Oración de la noche del 19 de Diciembre

«Señor misericordioso, en la quietud de esta noche de Diciembre, me postro ante Ti con un corazón lleno de reflexiones del día que ha pasado. Gracias por cada momento vivido, por las alegrías compartidas y por las lecciones aprendidas en los desafíos.

Mientras la noche envuelve el mundo, te pido paz y tranquilidad para nuestras almas. Ayúdanos a dejar a un lado las preocupaciones y los afanes del día, y a descansar en la seguridad de tu amor y protección. Como nos recuerda el Salmo 4:8, «En paz me acostaré, y asimismo dormiré; porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado».

Te ruego por aquellos que están atravesando momentos difíciles, que luchan con preocupaciones o dolores. Que sientan tu presencia consoladora y sepan que no están solos. Que nuestro sueño nos renueve y nos prepare para el día venidero, lleno de nuevas oportunidades para amar, servir y glorificar tu nombre.

Por Cristo, nuestro Señor,

Amén.»

«En tus manos, Señor, encomiendo mi noche y mi descanso, confiando en tu amor y protección constante.»

Reflexión

Queridos hermanos y hermanas,

Al concluir este día, quiero compartir con ustedes algunas reflexiones personales sobre el valor del descanso y la confianza en Dios. Cada noche, antes de dormir, me tomo un momento para reflexionar sobre el día y entregar a Dios tanto las alegrías como las preocupaciones. Es un tiempo sagrado que me recuerda que, no importa lo que suceda, Dios está con nosotros.

En nuestra oración de esta noche, hemos buscado esa paz y serenidad que solo Dios puede proporcionar. Personalmente, he encontrado en la oración nocturna un refugio de paz y un espacio para reafirmar mi confianza en Dios. Es un recordatorio de que, incluso en la oscuridad, la luz y el amor de Dios nos rodean.

También hemos recordado en nuestras oraciones a aquellos que enfrentan desafíos. En mi experiencia como párroco, he visto cómo el amor y el consuelo de Dios pueden transformar los corazones y traer esperanza en los momentos más oscuros.

Que esta noche nos recuerde la importancia de confiar nuestras vidas a Dios, sabiendo que Él cuida de nosotros y nos ama profundamente.

«En tus manos, Señor, encomiendo mi noche y mi descanso, confiando en tu amor y protección constante.»

Que tengan una noche de descanso reparador y paz en el amor de Dios.


Que estas palabras les sirvan de consuelo y guía, recordándoles confiar en Dios y buscar Su paz en la oración nocturna.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 3 de Marzo

«Oh Señor, al alba de este 3 de marzo, nos presentamos ante Ti, con almas que anhelan ser llenadas de Tu presencia y sabiduría, para reflexionar sobre un tema que …

Oración de la noche del 2 de Marzo

«Amado Padre Celestial, conforme el sol se pone este 2 de marzo, nos reunimos en …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 2 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura de la profecía de Miqueas (7,14-15.18-20) «Pastorea a tu pueblo, Señor, con tu cayado,al rebaño de tu heredad,que anda solo en la espesura,en medio del bosque;que se …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 1 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura del libro del Génesis (37,3-4.12-13a.17b-28) «Israel amaba a José más que a todos …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *