Oración de la noche del 20 de Febrero

«Padre Celestial, al reunirnos bajo el manto estrellado de esta noche del 20 de febrero, elevamos nuestras almas hacia Ti, llenos de gratitud y humildad. En la quietud de esta hora, deseamos reflexionar sobre el don de la paz interior, esa serenidad profunda que solo Tú puedes otorgar, en medio de un mundo a menudo turbulento y lleno de incertidumbres.

Nos remitimos a Tu Palabra, donde Jesús nos dice: «La paz les dejo, mi paz les doy; no se la doy como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden» (Juan 14:27). Ayúdanos, Señor, a acoger esta paz en lo más profundo de nuestro ser, a vivir cada día confiando en Tu providencia y amor, sabiendo que, pase lo que pase, estamos seguros en Tus manos.

Te pedimos por aquellos que luchan contra la ansiedad y el temor, por los que se sienten agobiados por las preocupaciones de la vida. Que encuentren en Ti su refugio y fortaleza, y que la luz de Tu paz brille en sus corazones, disipando toda oscuridad y duda.

Inspíranos a ser portadores de Tu paz en el mundo. Que nuestras palabras, acciones y actitudes reflejen Tu amor y serenidad, llevando consuelo a los afligidos, esperanza a los desesperanzados y luz a los que caminan en la oscuridad.

Concede, Señor, que al terminar este día, podamos descansar en la seguridad de Tu presencia amorosa, renovando nuestras fuerzas y nuestro compromiso de seguirte más de cerca. Que la paz que sobrepasa todo entendimiento guarde nuestros corazones y mentes en Cristo Jesús.

Te lo pedimos en el nombre de Jesús, nuestro Señor y Príncipe de Paz.

Amén.»

«En el corazón de cada noche, espera la promesa del amanecer y la paz de Dios que renueva todas las cosas»

Reflexión

Queridos hermanos y hermanas,

Al concluir este día, quisiera compartir con ustedes algunas reflexiones sobre un regalo precioso que todos anhelamos en lo más profundo de nuestro ser: la paz interior. En un mundo que constantemente nos empuja hacia el ruido, la prisa y la preocupación, la búsqueda de la paz puede parecer una tarea desalentadora.

Sin embargo, recordemos las palabras de Jesús: «Mi paz les doy». Estas palabras no son solo una promesa; son una realidad que podemos experimentar aquí y ahora, independientemente de nuestras circunstancias. La paz que Cristo nos ofrece no es como la paz que el mundo da, basada en la ausencia de problemas o conflictos. Es una paz que radica en la certeza de su presencia constante en nuestras vidas, una paz que nos permite enfrentar las tormentas sabiendo que no estamos solos.

Esta noche, les invito a reflexionar sobre cómo están buscando esa paz. ¿Es en el ruido y la agitación del mundo, o en el silencio y la oración ante Dios? La paz verdadera, la serenidad duradera, se encuentra al entregar nuestras vidas, nuestras preocupaciones y nuestros planes en las manos de Dios, confiando en su amor y su cuidado por nosotros.

Además, como seguidores de Cristo, estamos llamados no solo a buscar la paz para nosotros mismos, sino también a ser constructores de paz en nuestro entorno. Esto significa tender puentes donde hay división, ofrecer perdón donde hay heridas y mostrar amor donde hay odio. Cada gesto de paz, por pequeño que sea, es un reflejo del amor de Dios en el mundo.

Queridos amigos, que esta noche puedan encontrar en su corazón un espacio de silencio para encontrarse con Dios y recibir la paz que solo Él puede dar. Y que, fortalecidos por esta paz, puedan ser luz en la oscuridad para aquellos que aún la buscan.

Para concluir, me gustaría dejarles esta reflexión: «En el corazón de cada noche, espera la promesa del amanecer y la paz de Dios que renueva todas las cosas». Que esta promesa les acompañe y les guíe en cada paso del camino.

Que tengan una noche de descanso y paz, sabiendo que están envueltos en el amor infinito de Dios. Dios los bendiga a todos.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la noche del 11 de Abril

«Al cerrar nuestros ojos en la serenidad de esta noche, 11 de abril, nos reunimos en Tu presencia, Padre Celestial, llevando en nuestro corazón el día que hemos vivido, con …

Oración de la mañana del 11 de Abril

«En la luz refrescante de este nuevo día, 11 de abril, nos acercamos a Ti, …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 11 de Abril de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (5,27-33) «En aquellos días, los apóstoles fueron conducidos a comparecer ante el Sanedrín y el sumo sacerdote los interrogó, …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 10 de Abril de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (5,17-26) «En aquellos días, …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *