Oración de la noche del 7 de Diciembre

«Padre Celestial, mientras el manto de la noche cubre esta noche de Diciembre, nos reunimos en oración para darte gracias por las bendiciones de este día. Agradecemos cada sonrisa compartida, cada momento de paz y cada lección aprendida.

En la quietud de esta noche, te pedimos reposo y renovación para nuestras almas. Ayúdanos a dejar atrás las preocupaciones del día y a descansar en la seguridad de tu amor y protección. Como nos recuerdas en Salmos 4:8, «En paz me acostaré, y asimismo dormiré; Porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado».

Rogamos por aquellos que enfrentan la noche con inquietud, por los que sufren, los que están enfermos o los que se sienten solos. Que tu presencia les brinde consuelo y esperanza. Inspíranos a ser un apoyo para ellos, reflejando tu amor y compasión en nuestras acciones.

Mientras cerramos este día, te pedimos que nos prepares para el nuevo amanecer con corazones dispuestos a servirte y a amar a nuestro prójimo. Que tu gracia nos guíe y nos fortalezca en cada nuevo día.

En el nombre de Jesús,

Amén.»

«En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.» – Juan 16:33

Reflexión

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo,

Al reflexionar sobre nuestra oración nocturna, quisiera hablarles sobre la importancia de encontrar paz y descanso en Dios al final del día. Cada noche es una oportunidad para entregar nuestras preocupaciones a Dios, confiando en su amorosa providencia.

Esta noche, hemos buscado esa paz que sobrepasa todo entendimiento, esa paz que solo Dios puede dar. En un mundo lleno de incertidumbre y desafíos, es reconfortante saber que podemos encontrar descanso y seguridad en los brazos de nuestro Padre Celestial.

Hemos orado también por aquellos que atraviesan momentos difíciles. Como comunidad de fe, somos llamados a ser portadores de esperanza y amor, extendiendo nuestras manos y corazones a quienes necesitan sentir la presencia de Dios en sus vidas.

Que esta noche nos recuerde la necesidad de cuidar nuestras almas, descansando en la paz que solo Dios puede ofrecer. Recordemos siempre que, como dijo Jesús, «En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo» (Juan 16:33).

Que descansen en la paz de Cristo esta noche, sabiendo que Él ha vencido el mundo y nos ofrece su amor y su paz.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 4 de Marzo

«Señor Dios Todopoderoso, en este luminoso inicio de semana, me presento ante Ti con un corazón lleno de esperanza y una mente abierta a la sabiduría que solo Tú puedes …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura del libro del Éxodo (20,1-17) «En aquellos días, el Señor pronunció las siguientes palabras: «Yo soy el Señor, tu Dios, que te saqué de Egipto, de la …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 2 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura de la profecía de Miqueas (7,14-15.18-20) «Pastorea a tu pueblo, Señor, con …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *