Oración de la noche del 30 de Octubre

Oración nocturna para no caer en adicciones

«Señor, en la quietud de esta noche, vengo ante Ti con un corazón humilde y una mente preocupada. Veo a mi alrededor cómo las drogas y las adicciones están destruyendo vidas, familias y comunidades. Te pido, Padre amado, que me protejas, a mí y a mis seres queridos, de caer en las garras de estas tentaciones.

Dame la fuerza para resistir cualquier atracción hacia las sustancias que puedan alejarme de Ti y de mi verdadero propósito en la vida. Ayúdame a reconocer las señales de peligro y a buscar ayuda cuando la necesite. Rodea mi vida con personas que me guíen y me apoyen en mi camino hacia la sobriedad y la salud.

Por aquellos que ya están atrapados en el ciclo de la adicción, te pido que les envíes tu gracia sanadora. Que encuentren en Ti la esperanza y la fuerza para liberarse de las cadenas que los atan. Ilumina sus caminos con personas y recursos que los ayuden a recuperar sus vidas.

Señor, en esta noche, te pido que seas el refugio y el escudo contra cualquier mal que intente alejarme de Ti. Que tu amor y tu gracia sean siempre mi guía y mi protección.

Amén.»

Reflexión

Queridos hermanos y hermanas,

La oración que acabamos de compartir nos recuerda una realidad que, lamentablemente, está muy presente en nuestra sociedad: las adicciones. Es un tema que nos toca de cerca, ya sea porque conocemos a alguien que está pasando por ello o porque hemos sentido la tentación en algún momento de nuestras vidas. Pero, ¿no es maravilloso saber que no estamos solos en esta lucha? Que tenemos un Padre amoroso que siempre está dispuesto a escucharnos y ayudarnos.

Las drogas y otras adicciones son como cadenas que atan, que limitan la libertad que Dios nos ha dado. Pero, al igual que cualquier cadena, pueden ser rotas. Y la clave para romperlas está en la fe, en la comunidad, en el amor y el apoyo mutuo. No se trata solo de evitar las drogas, sino de llenar ese vacío con algo mucho más grande y significativo: el amor de Dios.

Así que, mientras avanzamos en nuestro camino espiritual, recordemos siempre que no estamos solos. Que hay una comunidad aquí, dispuesta a apoyar, a escuchar, a ayudar. Y sobre todo, que hay un Dios que nos ama incondicionalmente y que siempre está dispuesto a darnos una segunda, tercera o milésima oportunidad.

«En los momentos más oscuros, es cuando más brilla la luz de la fe. No dejemos que las sombras nos alejen de ese amor divino que todo lo puede.»

Oraciones anteriores

Oración de la noche del 26 de Febrero

«Amado Padre, al cerrar mis ojos en esta noche, vengo a Ti con un corazón agradecido por las bendiciones recibidas a lo largo del día. En este momento de quietud …

Oración de la mañana del 26 de Febrero

«Señor, al amanecer de este nuevo día, el primero de la semana, vengo ante Ti …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 26 de Febrero de 2024

Primera lectura Lectura de la profecía de Daniel (9,4b-10) «¡Ay, mi Señor, Dios grande y terrible, que guarda la alianza y es leal con los que lo aman y cumplen …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 25 de Febrero de 2024

Lecturas del Domingo 2º de Cuaresma – Ciclo B Primera lectura Lectura del libro del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *