Oración de la noche del 3 de Abril

«En la quietud de esta noche del 3 de abril, nos acercamos a Ti, Señor, con corazones llenos de gratitud por las bendiciones recibidas a lo largo del día y con el deseo de hallar reposo en Tu amorosa presencia. Inspirados por las palabras de Jesús en el Evangelio de Mateo, capítulo 11, versículos 28-30: ‘Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Tomad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga’, te pedimos, oh Señor, que nos ayudes a entregar nuestras preocupaciones y fatigas en tus manos, confiando en que Tú nos brindarás el descanso que nuestras almas necesitan.

En esta noche, queremos aprender de Ti, de Tu mansedumbre y humildad, para que podamos encontrar verdadero descanso en la confianza de que estás con nosotros, guiando nuestros pasos y aligerando nuestras cargas.

Ayúdanos a ser reflejos de Tu amor y paz en nuestro hogar y en nuestra comunidad, mostrando compasión y paciencia en nuestras interacciones, y siendo faros de esperanza para aquellos que buscan consuelo en medio de la oscuridad.

Que esta noche sea un tiempo de reflexión y renovación espiritual, preparando nuestros corazones para recibir las nuevas misericordias que nos esperan con el amanecer.

En el nombre de Jesús,

Amén.»

«Que el descanso que encontramos en Cristo nos renueve y nos prepare para ser portadores de su paz, cada día y cada noche»

Reflexión

Mis queridos hermanos y hermanas, mientras nos reunimos en la serenidad de esta noche, quiero hablarles desde lo más profundo de mi corazón. La vida, con sus constantes desafíos y ocupaciones, a menudo nos deja sintiéndonos agotados, como si cargáramos un peso sobre nuestros hombros que difícilmente podemos soportar. Pero las palabras de nuestro Señor Jesucristo que hemos compartido esta noche nos ofrecen un consuelo profundo y una promesa de descanso verdadero.

«Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.» ¿No es acaso esta invitación el bálsamo que nuestros corazones cansados necesitan? Jesús nos llama a acercarnos a Él, a compartir nuestras cargas, y nos asegura que, en Él, encontraremos el reposo que tanto anhelamos.

Esta noche, quiero animarles a que realmente tomen este mensaje a corazón. Dejemos a un lado nuestras preocupaciones, nuestras ansiedades, y acerquémonos a Jesús con una confianza de niños. Él está listo para recibirnos, para enseñarnos, para hacernos descansar. En su presencia, aprendemos la mansedumbre y la humildad, virtudes que nos transforman y nos permiten vivir de manera más plena y serena.

Así, mientras el silencio de la noche nos envuelve, consideremos cómo podemos vivir diariamente acudiendo a Jesús, compartiendo con Él nuestros pesos, y aprendiendo de su corazón manso y humilde. Esto no solo nos dará descanso a nosotros, sino que también nos permitirá ser fuente de paz y consuelo para los demás.

Que al finalizar este día, y antes de cerrar nuestros ojos para descansar, podamos entregar cada preocupación en las manos de nuestro Señor, confiando plenamente en su promesa de descanso y paz.

Y que, al despertar con el nuevo amanecer, nos sintamos renovados, no solo en cuerpo, sino también en espíritu, listos para enfrentar un nuevo día bajo la guía y el cuidado amoroso de nuestro Señor.

Para terminar, les dejo con esta reflexión: «Que el descanso que encontramos en Cristo nos renueve y nos prepare para ser portadores de su paz, cada día y cada noche». Que la paz de Dios, que trasciende todo entendimiento, guarde sus corazones y sus mentes en Cristo Jesús. Buenas noches, y que Dios los bendiga.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la noche del 11 de Abril

«Al cerrar nuestros ojos en la serenidad de esta noche, 11 de abril, nos reunimos en Tu presencia, Padre Celestial, llevando en nuestro corazón el día que hemos vivido, con …

Oración de la mañana del 11 de Abril

«En la luz refrescante de este nuevo día, 11 de abril, nos acercamos a Ti, …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 11 de Abril de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (5,27-33) «En aquellos días, los apóstoles fueron conducidos a comparecer ante el Sanedrín y el sumo sacerdote los interrogó, …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 10 de Abril de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (5,17-26) «En aquellos días, …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *