Evangelio del día – Lecturas de hoy 23 de Noviembre de 2023

Primera lectura

Lectura del primer libro de los Macabeos (2,15-29)

«En aquellos días, los funcionarios reales encargados de hacer apostatar por la fuerza llegaron a Modín, para que la gente ofreciese sacrificios, y muchos israelitas acudieron a ellos. Matatías se reunió con sus hijos, y los funcionarios del rey le dijeron: «Eres un personaje ilustre, un hombre importante en este pueblo, y estás respaldado por tus hijos y parientes. Adelántate el primero, haz lo que manda el rey, como lo han hecho todas las naciones, y los mismos judíos, y los que han quedado en Jerusalén. Tú y tus hijos recibiréis el título de grandes del reino, os premiarán con oro y plata y muchos regalos.»
Pero Matatias respondió en voz alta: «Aunque todos los súbditos en los dominios del rey le obedezcan, apostatando de la religión de sus padres, y aunque prefieran cumplir sus órdenes, yo, mis hijos y mis parientes viviremos según la alianza de nuestros padres. El cielo nos libre de abandonar la ley y nuestras costumbres. No obedeceremos las órdenes del rey, desviándonos de nuestra religión a derecha ni a izquierda.»
Nada más decirlo, se adelantó un judío, a la vista de todos, dispuesto a sacrificar sobre el ara de Modin, como lo mandaba el rey. Al verlo, Matatias se indignó, tembló de cólera y en un arrebato de ira santa corrió a degollar a aquel hombre sobre el ara. Y entonces mismo mató al funcionario real, que obligaba a sacrificar, y derribó el ara. Lleno de celo por la ley, hizo lo que Fineés a Zinirí, hijo de Salu.
Luego empezó a gritar a voz en cuello por la ciudad: «El que sienta celo por la ley y quiera mantener la alianza, ¡que me siga!»
Después se echó al monte con sus hijos, dejando en el pueblo cuanto tenía. Por entonces, muchos bajaron al desierto para instalarse allí, porque deseaban vivir según derecho y justicia.»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo 49,1-2.5-6.14-15

R/. Al que sigue buen camino le haré ver la salvación de Dios

El Dios de los dioses, el Señor, habla:
convoca la tierra de oriente a occidente.
Desde Sión, la hermosa, Dios resplandece. R/.

«Congregadme a mis fieles,
que sellaron mi pacto con un sacrificio.»
Proclame el cielo su justicia;
Dios en persona va a juzgar. R/.

«Ofrece a Dios un sacrificio de alabanza,
cumple tus votos al Altísimo
e invócame el día del peligro:
yo te libraré, y tú me darás gloria.» R/.


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Lucas (19,41-44)

«En aquel tiempo, al acercarse Jesús a Jerusalén y ver la ciudad, le dijo llorando: «¡Si al menos tú comprendieras en este día lo que conduce a la paz! Pero no: está escondido a tus ojos. Llegará un día en que tus enemigos te rodearán de trincheras, te sitiarán, apretarán el cerco, te arrasarán con tus hijos dentro, y no dejarán piedra sobre piedra. Porque no reconociste el momento de mi venida.»»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Queridos hermanos,

Las lecturas del 23 de noviembre de 2023 nos llevan a través de un viaje de fe, coraje y reflexión sobre el reconocimiento de los momentos cruciales en nuestras vidas.

La primera lectura, del segundo libro de los Macabeos, nos presenta a Matatías y su firme rechazo a renunciar a su fe. A pesar de las tentadoras ofertas de riqueza y poder, él elige permanecer fiel a sus creencias y a la alianza de sus padres. Esta historia nos invita a reflexionar sobre nuestra propia fidelidad. ¿Cómo reaccionamos cuando nuestras creencias se ven desafiadas? ¿Tenemos el coraje de Matatías para mantenernos firmes en lo que creemos, incluso cuando enfrentamos presiones externas?

El Salmo 49 nos recuerda la importancia de ofrecer a Dios un sacrificio de alabanza y cumplir nuestros votos. Nos habla de invocar a Dios en momentos de peligro y recibir su liberación. Este salmo nos anima a reflexionar sobre nuestra relación con Dios. ¿Cómo expresamos nuestra gratitud y fidelidad a Dios en nuestra vida diaria? ¿Reconocemos su presencia y ayuda en los momentos de dificultad?

El evangelio de Lucas nos muestra a Jesús llorando por Jerusalén, lamentando que la ciudad no haya reconocido el momento de su visita. Esta poderosa imagen de Jesús llorando nos invita a considerar cómo reconocemos los momentos cruciales en nuestras vidas. ¿Estamos atentos a los momentos en los que Dios se hace presente en nuestras vidas? ¿Cómo respondemos a esos momentos de gracia?

Estas lecturas nos desafían a examinar nuestra fidelidad, nuestra relación con Dios y nuestra capacidad para reconocer y responder a los momentos cruciales en nuestras vidas. Nos invitan a vivir con una conciencia más profunda de la presencia y el llamado de Dios.

Que la bendición de Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, nos acompañe y nos ayude a vivir con una fe firme, un corazón agradecido y una mente atenta a su presencia en nuestras vidas. Amén.

Espero que estas reflexiones les ayuden a profundizar en su fe y a reconocer los momentos en los que Dios se hace presente en sus vidas. ¡Un abrazo y bendiciones para todos!

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 3 de Marzo

«Oh Señor, al alba de este 3 de marzo, nos presentamos ante Ti, con almas que anhelan ser llenadas de Tu presencia y sabiduría, para reflexionar sobre un tema que …

Oración de la noche del 2 de Marzo

«Amado Padre Celestial, conforme el sol se pone este 2 de marzo, nos reunimos en …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 2 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura de la profecía de Miqueas (7,14-15.18-20) «Pastorea a tu pueblo, Señor, con tu cayado,al rebaño de tu heredad,que anda solo en la espesura,en medio del bosque;que se …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 1 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura del libro del Génesis (37,3-4.12-13a.17b-28) «Israel amaba a José más que a todos …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *