Oración de la noche del 26 de Abril

«Señor Todopoderoso, mientras nos recogemos bajo el manto de la noche este 26 de abril, nos acercamos a Ti con corazones llenos de gratitud por las bendiciones recibidas durante el día y con un espíritu que busca descanso y renovación. Inspirados por el Salmo 34:8, ‘Gustad, y ved que es bueno Jehová; dichoso el hombre que confía en él’, te damos gracias por tu bondad infinita y por la paz que solo Tú puedes proporcionar.

Gracias, Señor, por cada momento de este día, por las lecciones aprendidas y por las alegrías compartidas. En esta hora de quietud, pedimos tu perdón por los momentos en que no hemos vivido según tus enseñanzas, por las veces que hemos dejado que el egoísmo o el miedo guíen nuestras acciones en lugar de tu amor y sabiduría.

Te rogamos que nos ayudes a descansar esta noche con la certeza de que tu misericordia es nueva cada mañana y que tu amor nos acompaña en cada paso de nuestro camino. Ayúdanos a liberar cualquier ansiedad o preocupación, depositándolas en tus manos capaces, y permítenos descansar en la seguridad de que cuidas de nosotros.

Renueva nuestras fuerzas durante el sueño de esta noche, preparándonos para enfrentar un nuevo día con energía y propósito renovados. Que nuestra confianza en Ti crezca con cada día que pasa, y que nuestra vida sea un reflejo constante de tu bondad y tu gracia.

Te pedimos todo esto en el nombre de Jesús, confiando en tu amor eterno. Amén.»

«Que la serenidad de la noche nos llene de gratitud por la presencia constante de Dios en nuestras vidas, y que cada nuevo amanecer sea una invitación a vivir más profundamente en su amor.»

Reflexión

Queridos hermanos y hermanas, al concluir el día y reunirnos en la tranquilidad de esta noche, siento un profundo agradecimiento por la oportunidad de compartir este tiempo de oración y reflexión con todos ustedes. El Salmo que hemos contemplado nos recuerda la bondad de Dios y la dicha que encontramos al confiar en Él.

Esta noche, os invito a reflexionar sobre cómo hemos experimentado la bondad de Dios en nuestras vidas. ¿Cómo nos ha mostrado su cuidado y provisión? ¿Y cómo podemos, a su vez, ser testigos de esa bondad para los demás? Cada día nos ofrece innumerables oportunidades para gustar y ver que el Señor es bueno, y cada interacción es una chance para demostrar la confianza que tenemos en su amor y providencia.

Que esta noche sea un momento para agradecer, para reconsiderar nuestras acciones, y para renovar nuestra fe en el Dios que nos ama incondicionalmente. Que el descanso que buscamos no solo nos rejuvenezca físicamente, sino que también renueve nuestro espíritu, fortaleciendo nuestra relación con Dios y con aquellos a nuestro alrededor.

Y así, queridos amigos, mientras nos preparamos para el descanso, que podamos hacerlo con corazones ligeros y espíritus tranquilos, sabiendo que estamos en las manos de un Dios amoroso.

Para concluir nuestra reflexión de esta noche, les dejo con este pensamiento final: «Que la serenidad de la noche nos llene de gratitud por la presencia constante de Dios en nuestras vidas, y que cada nuevo amanecer sea una invitación a vivir más profundamente en su amor.» Que tengan una noche de descanso pacífico y reparador, y que la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento guarde sus corazones y sus mentes.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 5 de Mayo

Padre Celestial, al recibir la luz de este nuevo día, elevo mi corazón lleno de esperanza y gratitud hacia Ti. En esta mañana, deseo enfocarme en la generosidad, esa virtud …

Oración de la noche del 4 de Mayo

«Señor eterno y misericordioso, al finalizar este día, me inclino ante Ti con un corazón …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 4 de Mayo de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (16,1-10) «En aquellos días, Pablo llegó a Derbe y luego a Listra. Había alli un discipulo que se llamaba …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Mayo de 2024

Lecturas del Santos Felipe y Santiago, apóstoles Primera lectura Lectura de la primera carta del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *