Oración de la noche del 15 de Septiembre

Oración nocturna de protección

Señor, al finalizar este día, me presento ante Ti con humildad y gratitud, reconociendo Tu amor y misericordia que me han acompañado en cada instante. Te pido que, mientras el manto de la noche cubre la tierra, envíes a Tus ángeles a rodear mi hogar y a quienes en él habitan, defendiéndonos de todo peligro y tentación.

Padre Celestial, encomiendo a Ti mi espíritu y el de mis seres queridos. Protégenos de las trampas del enemigo y de todo mal que pueda acechar en la oscuridad. Asegura nuestras mentes y corazones en Tus promesas, para que, confiados en Tu protección, podamos descansar en paz, sabiendo que Tu presencia es una fortaleza inexpugnable.

Que el Espíritu Santo renueve nuestras fuerzas mientras dormimos, y nos prepare para enfrentar un nuevo día con valentía y esperanza. Permítenos ser conscientes de Tu constante compañía y saber que, bajo Tus alas, encontramos refugio.

Oh Dios, que eres Luz en medio de las tinieblas, guía nuestros sueños, purifica nuestros pensamientos y prepáranos para ser instrumentos de Tu paz en el mundo. Con confianza, dejo en Tus manos mi vida y la de los míos, porque sé que Tu amor y Tu poder no conocen límites.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén.

Reflexión

La oración nocturna de protección nos brinda un espejo en el que podemos contemplar la profundidad de nuestra relación con Dios, una relación forjada en la confianza y el amor divino. No es simplemente una petición de cuidado durante la noche, sino un reconocimiento de que, incluso en la quietud y oscuridad del mundo, el Señor sigue siendo nuestra fortaleza y escudo.

En esta oración, recordamos la naturaleza protectora y amorosa de Dios, quien no sólo vela por nuestro bienestar físico, sino también por la integridad de nuestro espíritu. Pedimos protección contra las trampas del enemigo, no sólo en un sentido literal, sino también de las tentaciones y adversidades que pueden surgir en nuestra mente y corazón mientras dormimos.

La mención de los ángeles refuerza la idea bíblica de que estos seres celestiales están al servicio de Dios para asistirnos en nuestra jornada terrenal. Nos recuerda que no estamos solos, incluso en la oscuridad de la noche.

Por último, al encomendarnos a Dios, expresamos nuestra confianza total en Su providencia y misericordia. Esta oración nos enseña que, al final del día, es esencial soltar nuestras preocupaciones y temores, y depositar nuestra confianza en Aquel que nunca duerme ni descansa. Es un recordatorio de que, a pesar de las incertidumbres de la vida, con Dios a nuestro lado, podemos enfrentar cualquier desafío con fe y esperanza.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 26 de Febrero

«Señor, al amanecer de este nuevo día, el primero de la semana, vengo ante Ti con el corazón abierto y la mente dispuesta a recibir Tu gracia y sabiduría. Este …

Oración de la noche del 25 de Febrero

«Padre Celestial, mientras el manto de la noche envuelve este día del Señor y nos …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 25 de Febrero de 2024

Lecturas del Domingo 2º de Cuaresma – Ciclo B Primera lectura Lectura del libro del Génesis (22,1-2.9-13.15-18) «En aquellos días, Dios puso a prueba a Abrahán, llamándole: «¡Abrahán!»Él respondió: «Aquí …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 24 de Febrero de 2024

Primera lectura Lectura del libro del Deuteronomio (26,16-19) «Moisés habló al pueblo, diciendo:«Hoy el Señor, …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *