Oración de la noche del 6 de Enero

«Dios de infinita bondad, en la quietud y el misterio de esta noche del 6 de Enero, me aproximo a Ti con un espíritu contemplativo y un corazón lleno de asombro. En esta noche, cuando el velo entre lo cotidiano y lo sagrado parece más delgado, buscamos tu presencia en medio de nosotros.

Te agradecemos por este día de Epifanía, por los momentos de revelación y por las pequeñas epifanías cotidianas en las que nos encuentras en los detalles más simples de la vida. Te pedimos que nos ayudes a estar siempre abiertos a estas manifestaciones de lo divino, a reconocer tu mano en la belleza de la naturaleza, en la risa de un niño, en el gesto amable de un extraño.

En esta noche, te rogamos por un descanso pacífico y reparador. Que nuestro sueño sea una pausa sagrada, un tiempo para que nuestras almas se reencuentren contigo en la quietud. En la oscuridad de la noche, que tu luz brille en nuestros corazones, llevando consuelo a aquellos que están angustiados, esperanza a los que están desesperanzados y paz a los que están inquietos.

Concede que, al despertar, nuestros corazones estén renovados y listos para seguir buscándote en cada rincón de nuestras vidas, siendo testigos de tu amor y tu gracia.

Por Cristo, nuestro Señor,

Amén.»

«Que la serenidad de esta noche nos recuerde que Dios está siempre con nosotros, en las grandes epifanías y en los pequeños milagros cotidianos, iluminando nuestro camino con su amor y su gracia.»

Reflexión

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo,

Al cerrar este día de la Epifanía, me siento movido a compartir con ustedes, en un tono de reflexión y cercanía, mis pensamientos sobre la presencia constante de Dios en nuestras vidas. Yo busco a Dios en los momentos grandes y pequeños por lo que esta noche me lleva a una reflexión sobre cómo encontramos a Dios en lo ordinario.

La oración de esta noche ha sido una invitación a buscar a Dios no solo en los grandes eventos, sino en las epifanías diarias, en esos momentos inesperados de gracia y belleza. En mi camino personal, he aprendido a apreciar estas manifestaciones de Dios en las cosas pequeñas, en los encuentros cotidianos, en la belleza de la creación que nos rodea.

Hemos orado también por el descanso y la paz. En mi experiencia, la noche puede ser un tiempo de tranquilidad y encuentro con Dios, un momento para dejar nuestras preocupaciones en sus manos y permitir que su paz llene nuestros corazones.

«Que la serenidad de esta noche nos recuerde que Dios está siempre con nosotros, en las grandes epifanías y en los pequeños milagros cotidianos, iluminando nuestro camino con su amor y su gracia.»

Que esta noche sea para cada uno de ustedes un tiempo de descanso y renovación, y que cada día nuevo sea una oportunidad para encontrar a Dios en todas las cosas.


Que estas palabras les inspiren a buscar y encontrar a Dios en todos los aspectos de sus vidas, recordándoles que cada día nos trae sus propias epifanías, pequeños momentos en los que podemos experimentar la presencia y el amor de Dios.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 26 de Febrero

«Señor, al amanecer de este nuevo día, el primero de la semana, vengo ante Ti con el corazón abierto y la mente dispuesta a recibir Tu gracia y sabiduría. Este …

Oración de la noche del 25 de Febrero

«Padre Celestial, mientras el manto de la noche envuelve este día del Señor y nos …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 25 de Febrero de 2024

Lecturas del Domingo 2º de Cuaresma – Ciclo B Primera lectura Lectura del libro del Génesis (22,1-2.9-13.15-18) «En aquellos días, Dios puso a prueba a Abrahán, llamándole: «¡Abrahán!»Él respondió: «Aquí …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 24 de Febrero de 2024

Primera lectura Lectura del libro del Deuteronomio (26,16-19) «Moisés habló al pueblo, diciendo:«Hoy el Señor, …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *