su mano. R/.

Dadle gracias, israelitas, ante los gentiles,
porque él nos dispersó entre ellos.
Proclamad allí su grandeza,
ensalzadlo ante todos los vivientes:
que él es nuestro Dios y Señor,
nuestro padre por todos los siglos. R/.

Veréis lo que hará con vosotros,
le daréis gracias a boca llena,
bendeciréis al Señor de la justicia
y ensalzaréis al rey de los siglos. R/.

Yo le doy gracias en mi cautiverio,
anuncio su grandeza
y su poder a un pueblo pecador. R/.

Convertíos, pecadores,
obrad rectamente en su presencia:
quizás os mostrará benevolencia
y tendrá compasión. R/.


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Lucas (9,1-6)

«En aquel tiempo, Jesús reunió a los Doce y les dio poder y autoridad sobre toda clase de demonios y para curar enfermedades. Luego los envió a proclamar el reino de Dios y a curar a los enfermos, diciéndoles: «No llevéis nada para el camino: ni bastón ni alforja, ni pan ni dinero; tampoco llevéis túnica de repuesto. Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si alguien no os recibe, al salir de aquel pueblo sacudíos el polvo de los pies, para probar su culpa.» Ellos se pusieron en camino y fueron de aldea en aldea, anunciando el Evangelio y curando en todas partes.»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Las lecturas y el Evangelio del 27 de septiembre nos ofrecen una profunda meditación sobre la misión, la confianza en Dios y la responsabilidad de proclamar el Evangelio.

En la primera lectura, Esdras muestra una profunda humildad y reconocimiento de las faltas del pueblo de Israel. A pesar de sus transgresiones y la vergüenza que siente, Esdras se arrodilla y se dirige a Dios, reconociendo la misericordia y la gracia que Dios ha mostrado al pueblo. Esta lectura nos recuerda la importancia de la humildad y el arrepentimiento en nuestra relación con Dios. A pesar de nuestras faltas, Dios siempre está dispuesto a mostrarnos misericordia y gracia si nos acercamos a Él con un corazón arrepentido.

El salmo refuerza este mensaje de confianza en la misericordia de Dios. A pesar de las pruebas y tribulaciones, se proclama la grandeza de Dios y se da gracias por su misericordia. Este salmo nos anima a confiar en Dios en todo momento, incluso en medio de las dificultades.

El Evangelio de Lucas nos presenta la misión de los Doce apóstoles. Jesús les da poder y autoridad y los envía a proclamar el reino de Dios. Sin embargo, les instruye que no lleven nada para el camino, confiando plenamente en la providencia de Dios. Esta instrucción nos recuerda que, en nuestra misión de proclamar el Evangelio, debemos confiar plenamente en Dios y no en nuestras propias fuerzas o recursos. Además, el acto de sacudirse el polvo de los pies si no son recibidos es una señal de que la responsabilidad de aceptar el mensaje del Evangelio recae en aquellos que lo escuchan.

En conjunto, estas lecturas nos invitan a reflexionar sobre nuestra propia misión y responsabilidad de proclamar el Evangelio. Nos desafían a acercarnos a Dios con humildad, a confiar plenamente en su providencia y a ser valientes en nuestra misión, sabiendo que la responsabilidad última de aceptar el mensaje del Evangelio recae en aquellos que lo escuchan. Nos animan a ser fieles mensajeros del amor y la misericordia de Dios en el mundo, confiando siempre en su gracia y guía.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 4 de Marzo

«Señor Dios Todopoderoso, en este luminoso inicio de semana, me presento ante Ti con un corazón lleno de esperanza y una mente abierta a la sabiduría que solo Tú puedes …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura del libro del Éxodo (20,1-17) «En aquellos días, el Señor pronunció las siguientes palabras: «Yo soy el Señor, tu Dios, que te saqué de Egipto, de la …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 2 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura de la profecía de Miqueas (7,14-15.18-20) «Pastorea a tu pueblo, Señor, con …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *