Evangelio del día – Lecturas de hoy 9 de Febrero de 2024

Primera lectura

Lectura del primer libro de los Reyes (11,29-32;12,19)

«Un día, salió Jeroboán de Jerusalén, y el profeta Ajías, de Siló, envuelto en un manto nuevo, se lo encontró en el camino; estaban los dos solos, en descampado.
Ajías agarró su manto nuevo, lo rasgó en doce trozos y dijo a Jeroboán: «Cógete diez trozos, porque así dice el Señor, Dios de Israel: «Voy a arrancarle el reino a Salomón y voy a darte a ti diez tribus; lo restante será para él, en consideración a mi siervo David y a Jerusalén, la ciudad que elegí entre todas las tribus de Israel.»»
Así fue como se independizó Israel de la casa de David hasta hoy.»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo 80,10.11ab.12-13.14-15

R/. Yo soy el Señor, Dios tuyo: escucha mi voz

No tendrás un dios extraño,
no adorarás un dios extranjero;
yo soy el Señor, Dios tuyo,
que te saqué del país de Egipto. R/.

Pero mi pueblo no escuchó mi voz,
Israel no quiso obedecer:
los entregué a su corazón obstinado,
para que anduviesen según sus antojos. R/.

¡Ojalá me escuchase mi pueblo
y caminase Israel por mi camino!:
en un momento humillaría a sus enemigos
y volvería mi mano contra sus adversarios. R/.


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Marcos (7,31-37)

«En aquel tiempo, dejó Jesús el territorio de Tiro, pasó por Sidón, camino del lago de Galilea, atravesando la Decápolis. Y le presentaron un sordo que, además, apenas podía hablar; y le piden que le imponga las manos. Él, apartándolo de la gente a un lado, le metió los dedos en los oídos y con la saliva le tocó la lengua.
Y, mirando al cielo, suspiró y le dijo: «Effetá», esto es: «Ábrete.»
Y al momento se le abrieron los oídos, se le soltó la traba de la lengua y hablaba sin dificultad. Él les mandó que no lo dijeran a nadie; pero, cuanto más se lo mandaba, con más insistencia lo proclamaban ellos.
Y en el colmo del asombro decían: «Todo lo ha hecho bien; hace oír a los sordos y hablar a los mudos.»»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Hoy, mientras nos reunimos en este espacio sagrado, no solo físicamente sino también con nuestros corazones y espíritus entrelazados, quiero hablarles de una manera que trascienda las palabras escritas en un papel. Las lecturas de hoy nos invitan a una profunda reflexión sobre la división, la sanación y, sobre todo, la comunicación y la comprensión en nuestra relación con Dios y con los demás.

La primera lectura nos cuenta la historia de cómo el reino se dividió debido a las acciones de Salomón en sus últimos años. Es una historia de consecuencias, de cómo nuestras decisiones pueden llevar a divisiones profundas, no solo en reinos y naciones, sino en nuestras propias vidas, en nuestras familias, en nuestras comunidades. Ajías, el profeta, rasga su manto en doce trozos, un acto simbólico que prefigura la división del reino de Israel. Esta imagen es poderosa y nos hace preguntarnos: ¿Qué estamos dividiendo con nuestras acciones? ¿Estamos rasgando el tejido de nuestra comunidad, de nuestras relaciones, con decisiones que nos alejan de Dios y de los demás?

El salmo responde a esta reflexión con un llamado a escuchar la voz de Dios, a no endurecer nuestros corazones. «¡Ojalá me escuchase mi pueblo y caminase Israel por mi camino!»: un deseo divino de unidad, de armonía, de seguir un camino juntos bajo la guía de Dios. Pero, ¿cómo escuchamos esa voz en el ruido de nuestro mundo? ¿Cómo aseguramos que nuestro corazón permanezca suave, receptivo a la dirección y el amor de Dios?

Y luego, el Evangelio nos trae la historia de la sanación del sordo y mudo por Jesús. Este milagro es, en muchos sentidos, un acto de abrir, de desbloquear la comunicación y la comprensión. Jesús no solo sana físicamente al hombre, sino que también le abre a una nueva realidad de comunidad y relación. «Effetá», que se traduce como «Ábrete», es una palabra que resuena más allá de la sanación física; es una invitación a todos nosotros a abrirnos a Dios, a abrirnos a los demás, a romper las barreras que nos dividen.

Este milagro nos muestra la importancia de la comunicación, de ser capaces de escuchar y hablar, no solo en un sentido físico, sino también en un sentido espiritual y emocional. ¿Cuántas veces nos encontramos sordos a las necesidades de los demás, mudos para expresar amor y compasión? Jesús nos muestra que, a través de su amor y poder, podemos ser sanados, podemos ser abiertos a una nueva forma de vivir que trasciende las divisiones y las barreras.

Hoy, mientras reflexionamos sobre estas lecturas, les invito a considerar las divisiones en sus propias vidas, las barreras que han construido, ya sea intencionalmente o no. Les invito a escuchar el llamado a «Effetá», a abrirse a la sanación y la unidad que Jesús ofrece. ¿Cómo podemos, como comunidad, como familia, como individuos, abrirnos más a Dios y a los demás? ¿Cómo podemos asegurarnos de que estamos construyendo puentes, no muros, en nuestras relaciones y en nuestro caminar con Dios?

Que estas reflexiones nos guíen y nos inspiren a buscar siempre la unidad, la comprensión y el amor en todas nuestras acciones. Que podamos ser instrumentos de sanación en un mundo dividido, llevando la luz y el amor de Dios a todos los rincones de nuestras vidas.

Gracias por permitirme compartir estas palabras con ustedes. Que nuestro tiempo juntos hoy nos acerque más a Dios y los unos a los otros.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 5 de Mayo

Padre Celestial, al recibir la luz de este nuevo día, elevo mi corazón lleno de esperanza y gratitud hacia Ti. En esta mañana, deseo enfocarme en la generosidad, esa virtud …

Oración de la noche del 4 de Mayo

«Señor eterno y misericordioso, al finalizar este día, me inclino ante Ti con un corazón …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 4 de Mayo de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (16,1-10) «En aquellos días, Pablo llegó a Derbe y luego a Listra. Había alli un discipulo que se llamaba …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Mayo de 2024

Lecturas del Santos Felipe y Santiago, apóstoles Primera lectura Lectura de la primera carta del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *