Oración de la mañana del 6 de Marzo

«Padre Celestial, al despertar en este nuevo día, mi primer pensamiento se eleva en gratitud hacia Ti, por la belleza de la creación que me rodea. Este día, deseo reflexionar sobre el regalo extraordinario que es este mundo y sobre el papel que cada uno de nosotros juega en su cuidado y preservación.

Te pido, Señor, que nos ayudes a comprender la magnitud de nuestra responsabilidad hacia la Tierra, nuestra casa común. Que, inspirados por las Escrituras, como en Génesis 2:15, donde nos encargaste cuidar y guardar el jardín, podamos tomar acciones concretas para proteger nuestro ambiente, promover la sostenibilidad y asegurar la belleza y la diversidad de la creación para las generaciones futuras.

Concede a nuestros corazones la sabiduría para ver la interconexión de toda vida, para valorar cada recurso como un tesoro precioso y para actuar con amor y respeto hacia cada ser con el que compartimos este planeta.

Amén.»

«En el cuidado de la creación, encontramos una nueva forma de amar a nuestro prójimo, protegiendo el hogar que compartimos con todas las criaturas de Dios.»

Reflexión

Queridos hermanos y hermanas,

Hoy, mientras nos reunimos en oración y reflexión, quiero hablarles sobre un tema que es de vital importancia para todos nosotros, pero que a veces olvidamos en la rutina diaria: nuestro papel en la creación de Dios y la responsabilidad que tenemos de cuidarla.

El mundo que Dios nos ha dado es un regalo de amor inconmensurable, una muestra de su grandeza y bondad. Sin embargo, este regalo viene acompañado de una gran responsabilidad: la de ser guardianes de la creación, de protegerla y preservarla para que siga siendo un reflejo del amor de Dios por nosotros.

En el libro de Génesis, Dios nos encarga el cuidado del jardín, una metáfora del mundo en el que vivimos. Este mandato divino nos llama a ser activos en la protección de nuestro medio ambiente, en la promoción de prácticas sostenibles y en la preservación de la belleza natural que nos rodea.

Quisiera invitarlos, entonces, a reflexionar sobre cómo nuestras acciones diarias impactan el mundo en el que vivimos. ¿Estamos siendo buenos guardianes de la creación? ¿Cómo podemos, como individuos y como comunidad, contribuir a un mundo más sano y sostenible?

Que esta reflexión nos lleve a la acción, inspirándonos a hacer cambios positivos en nuestra vida diaria, grandes o pequeños, que honren el regalo de la creación que Dios nos ha confiado.

Y recuerden, cuidar de nuestra casa común no es solo una responsabilidad, sino también una forma de adoración, una manera de agradecer a Dios por su generosidad infinita.

«En el cuidado de la creación, encontramos una nueva forma de amar a nuestro prójimo, protegiendo el hogar que compartimos con todas las criaturas de Dios.»

Que el Señor les bendiga y les guíe en este compromiso con nuestra casa común.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 5 de Mayo

Padre Celestial, al recibir la luz de este nuevo día, elevo mi corazón lleno de esperanza y gratitud hacia Ti. En esta mañana, deseo enfocarme en la generosidad, esa virtud …

Oración de la noche del 4 de Mayo

«Señor eterno y misericordioso, al finalizar este día, me inclino ante Ti con un corazón …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 4 de Mayo de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (16,1-10) «En aquellos días, Pablo llegó a Derbe y luego a Listra. Había alli un discipulo que se llamaba …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Mayo de 2024

Lecturas del Santos Felipe y Santiago, apóstoles Primera lectura Lectura de la primera carta del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *