Oración de la mañana del 3 de Marzo

«Oh Señor, al alba de este 3 de marzo, nos presentamos ante Ti, con almas que anhelan ser llenadas de Tu presencia y sabiduría, para reflexionar sobre un tema que toca la esencia misma de nuestra humanidad y de nuestra fe: la compasión hacia los más vulnerables entre nosotros.

En el Libro de Mateo, capítulo 25, versículos 35-40, nos enseñas que cuando alimentamos al hambriento, damos de beber al sediento, acogemos al extranjero, vestimos al desnudo, cuidamos al enfermo y visitamos al encarcelado, es a Ti a quien servimos.

En un mundo marcado por divisiones y desigualdades, donde el dolor y la necesidad a menudo se ocultan a plena vista o se ignoran, infunde en nosotros, Señor, un corazón que ve y siente profundamente, un corazón que se mueve al ver a Tu imagen en cada persona, especialmente en aquellos que la sociedad ha marginado. Que nuestra compasión se traduzca en acciones concretas, en palabras de aliento, en gestos de bondad que no busquen recompensa sino que sean el reflejo de Tu amor incondicional.

Ayúdanos a recordar que en el rostro de cada ser humano, en sus luchas y esperanzas, se encuentra la oportunidad de servirte y de reconocer que, al extender nuestras manos hacia los demás, es a Ti a quien encontramos.

Que este día sea un testimonio de nuestra voluntad de actuar, de nuestro deseo de hacer de este mundo un lugar donde la compasión sea la norma y no la excepción, donde el amor al prójimo sea la fuerza que guíe nuestras vidas y nuestras comunidades.

Amén.»

«En el corazón de la compasión, encontramos la verdadera humanidad».

Reflexión

Mis queridos hermanos y hermanas, este luminoso día nos trae la oportunidad de abrir nuestros corazones y reflexionar sobre un valor que es, a la vez, un desafío y una invitación: la compasión. La compasión, esa capacidad de sentir el dolor ajeno como propio y de actuar para aliviarlo, es una de las máximas expresiones de amor que podemos ofrecer, siguiendo el ejemplo de Cristo.

En el evangelio de Mateo, Jesús nos dice que lo que hacemos por el más pequeño de nuestros hermanos, lo hacemos por Él. Esta poderosa enseñanza pone de manifiesto que nuestra fe no solo se vive en la oración y en la adoración, sino, quizás de manera más profunda, en la forma en que respondemos a las necesidades de los demás.

Hoy, quiero invitarlos a mirar más allá de nuestras propias vidas, más allá de las comodidades y preocupaciones cotidianas, para ver a aquellos que la sociedad a menudo olvida: los pobres, los enfermos, los marginados, los extranjeros. Cada uno de ellos lleva en sí la imagen de Dios, y cómo respondemos a su presencia entre nosotros es una prueba verdadera de nuestra fe.

La compasión no es algo que se pueda delegar. No es suficiente con sentir pena por los demás; la compasión nos llama a la acción. Nos pide que extendamos nuestras manos, que abramos nuestras puertas, que compartamos lo que tenemos, no porque esperamos ser recompensados, sino porque reconocemos en el otro la dignidad que Dios le ha dado.

Mis queridos, sé que vivir compasivamente no es fácil. Requiere valentía para enfrentar las realidades a menudo incómodas de nuestro mundo. Pero recuerden, no estamos solos en este llamado. Dios nos acompaña, nos fortalece y nos guía en cada paso del camino.

Que este día marque el inicio de un renovado compromiso para vivir con compasión. Que nuestras acciones y palabras sean un reflejo del amor de Dios. Y que, al final de nuestras jornadas, podamos mirar hacia atrás y ver que, en cada acto de compasión, estábamos caminando con Cristo.

Porque, en última instancia, «en el corazón de la compasión, encontramos la verdadera humanidad». Que así sea, hoy y siempre.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la noche del 11 de Abril

«Al cerrar nuestros ojos en la serenidad de esta noche, 11 de abril, nos reunimos en Tu presencia, Padre Celestial, llevando en nuestro corazón el día que hemos vivido, con …

Oración de la mañana del 11 de Abril

«En la luz refrescante de este nuevo día, 11 de abril, nos acercamos a Ti, …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 11 de Abril de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (5,27-33) «En aquellos días, los apóstoles fueron conducidos a comparecer ante el Sanedrín y el sumo sacerdote los interrogó, …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 10 de Abril de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (5,17-26) «En aquellos días, …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *