Oración de la mañana del 13 de Abril

«En la serena luz de este nuevo día, 13 de abril, nos postramos ante Ti, Señor, con un espíritu de renovación y un corazón lleno de deseo de servir. Inspirados por la parábola del sembrador en Mateo 13, pedimos que nuestras vidas sean tierra fértil donde Tu Palabra pueda echar raíces profundas, crecer y producir fruto abundante.

En este amanecer, te rogamos por la sabiduría y la claridad para entender las semillas de verdad y amor que siembras en nuestros corazones cada día.

Danos la fortaleza para resistir las distracciones y los obstáculos que amenazan con ahogar Tu mensaje de esperanza y redención en nuestras vidas. Haznos conscientes de la responsabilidad que tenemos de compartir el fruto de Tu Palabra con aquellos que nos rodean, llevando consuelo a los afligidos, esperanza a los desesperados y luz a aquellos en la oscuridad. Que este día sea una oportunidad para crecer en la fe y en el amor, para ser testigos valientes de Tu gracia y Tu misericordia en el mundo.

Ayúdanos a ser sembradores junto a Ti, trabajando con alegría en el campo de la vida, esparciendo semillas de bondad, justicia y paz. Concédenos un corazón generoso y paciente, listo para acoger Tu Palabra y nutrirla con una fe viva y activa, para que, en el tiempo adecuado, podamos ver el fruto de nuestro trabajo en Tu viña.

En el nombre de Jesús,

Amén.»

«Que la luz de este nuevo día nos inspire a abrir nuestros corazones a la Palabra de Dios, sembrando amor y esperanza en cada rincón de nuestra vida.»

Reflexión

Queridos hermanos y hermanas, al reunirnos en la luz y promesa de este nuevo día, me siento profundamente tocado por la oportunidad de reflexionar juntos sobre la parábola del sembrador que hemos contemplado en nuestra oración matutina. Esta parábola es un poderoso recordatorio de la generosidad de Dios, que siembra incesantemente Su Palabra en nuestros corazones, y de nuestra llamada a ser tierra fértil, que acoge esa Palabra y la lleva a fructificar.

En nuestras vidas cotidianas, nos encontramos constantemente con la semilla de la Palabra de Dios. A veces, esta semilla cae en tierra fértil, donde puede echar raíces y crecer. Otras veces, se encuentra con corazones endurecidos, con distracciones o dificultades que impiden su crecimiento. Sin embargo, la invitación de Jesús es clara: estamos llamados a preparar nuestros corazones para recibir Su Palabra, a nutrirla con nuestra fe y nuestro amor, y a compartir sus frutos con el mundo.

Hoy, os animo a reflexionar: ¿Cómo estamos respondiendo a la semilla de la Palabra de Dios en nuestras vidas? ¿Somos tierra fértil, dispuestos a dejar que Su Palabra transforme nuestros corazones y nuestras acciones? ¿Estamos comprometidos a ser sembradores junto a Él, esparciendo semillas de bondad, justicia y paz en nuestro entorno?

Que este día nos encuentre abiertos a la acción transformadora de la Palabra de Dios en nosotros. Que podamos ser conscientes de la belleza y la responsabilidad de ser co-creadores con Dios en este mundo, trabajando para que Su reino de amor y justicia se haga presente aquí y ahora.

Y así, queridos amigos, mientras salimos hoy al mundo, llevemos con nosotros la promesa y el desafío de la parábola del sembrador. Que seamos tierra fértil para la Palabra de Dios, que seamos sembradores audaces de Su amor, y que, juntos, trabajemos para producir una cosecha abundante para Su gloria.

Para concluir nuestra reflexión de esta mañana, les dejo con este pensamiento: «Que la luz de este nuevo día nos inspire a abrir nuestros corazones a la Palabra de Dios, sembrando amor y esperanza en cada rincón de nuestra vida.» Que el Señor les bendiga en este noble empeño, y que su paz y su amor guíen cada paso de su camino. Que tengan un día lleno de la gracia y la alegría del Señor.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 5 de Mayo

Padre Celestial, al recibir la luz de este nuevo día, elevo mi corazón lleno de esperanza y gratitud hacia Ti. En esta mañana, deseo enfocarme en la generosidad, esa virtud …

Oración de la noche del 4 de Mayo

«Señor eterno y misericordioso, al finalizar este día, me inclino ante Ti con un corazón …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 4 de Mayo de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (16,1-10) «En aquellos días, Pablo llegó a Derbe y luego a Listra. Había alli un discipulo que se llamaba …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Mayo de 2024

Lecturas del Santos Felipe y Santiago, apóstoles Primera lectura Lectura de la primera carta del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *