Oración de la mañana del 22 de Abril

«Padre Celestial, en este nuevo amanecer del 22 de abril, nos reunimos ante Ti con corazones llenos de esperanza y espíritus rejuvenecidos por el descanso de la noche. Inspirados por la sabiduría de Proverbios 3:27, ‘No te niegues a hacer el bien a quien es debido, cuando tu mano tenga poder para hacerlo’, te pedimos que nos guíes para ser instrumentos de Tu bondad y justicia en el mundo.

Te agradecemos, Señor, por el don de este nuevo día y por las innumerables oportunidades que nos ofrece para hacer el bien. Ayúdanos a ser conscientes de las necesidades que nos rodean, a no cerrar nuestros ojos ante la injusticia ni nuestros oídos ante el clamor de los necesitados. Infunde en nosotros un espíritu generoso y proactivo, dispuesto a actuar con compasión y sin demora.

Fortalece nuestra determinación para servir a los demás, no solo con nuestras palabras, sino a través de nuestras acciones concretas. Que podamos ofrecer ayuda donde hay necesidad, consuelo donde hay dolor, y esperanza donde hay desesperación. Haznos valientes para defender la verdad y promover la paz, mostrando siempre el camino hacia Tu amor y Tu luz.

Te pedimos también por la sabiduría para reconocer las oportunidades de servicio que colocas ante nosotros y por la valentía para actuar, sabiendo que lo que hacemos por los demás, lo hacemos por Ti.

Que este día nos vea viviendo de acuerdo a los principios de Tu Palabra, buscando en todo momento reflejar Tu amor y Tu gracia a todos aquellos que encontramos. Te lo pedimos en el nombre de Jesús, Amén.»

«Que la gracia de este nuevo día nos fortalezca para hacer el bien sin vacilar, recordándonos que en cada acto de amor, Dios mismo se hace presente.»

Reflexión

Queridos hermanos y hermanas, mientras nos reunimos esta mañana bajo la luz de un nuevo día, me siento inspirado por la presencia de cada uno de ustedes y por la oportunidad que tenemos de servir juntos en la viña del Señor. La Escritura de hoy nos llama a no negarnos a hacer el bien a quienes lo merecen, especialmente cuando tenemos el poder para hacerlo.

Este llamado es un recordatorio poderoso y oportuno de nuestra responsabilidad como seguidores de Cristo. Estamos llamados a ser activos en nuestro amor, concretos en nuestra caridad y valientes en nuestra justicia. Cada día nos presenta innumerables momentos en los cuales podemos elegir entre la indiferencia y la acción; entre pasar de largo y detenernos para ayudar.

Hoy, los animo a reflexionar sobre cómo pueden llevar esta enseñanza a sus vidas diarias. ¿Cómo podemos, individual y colectivamente, ser más atentos a las necesidades a nuestro alrededor? ¿De qué manera podemos utilizar los recursos, talentos y oportunidades que Dios nos ha dado para hacer el bien en nuestra comunidad y más allá?

Que el Espíritu Santo nos inspire y capacite para actuar con generosidad y prontitud. Que nuestra fe se manifieste en obras, como un testimonio vivo del amor de Dios que fluye a través de nosotros.

Y así, queridos amigos, mientras salimos de este encuentro matutino y nos adentramos en las actividades del día, que nuestro andar sea firme en la fe y generoso en amor. Que cada acto de bondad que realicemos sea un reflejo del corazón de Dios y una luz en la oscuridad del mundo.

Para concluir nuestra reflexión de esta mañana, les dejo con este pensamiento: «Que la gracia de este nuevo día nos fortalezca para hacer el bien sin vacilar, recordándonos que en cada acto de amor, Dios mismo se hace presente.» Que tengan un día bendecido, lleno de oportunidades para amar y servir en el nombre de aquel que nos amó primero. Que la paz y el amor de Cristo guíen cada paso que den.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 5 de Mayo

Padre Celestial, al recibir la luz de este nuevo día, elevo mi corazón lleno de esperanza y gratitud hacia Ti. En esta mañana, deseo enfocarme en la generosidad, esa virtud …

Oración de la noche del 4 de Mayo

«Señor eterno y misericordioso, al finalizar este día, me inclino ante Ti con un corazón …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 4 de Mayo de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (16,1-10) «En aquellos días, Pablo llegó a Derbe y luego a Listra. Había alli un discipulo que se llamaba …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Mayo de 2024

Lecturas del Santos Felipe y Santiago, apóstoles Primera lectura Lectura de la primera carta del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *