Oración de la noche del 15 de Noviembre

«Señor Todopoderoso,

En la calma de esta noche del 15 de noviembre, vengo ante Ti con un corazón lleno de gratitud y reflexión. Gracias por tu amor inagotable, tu protección constante y por cada bendición que nos has dado durante este día.

Mientras la noche envuelve el mundo, me acerco a Ti, recordando las palabras de Salmo 4:8: «En paz me acostaré y asimismo dormiré; porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado«. Padre, te pido que esta noche sea de descanso y paz para mí y para todos los que están en mi corazón.

Por favor, brinda tu consuelo y fortaleza a aquellos que están atravesando momentos de dolor o dificultad. Que puedan sentir tu presencia y saber que no están solos en sus luchas. Llena sus corazones con la esperanza y la serenidad que solo Tú puedes dar.

Te pido también por la sanidad y protección en estos tiempos difíciles. Que tu mano sanadora esté sobre aquellos que sufren, y tu escudo protector rodee a cada familia y hogar.

Al terminar este día, renueva nuestras fuerzas y prepáranos para los desafíos de mañana. Que podamos despertar con nuevos propósitos y con la determinación de vivir cada día conforme a tu voluntad y amor.

En el nombre de Jesús,

Amén.»

Reflexión

Mis queridos hermanos y hermanas,

Al finalizar este día, quiero compartir con ustedes algunas reflexiones sobre la paz y el descanso que encontramos en Dios. En nuestras vidas, a menudo nos encontramos atrapados en el torbellino de preocupaciones y ocupaciones. Pero es en momentos como este, al final del día, cuando necesitamos recordar la promesa de paz que Dios nos ofrece.

La paz de Dios no es simplemente la ausencia de problemas; es una tranquilidad profunda que surge de saber que Él está en control, que nos ama y cuida de nosotros. Esta paz es un regalo que supera todo entendimiento, que guarda nuestros corazones y nuestros pensamientos en Cristo Jesús, como nos recuerda Filipenses 4:7.

Mientras descansamos esta noche, confiemos en que Dios está trabajando en nuestras vidas, incluso cuando no lo vemos. Él está tejiendo un propósito y un plan para cada uno de nosotros, un plan que nos lleva a un futuro lleno de esperanza y bendición.

Que esta noche, mientras cerramos nuestros ojos para dormir, nos aferremos a la paz que solo Dios puede dar. Y recordemos siempre que, sin importar lo que el mañana traiga, estamos en las manos amorosas y poderosas de nuestro Creador.

Y como bien dice Salmo 4:8, «En paz me acostaré y asimismo dormiré; porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado».

Que esta reflexión llene nuestros corazones de paz y confianza, recordándonos que con Dios, cada noche es un preludio de un nuevo comienzo lleno de Su gracia y amor.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la noche del 26 de Febrero

«Amado Padre, al cerrar mis ojos en esta noche, vengo a Ti con un corazón agradecido por las bendiciones recibidas a lo largo del día. En este momento de quietud …

Oración de la mañana del 26 de Febrero

«Señor, al amanecer de este nuevo día, el primero de la semana, vengo ante Ti …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 26 de Febrero de 2024

Primera lectura Lectura de la profecía de Daniel (9,4b-10) «¡Ay, mi Señor, Dios grande y terrible, que guarda la alianza y es leal con los que lo aman y cumplen …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 25 de Febrero de 2024

Lecturas del Domingo 2º de Cuaresma – Ciclo B Primera lectura Lectura del libro del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *