Oración de la noche del 29 de Febrero

«Señor Todopoderoso, en esta noche singular, bajo el manto estrellado que nos recuerda la vastedad de Tu creación, venimos ante Ti con corazones humildes y espíritus anhelantes. En este día tan raro como precioso, reflexionamos sobre el don del tiempo, esa corriente incesante que Tú has dispuesto para el crecimiento y la redención de nuestras almas.

Te pedimos, Padre amado, que nos enseñes a valorar cada momento que nos has concedido en esta tierra. Que no dejemos pasar un día, ni siquiera uno tan singular como este, sin reconocer las innumerables bendiciones que derramas sobre nosotros. Ayúdanos a usar nuestro tiempo sabiamente, invirtiéndolo en actos de amor, bondad y servicio hacia los demás, siguiendo el ejemplo de Tu hijo Jesucristo.

Ilumina nuestras noches con la luz de Tu sabiduría, para que podamos discernir lo verdaderamente importante en la vida y dedicarnos a ello con todo nuestro ser. Concede a nuestros corazones la paz que sobrepasa todo entendimiento, esa paz que solo Tú puedes dar, para que, incluso en los momentos de incertidumbre o dolor, podamos aferrarnos a la esperanza eterna que nos ofreces.

En este día que se destaca en el calendario como un recordatorio de Tu infinita creatividad, que nuestras vidas reflejen Tu amor y Tu gloria, para que, al mirar hacia las estrellas, otros puedan ver en nosotros un reflejo de Tu luz divina.

Amén.»

«El amor nunca deja de ser» (1 Corintios 13:8).

Reflexión

Queridos hermanos y hermanas en Cristo, esta noche, mientras cerramos nuestros ojos y elevamos nuestras oraciones, estamos participando en un momento único, un día que solo se nos regala cada cuatro años. Es un recordatorio divino del valor inestimable del tiempo, esa dimensión creada por Dios que ordena nuestras vidas y nuestros días.

El 29 de febrero nos invita a una reflexión profunda: ¿Cómo estamos utilizando el tiempo que Dios nos ha dado? ¿Lo estamos invirtiendo en lo que verdaderamente importa? La Biblia nos enseña que «Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo» ( 3:1). Este día extra en nuestros calendarios puede verse como un regalo adicional de Dios, una oportunidad más para amar, para perdonar, para crecer.

Hermanos, cada día es un lienzo en blanco que el Señor nos da para pintar con nuestras acciones y decisiones. Que este 29 de febrero sea un recordatorio para no dar por sentado ni un solo día. Que cada momento sea una oportunidad para acercarnos más a Dios y a los demás, construyendo puentes de amor y comprensión.

En esta comunidad, somos una familia, unidos por el amor de Cristo. Abramos nuestros corazones a las necesidades de los demás, compartiendo nuestras bendiciones y llevando la luz de Cristo a todos los rincones de nuestra vida.

Y recuerden, queridos hermanos, que en la economía del cielo, ningún acto de amor, por pequeño que sea, pasa desapercibido a los ojos de Dios. Así que amemos sin medida, perdonemos sin reservas y vivamos cada día como si fuera un regalo precioso, porque realmente lo es.

Que al final de nuestros días, podamos mirar hacia atrás y ver una vida plena, no por lo que acumulamos, sino por lo que compartimos; no por nuestras conquistas, sino por nuestro amor.

Y ahora, al despedirnos, llevemos en nuestros corazones esta verdad: «El amor nunca deja de ser» (1 Corintios 13:8). Que este amor, el amor de Dios, sea la guía de nuestros días, hoy y siempre.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la noche del 11 de Abril

«Al cerrar nuestros ojos en la serenidad de esta noche, 11 de abril, nos reunimos en Tu presencia, Padre Celestial, llevando en nuestro corazón el día que hemos vivido, con …

Oración de la mañana del 11 de Abril

«En la luz refrescante de este nuevo día, 11 de abril, nos acercamos a Ti, …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 11 de Abril de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (5,27-33) «En aquellos días, los apóstoles fueron conducidos a comparecer ante el Sanedrín y el sumo sacerdote los interrogó, …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 10 de Abril de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (5,17-26) «En aquellos días, …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *