Oración de la mañana del 26 de Marzo

Oración del Martes Santo

«Padre Celestial, en este Martes Santo, mientras el amanecer rompe la oscuridad y nos acercamos más al misterio de tu Pasión, mi corazón se sumerge en la contemplación de tu «Silencio». En el libro de Isaías, encontramos una profecía que refleja tu actitud ante el sufrimiento: «Fue oprimido y afligido, pero no abrió su boca; como cordero llevado al matadero, y como oveja muda ante sus trasquiladores, así él no abrió su boca» (Isaías 53:7).

Gracias, Señor, por el poderoso testimonio de tu silencio, que nos enseña la profundidad de tu amor y tu entrega. En este día, te pido la gracia de comprender y valorar el silencio sagrado que nos acerca a Ti, que nos permite escuchar tu voz suave y tranquila en medio del ruido del mundo.

Ayúdame a encontrar momentos de silencio en este día, para retirarme del tumulto de la vida cotidiana y entrar en un espacio sagrado de encuentro contigo. Que en el silencio de mi corazón pueda yo escuchar tus susurros de amor, tus palabras de consuelo y tus llamados a la conversión.

Te pido, amado Padre, que este Martes Santo sea un día de reflexión interior, de búsqueda de la paz que solo Tú puedes dar. Que el silencio me enseñe a ser paciente, a esperar en Ti y a confiar en tu plan perfecto para mi vida.

En este día, te pido especialmente por aquellos que se sienten abrumados por el ruido interno y externo, por las preocupaciones y el estrés. Que encuentren en el silencio un refugio, un lugar de renovación y fortaleza.

Que al final de este día, pueda mirar atrás y ver cómo el silencio me ha acercado más a Ti, transformando mi corazón y preparándome para vivir plenamente los misterios de tu Pasión y Resurrección.

En el nombre de Jesús,

Amén.»

«En el silencio de nuestro corazón, Dios nos habla de su infinito amor»

Reflexión: El Silencio que Habla: Escuchando a Dios en la Semana Santa

Queridos hermanos y hermanas, en este Martes Santo, nos reunimos para profundizar en el misterio de la Semana Santa, un tiempo para acercarnos más íntimamente a nuestro Señor Jesucristo. Hoy, quiero hablarles de un aspecto de la vida espiritual que a menudo pasamos por alto, pero que es fundamental en nuestra relación con Dios: el valor del «Silencio».

En el camino hacia la cruz, Jesús nos mostró el poder del silencio. Frente a la injusticia, al sufrimiento y a la traición, Él eligió no responder con palabras, sino con un silencio que revelaba su total confianza en el Padre y su entrega amorosa por nosotros.

El silencio de Jesús nos invita a reflexionar sobre cómo nosotros respondemos a los desafíos y dificultades de nuestra vida. ¿Buscamos llenar cada momento con ruido, distracciones y palabras, o nos permitimos entrar en el silencio para encontrarnos con Dios?

Queridos amigos, el silencio es un espacio sagrado donde podemos escuchar la voz de Dios, donde nuestro corazón puede hablar sin palabras y donde nuestra alma puede encontrar paz y claridad. En el silencio, aprendemos a esperar en Dios, a confiar en su voluntad y a recibir la fuerza para seguir adelante.

En estos días santos, los invito a buscar momentos de silencio. Puede ser en la oración personal, en la contemplación de la naturaleza, o simplemente en estar quietos en presencia del Señor. En ese silencio, permitan que Dios les hable, que les revele su amor y les muestre el camino que deben seguir.

Que este Martes Santo, y todos los días de la Semana Santa, sean una oportunidad para redescubrir el silencio como un don precioso, como un medio para profundizar nuestra relación con Dios y para crecer en nuestra vida espiritual.

Que el Señor nos bendiga con la gracia de escuchar su voz en el silencio de nuestro corazón, y que ese encuentro nos transforme y nos renueve.

Y recuerden, queridos hermanos y hermanas, «en el silencio de nuestro corazón, Dios nos habla de su infinito amor». Que ese amor sea nuestra guía y nuestra fuerza, hoy y siempre.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 5 de Mayo

Padre Celestial, al recibir la luz de este nuevo día, elevo mi corazón lleno de esperanza y gratitud hacia Ti. En esta mañana, deseo enfocarme en la generosidad, esa virtud …

Oración de la noche del 4 de Mayo

«Señor eterno y misericordioso, al finalizar este día, me inclino ante Ti con un corazón …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 4 de Mayo de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (16,1-10) «En aquellos días, Pablo llegó a Derbe y luego a Listra. Había alli un discipulo que se llamaba …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Mayo de 2024

Lecturas del Santos Felipe y Santiago, apóstoles Primera lectura Lectura de la primera carta del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *