Oración de la mañana del 15 de Noviembre

«Señor misericordioso y amoroso,

En este amanecer del 15 de noviembre, me acerco a Ti con un corazón humilde y agradecido. Gracias por la bendición de un nuevo día, por el sol que ilumina nuestras vidas y por el aire que respiramos, que nos recuerda tu presencia constante en cada aspecto de nuestra existencia.

Hoy, me gustaría reflexionar y pedirte por la sabiduría, esa que nos describes en Santiago 1:5: «Si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, que da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada«. Dios, te pido que me concedas la sabiduría para entender y aceptar tus planes, para discernir el bien del mal, y para tomar decisiones que honren tu nombre y tu voluntad.

Que esta sabiduría me guíe en mis interacciones con los demás, permitiéndome ser un instrumento de tu amor y paz. Ayúdame a ser un ejemplo de tu gracia, mostrando paciencia, comprensión y bondad en cada palabra y acción.

También te pido, Señor, por aquellos que están pasando por momentos de dificultad. Que puedan sentir tu amor y consuelo, y que encuentren en Ti la fuerza y el apoyo que necesitan para superar sus pruebas.

Al concluir esta oración, deposito mi día en tus manos. Guíame en cada paso, llena mi corazón con tu Espíritu, y que mi vida sea un reflejo de tu amor y misericordia.

En el nombre de Jesús,

Amén.»

Reflexión

Queridos hermanos y hermanas en Cristo, hoy, mientras compartimos esta oración, me gustaría reflexionar sobre la sabiduría que buscamos en Dios. La sabiduría no es solo conocimiento o inteligencia; es la capacidad de ver las cosas desde la perspectiva de Dios, de entender su corazón y su voluntad para nuestras vidas.

Cada día, enfrentamos situaciones que nos desafían, que nos hacen cuestionar y, a veces, incluso dudar. Pero recordemos que en esos momentos, no estamos solos. Dios nos ofrece su sabiduría, una guía que trasciende nuestro entendimiento y que nos lleva por caminos de paz y justicia.

En nuestras interacciones diarias, seamos portadores de esa sabiduría divina. Que nuestras palabras no sean solo nuestras, sino ecos de la verdad y el amor de Dios. Que nuestras acciones reflejen su misericordia y bondad.

Y al final del día, cuando miremos atrás, que veamos un sendero marcado por decisiones sabias, palabras bondadosas y acciones que honran a Dios. Porque, al fin y al cabo, la verdadera sabiduría se encuentra en vivir una vida que refleje el corazón de nuestro Creador.

Y recuerden siempre, como dice Proverbios 3:5-6, «Confía en el Señor de todo corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y Él enderezará tus sendas».

Que esta reflexión nos inspire a buscar y a vivir según la sabiduría que viene de lo Alto, llenando nuestras vidas y las de quienes nos rodean con la luz y el amor de Dios.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 4 de Marzo

«Señor Dios Todopoderoso, en este luminoso inicio de semana, me presento ante Ti con un corazón lleno de esperanza y una mente abierta a la sabiduría que solo Tú puedes …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura del libro del Éxodo (20,1-17) «En aquellos días, el Señor pronunció las siguientes palabras: «Yo soy el Señor, tu Dios, que te saqué de Egipto, de la …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 2 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura de la profecía de Miqueas (7,14-15.18-20) «Pastorea a tu pueblo, Señor, con …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *