Oración de la noche del 14 de Noviembre

«Amado Señor,

Al final de este día, me acerco a Ti con un corazón sereno, recordando las palabras del Salmo 23, un recordatorio de Tu presencia constante y cuidado amoroso en nuestras vidas. «El Señor es mi pastor, nada me faltará», una promesa que nos llena de paz y seguridad.

En las verdes praderas de la tranquilidad y junto a las aguas de reposo, has guiado mis pasos hoy. Has restaurado mi alma, me has llevado por senderos de justicia por amor a Tu nombre. Incluso en los valles más oscuros, no he temido mal alguno, porque Tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me infunden aliento.

Gracias, Padre Celestial, por ser mi protector y guía, por proveer todo lo que necesito conforme a Tu voluntad y tiempo perfecto. En los momentos de incertidumbre, Tu Palabra ha sido la luz que ilumina mi camino, y en los momentos de alegría, un motivo para alabarte aún más.

Mientras descanso esta noche, pido que Tu amor y Tu verdad sigan siendo el ancla de mi alma. Que pueda descansar en la certeza de que Tu bondad y misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y que habitaré en la casa del Señor por largos días.

Enséñame a confiar más en Ti, a entregar cada preocupación y cada sueño en Tus manos. Que mi vida sea un reflejo de Tu amor y Tu paz, y que cada día pueda caminar en la certeza de que Tú eres mi pastor, y nada verdaderamente me faltará.

En el nombre de Jesús,

Amén.»

Reflexión

Hermanos y amigos, al concluir este día, me gustaría compartir con ustedes una reflexión inspirada en uno de los pasajes más consoladores de la Biblia, el Salmo 23. Este Salmo, conocido por muchos, nos habla de la fidelidad y el cuidado amoroso de Dios, imágenes poderosas que nos acompañan en nuestro caminar diario.

«El Señor es mi pastor, nada me faltará.» Estas palabras nos invitan a confiar plenamente en Dios, recordándonos que, bajo Su guía, no nos falta nada esencial. En un mundo donde a menudo nos sentimos abrumados por necesidades y deseos, este versículo nos trae de vuelta a la esencia de lo que realmente importa: la presencia constante de Dios en nuestras vidas.

Como el buen pastor, Dios nos conduce por caminos de paz y restauración, incluso cuando esos caminos atraviesan valles oscuros de dificultad o dolor. En esos momentos, podemos sentir su consuelo y protección, recordándonos que no estamos solos en nuestras luchas.

Esta noche, mientras reflexionamos sobre nuestras vidas, pensemos en las maneras en que Dios ha sido nuestro pastor. En los momentos de necesidad, ¿cómo nos ha provisto? En los tiempos de incertidumbre, ¿cómo nos ha guiado? Y en los días de alegría, ¿cómo hemos experimentado su bondad y amor?

La enseñanza profunda de este Salmo es una invitación a vivir en una relación de confianza y dependencia con Dios. Nos anima a dejar nuestras preocupaciones y a descansar en Su cuidado, sabiendo que Su amor y Su gracia son suficientes para cada día.

Y así, al cerrar nuestros ojos esta noche, recordemos que «aun cuando ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque Tú estás conmigo». Este es el corazón de nuestra fe: la certeza del cuidado amoroso de Dios, hoy y siempre.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la noche del 26 de Febrero

«Amado Padre, al cerrar mis ojos en esta noche, vengo a Ti con un corazón agradecido por las bendiciones recibidas a lo largo del día. En este momento de quietud …

Oración de la mañana del 26 de Febrero

«Señor, al amanecer de este nuevo día, el primero de la semana, vengo ante Ti …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 26 de Febrero de 2024

Primera lectura Lectura de la profecía de Daniel (9,4b-10) «¡Ay, mi Señor, Dios grande y terrible, que guarda la alianza y es leal con los que lo aman y cumplen …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 25 de Febrero de 2024

Lecturas del Domingo 2º de Cuaresma – Ciclo B Primera lectura Lectura del libro del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *