Oración de la noche del 18 de Marzo

Señor, al cerrar mis ojos en esta noche del 18 de marzo, mi corazón se llena de paz al saber que Tú estás conmigo. En este momento de quietud, deseo reflexionar sobre el tema del perdón, esa llave maestra que abre las puertas de la verdadera libertad. Jesús nos enseñó en Mateo 6:14-15: «Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; pero si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas».

Te pido, Señor, la gracia de poder perdonar de corazón a quienes me han herido. Ayúdame a soltar las cadenas del rencor que aprisionan mi alma y a sanar las heridas que aún duelen. Sé que el camino del perdón no es fácil, pero confío en Tu amor y en Tu misericordia para guiarme a través de este proceso de liberación.

También te pido, Señor, la humildad para reconocer mis propios errores y buscar el perdón de aquellos a quienes he lastimado. Que mi petición de perdón sea sincera y que mi arrepentimiento sea el primer paso hacia la reconciliación.

En esta noche, Señor, te entrego todo resentimiento, toda amargura y todo dolor. Llena mi corazón con Tu paz y Tu amor, y renueva mi espíritu con la alegría de saberme perdonado y capaz de perdonar.

En el nombre de Jesús,

Amén.»

«El perdón es la fragancia que la violeta derrama sobre el talón que la ha aplastado»

Reflexión: El Perdón: Puente hacia la Libertad

Queridos hermanos y hermanas en Cristo, buenas noches. En este tranquilo atardecer, quiero hablarles de un tema que toca el núcleo mismo de nuestra fe y de nuestra humanidad: el perdón.

El perdón es ese puente que Dios construye hacia nosotros y nos invita a cruzar hacia los demás. Es un camino que, aunque a veces parece demasiado difícil de recorrer, nos lleva hacia la verdadera libertad del corazón. Jesús nos enseñó con su vida y sus palabras que el perdón no es una opción en la vida del cristiano; es un mandato que brota del amor.

Quizás algunos de ustedes llegan a esta noche cargando el peso de antiguas heridas, de palabras que lastimaron, de acciones que dejaron cicatrices. Puede que algunos lleven el pesado fardo del rencor hacia alguien que, en un momento dado, les falló. A ustedes, especialmente, quiero decirles: no están solos en este viaje hacia el perdón. Cristo camina con ustedes, sosteniéndolos, animándolos a soltar esas cadenas que les impiden ser plenamente libres.

Pero el perdón no es solo liberación para quien perdona; es también un regalo de amor para quien es perdonado. Todos somos imperfectos y cometemos errores. Reconocer nuestras faltas y pedir perdón requiere humildad y valentía. Y cuando alguien se acerca a nosotros buscando ese perdón, tenemos la oportunidad de ser reflejo del amor misericordioso de Dios, acogiendo a esa persona con un corazón abierto y compasivo.

Quiero invitarlos, queridos amigos, a hacer del perdón una práctica diaria en sus vidas. No esperemos a que las heridas sean demasiado profundas o a que el resentimiento se arraigue en nuestros corazones. Seamos prontos para perdonar y para pedir perdón, recordando siempre que, en este intercambio de misericordia, nos acercamos más a Dios y entre nosotros.

Al finalizar este día, pidámosle al Señor la gracia de ser instrumentos de su paz, construyendo puentes de perdón en nuestras familias, en nuestra comunidad y en el mundo. Que al liberarnos del rencor y al abrir nuestros corazones al perdón, experimentemos la verdadera libertad que solo se encuentra en el amor de Dios.

Y recuerden, queridos hermanos y hermanas, «el perdón es la fragancia que la violeta derrama sobre el talón que la ha aplastado». Que esa fragancia de perdón y reconciliación llene sus corazones y sus hogares.

Que la paz de Cristo reine en sus vidas. Buenas noches y que Dios los bendiga.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la noche del 11 de Abril

«Al cerrar nuestros ojos en la serenidad de esta noche, 11 de abril, nos reunimos en Tu presencia, Padre Celestial, llevando en nuestro corazón el día que hemos vivido, con …

Oración de la mañana del 11 de Abril

«En la luz refrescante de este nuevo día, 11 de abril, nos acercamos a Ti, …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 11 de Abril de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (5,27-33) «En aquellos días, los apóstoles fueron conducidos a comparecer ante el Sanedrín y el sumo sacerdote los interrogó, …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 10 de Abril de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (5,17-26) «En aquellos días, …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *