Oración de la mañana del 23 de Marzo

«Señor Dios, al recibir la luz de este nuevo día, 23 de marzo, vengo ante Ti con un corazón lleno de esperanza y un espíritu dispuesto a aprender. Hoy, deseo reflexionar y orar sobre el tema de la «Humildad». En el libro de Miqueas, nos recuerdas: «Se te ha declarado, oh hombre, lo que es bueno; y qué pide Jehová de ti, sino hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte andando con tu Dios» (Miqueas 6:8).

Gracias, Padre, por la oportunidad de crecer en humildad, esa virtud que nos acerca más a Ti y nos permite ver a los demás con ojos de amor y comprensión. Ayúdame a vivir este día con un corazón humilde, reconociendo mis propias limitaciones y necesidades, y estando siempre dispuesto a aprender de Ti y de aquellos que pones en mi camino.

Te pido, Señor, que me enseñes a servir a los demás sin esperar reconocimiento o recompensa, a poner las necesidades de los demás antes que las mías, y a recordar que en el servicio humilde encontramos la verdadera grandeza.

En este día, te pido especialmente por aquellos que luchan con el orgullo y la autosuficiencia. Que puedan experimentar la libertad y la paz que viene de vivir con humildad, reconociendo que todo lo que somos y todo lo que tenemos es un regalo de Tu gracia.

Que este día esté lleno de momentos en los que pueda practicar la humildad, mostrando amor, paciencia y comprensión en cada interacción. Que al final del día, pueda mirar atrás y ver cómo la humildad me ha guiado a vivir de manera más plena y más cercana a Ti.

En el nombre de Jesús,

Amén.»

«En la humildad encontramos el camino hacia el corazón de Dios y hacia el corazón de aquellos a quienes servimos»

Reflexión: La Grandeza de la Humildad

Queridos hermanos y hermanas en Cristo, buenos días a todos. Hoy, quiero hablarles de una virtud que es fundamental en nuestra vida cristiana, pero que a menudo es malentendida y subestimada: la humildad.

En un mundo que constantemente nos empuja a buscar el éxito, el poder y el reconocimiento, la humildad puede parecer una debilidad. Sin embargo, la Biblia nos enseña que la humildad es el camino hacia la verdadera grandeza. Jesús mismo, el Rey de reyes, nos mostró el ejemplo más perfecto de humildad, lavando los pies de sus discípulos y entregando su vida por nosotros en la cruz.

La humildad no se trata de menospreciarnos a nosotros mismos, sino de tener una correcta comprensión de quiénes somos ante Dios. Se trata de reconocer nuestras limitaciones y nuestra dependencia de Él, y de abrir nuestros corazones al amor y al servicio hacia los demás.

Quiero invitarlos, queridos amigos, a reflexionar sobre cómo podemos vivir con más humildad en nuestra vida diaria. ¿Cómo podemos servir a los demás sin esperar nada a cambio? ¿Cómo podemos poner las necesidades de los demás antes que las nuestras? ¿Cómo podemos recordar que todo lo bueno en nuestra vida es un regalo de la gracia de Dios?

Vivir con humildad nos libera del peso del orgullo y la autosuficiencia. Nos abre a una relación más profunda con Dios y con los demás, y nos permite ver el mundo con ojos de amor y compasión.

Al salir hoy de este lugar sagrado, llevemos con nosotros el deseo de practicar la humildad, recordando que en el servicio humilde encontramos nuestra verdadera identidad como hijos e hijas de Dios.

Que el Señor nos bendiga en este camino hacia la humildad, y que nos ayude a ser reflejos de su amor y su misericordia en el mundo.

Y recuerden, queridos hermanos y hermanas, «en la humildad encontramos el camino hacia el corazón de Dios y hacia el corazón de aquellos a quienes servimos». Que este sea nuestro deseo y nuestra oración.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 5 de Mayo

Padre Celestial, al recibir la luz de este nuevo día, elevo mi corazón lleno de esperanza y gratitud hacia Ti. En esta mañana, deseo enfocarme en la generosidad, esa virtud …

Oración de la noche del 4 de Mayo

«Señor eterno y misericordioso, al finalizar este día, me inclino ante Ti con un corazón …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 4 de Mayo de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (16,1-10) «En aquellos días, Pablo llegó a Derbe y luego a Listra. Había alli un discipulo que se llamaba …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Mayo de 2024

Lecturas del Santos Felipe y Santiago, apóstoles Primera lectura Lectura de la primera carta del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *