Oración de la mañana del 7 de Abril

«Al despertar en este luminoso domingo, 7 de abril, último día de la semana, nos acercamos a Ti, Señor, con corazones rebosantes de gratitud y alabanza. Este día, que marca tanto un final como un nuevo comienzo, nos recuerda Tu resurrección gloriosa y la promesa de vida nueva que ofrece a todos los que en Ti creen. Inspirados por el mensaje de renovación y esperanza que encontramos en Efesios 4:22-24, ‘Que en cuanto a la anterior manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está corrompido por los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad’, te pedimos,

Señor, que este día sea una oportunidad para reflexionar sobre nuestro camino espiritual, despojándonos de todo lo que nos aparta de Ti y revistiéndonos de nuevas actitudes y acciones que reflejen Tu amor y Tu santidad. En este día de descanso y reflexión, ayúdanos a encontrar momentos de silencio y oración que nutran nuestra alma, fortalezcan nuestra fe y nos preparen para la semana que comienza, con el propósito renovado de vivir según Tus enseñanzas.

Que este domingo sea un reflejo de la alegría de Tu Resurrección, llenando nuestros corazones de esperanza y nuestras vidas de la luz de Tu amor. Concédenos, Señor, la gracia de ser testigos de Tu amor en cada palabra que pronunciemos y en cada acción que realicemos, siendo faros de esperanza y consuelo para aquellos que nos rodean.

En el nombre de Jesús,

Amén.»

«Que la luz del domingo resucitado ilumine nuestro caminar, recordándonos que, en Cristo, cada final es un nuevo comienzo lleno de esperanza y amor.»

Reflexión

Queridos hermanos y hermanas, en este bendecido domingo, mientras nos reunimos para celebrar el día del Señor, me siento profundamente conmovido por la oportunidad de compartir este sagrado momento con cada uno de ustedes. Hoy, mientras el sol ilumina un nuevo día y cerramos otra semana, nos encontramos en un momento especial de gracia, un momento que nos invita a la renovación y a la transformación en Cristo.

La lectura de Efesios que hemos contemplado en nuestra oración matutina nos habla de despojarnos del viejo hombre y revestirnos del nuevo, una poderosa metáfora de cambio y crecimiento espiritual. Es un recordatorio de que, en Cristo, cada día es una oportunidad para comenzar de nuevo, para dejar atrás aquello que nos impide ser la mejor versión de nosotros mismos y abrazar una vida de justicia y santidad.

En este último día de la semana, os invito a reflexionar sobre los momentos en los que hemos experimentado la presencia transformadora de Dios en nuestras vidas. ¿Cómo podemos, en la semana que comienza, vivir de manera más plena esa transformación? ¿Cómo podemos ser signos de esperanza y amor en un mundo que tanto los necesita?

Queridos amigos, la resurrección de Cristo nos asegura que no hay situación tan oscura que Su luz no pueda iluminar, no hay cadena tan fuerte que Su amor no pueda romper. Con esta certeza en nuestros corazones, enfrentemos cada nuevo día con esperanza renovada y con la firme intención de vivir de acuerdo a la voluntad de Dios.

Que este domingo sea un día de descanso verdadero, no solo físico, sino también espiritual. Que encontremos momentos de silencio para escuchar la voz de Dios, y que ese encuentro nos llene de la fuerza y la paz que solo Él puede dar.

Y así, mientras avanzamos en este camino de fe, recordemos que cada pequeño acto de bondad, cada palabra de consuelo, cada gesto de amor, es un reflejo de la luz de Cristo en el mundo.

Para concluir, os dejo con este pensamiento: «Que la luz del domingo resucitado ilumine nuestro caminar, recordándonos que, en Cristo, cada final es un nuevo comienzo lleno de esperanza y amor.» Que Dios los bendiga en este día y siempre. Que la paz y la alegría del Señor resucitado estén con ustedes, mis queridos hermanos y hermanas. Buenos días y feliz domingo.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 5 de Mayo

Padre Celestial, al recibir la luz de este nuevo día, elevo mi corazón lleno de esperanza y gratitud hacia Ti. En esta mañana, deseo enfocarme en la generosidad, esa virtud …

Oración de la noche del 4 de Mayo

«Señor eterno y misericordioso, al finalizar este día, me inclino ante Ti con un corazón …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 4 de Mayo de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (16,1-10) «En aquellos días, Pablo llegó a Derbe y luego a Listra. Había alli un discipulo que se llamaba …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Mayo de 2024

Lecturas del Santos Felipe y Santiago, apóstoles Primera lectura Lectura de la primera carta del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *