Oración de la noche del 5 de Febrero

«Amado Padre, mientras el manto de la noche se extiende sobre nosotros, con las estrellas titilando como faros de esperanza en la inmensidad de tu creación, nos acercamos a Ti para agradecer el regalo de este día que ahora se despide. En la quietud de este momento, reflexionamos sobre las horas vividas, los encuentros compartidos, y las lecciones aprendidas bajo la luz de tu guía.

Señor, en este atardecer, queremos ofrecerte nuestro corazón y nuestras preocupaciones, sabiendo que en tu misericordia infinita encuentran consuelo y paz. Te pedimos por aquellos que en esta noche se sienten solos, por los que sufren en cuerpo y alma, y por quienes la oscuridad les parece más profunda. Que encuentren en Ti, luz eterna, la esperanza y el alivio que sus corazones anhelan.

Nos encomendamos a tu cuidado protector, pidiéndote que nos envuelvas en tu paz durante el descanso nocturno, para que, renovados en cuerpo y espíritu, despertemos con nueva energía y disposición para seguir el camino que has trazado para nosotros. Ayúdanos a ser reflejo de tu amor y compasión, a ser oídos que escuchan, manos que ayudan y palabras que alientan.

Recordamos tus promesas, Señor, aquellas palabras de Jesús que nos recuerdan que no debemos inquietarnos por el día de mañana, pues cada día trae consigo su propio afán. Enséñanos a confiar más en Ti, a dejar en tus manos nuestras cargas, sabiendo que Tu cuidado por nosotros es infinito.

Concede a todos un descanso reparador, libre de preocupaciones, para que, al amanecer, estemos listos para acoger con gratitud cada nueva oportunidad que nos ofreces para crecer en fe, en amor y en servicio hacia nuestros hermanos.

Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor, que vive y reina contigo, en unidad con el Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

Amén.»

«En el corazón de cada noche, aguarda la promesa de un nuevo día»

Reflexión

Querida familia en Cristo, al cerrar nuestros ojos en esta noche serena, me siento movido a compartir con ustedes unas palabras desde lo más profundo de mi corazón, inspiradas por nuestra oración de esta noche.

Cada día que Dios nos regala es un viaje, una serie de momentos y experiencias que nos moldean y transforman. Pero, al llegar la noche, en el silencio y la calma, es cuando verdaderamente podemos escuchar el susurro suave de Dios hablándonos al corazón. Es un tiempo para la reflexión, para mirar hacia dentro y hacia arriba, hacia Aquel que nos guía y sostiene.

Hoy, en la intimidad de este encuentro nocturno con Dios, hemos pedido especialmente por aquellos que se sienten solos, por los que sufren, por los que la noche les parece más oscura que para otros. Y es que, en la comunidad de fe, nadie debería sentirse solo o desamparado. Somos un cuerpo en Cristo, llamados a ser luz en la oscuridad, consuelo en el dolor, compañía en la soledad.

Os invito, pues, a llevar en vuestros corazones esta misión de amor y servicio. Que nuestras acciones diurnas sean el reflejo del amor que profesamos en nuestras oraciones nocturnas. Que sepamos ver a Cristo en cada rostro, en cada hermano y hermana que cruza nuestro camino.

Y mientras nos preparamos para descansar, confiando en el amparo de nuestro Padre celestial, recordemos que cada nuevo amanecer es una invitación a empezar de nuevo, a vivir con esperanza y a servir con alegría.

Permítanme terminar con una reflexión que espero les acompañe en esta noche: «En el corazón de cada noche, aguarda la promesa de un nuevo día». Que esta promesa nos llene de paz y esperanza, sabiendo que, pase lo que pase, no estamos solos; Dios está con nosotros, hoy y siempre.

Buenas noches, que Dios les bendiga y les conceda un descanso reparador lleno de paz.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la noche del 26 de Febrero

«Amado Padre, al cerrar mis ojos en esta noche, vengo a Ti con un corazón agradecido por las bendiciones recibidas a lo largo del día. En este momento de quietud …

Oración de la mañana del 26 de Febrero

«Señor, al amanecer de este nuevo día, el primero de la semana, vengo ante Ti …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 26 de Febrero de 2024

Primera lectura Lectura de la profecía de Daniel (9,4b-10) «¡Ay, mi Señor, Dios grande y terrible, que guarda la alianza y es leal con los que lo aman y cumplen …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 25 de Febrero de 2024

Lecturas del Domingo 2º de Cuaresma – Ciclo B Primera lectura Lectura del libro del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *