Evangelio del día – Lecturas de hoy 9 de Enero de 2024

Primera lectura

Comienzo del primer libro de Samuel (1,9-20)

«En aquellos días, después de la comida en Siló, mientras el sacerdote Elí estaba sentado en su silla junto a la puerta del templo, Ana se levantó y, con el alma llena de amargura, se puso a rezar al Señor, llorando a todo llorar.
Y añadió esta promesa: «Señor de los ejércitos, si te fijas en la humillación de tu sierva y te acuerdas de mí, si no te olvidas de tu sierva y le das a tu sierva un hijo varón, se lo entrego al Señor de por vida, y no pasará la navaja por su cabeza.»
Mientras ella rezaba y rezaba al Señor, Elí observaba sus labios. Y, como Ana hablaba para sí, y no se oía su voz aunque movía los labios, Elí la creyó borracha y le dijo: «¿Hasta cuándo te va a durar la borrachera? A ver si se te pasa el efecto del vino.»
Ana respondió: «No es así, Señor. Soy una mujer que sufre. No he bebido vino ni licor, estaba desahogándome ante el Señor. No creas que esta sierva tuya es una descarada; si he estado hablando hasta ahora, ha sido de pura congoja y aflicción.»
Entonces Elí le dijo: «Vete en paz. Que el Dios de Israel te conceda lo que le has pedido.»
Ana respondió: «Que puedas favorecer siempre a esta sierva tuya.»
Luego se fue por su camino, comió, y no parecía la de antes. A la mañana siguiente madrugaron, adoraron al Señor y se volvieron. Llegados a su casa de Ramá, Elcaná se unió a su mujer Ana, y el Señor se acordó de ella.
Ana concibió, dio a luz un hijo y le puso de nombre Samuel, diciendo: «Al Señor se lo pedí.»»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo 1S 2,1.4-5.6-7.8abcd

R/. Mi corazón se regocija por el Señor, mi salvador

Mi corazón se regocija por el Señor,
mi poder se exalta por Dios;
mi boca se ríe de mis enemigos,
porque gozo con tu salvación. R/.

Se rompen los arcos de los valientes,
mientras los cobardes se ciñen de valor;
los hartos se contratan por el pan,
mientras los hambrientos engordan;
la mujer estéril da a luz siete hijos,
mientras la madre de muchos queda baldía. R/.

El Señor da la muerte y la vida,
hunde en el abismo y levanta;
da la pobreza y la riqueza,
humilla y enaltece.R/.

Él levanta del polvo al desvalido,
alza de la basura al pobre,
para hacer que se siente entre príncipes
y que herede un trono de gloria. R/.


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Marcos (1,21-28)

«En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos entraron en Cafarnaún, y cuando el sábado siguiente fue a la sinagoga a enseñar, se quedaron asombrados de su doctrina, porque no enseñaba como los escribas, sino con autoridad.
Estaba precisamente en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu inmundo, y se puso a gritar: «¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios.»
Jesús lo increpó: «Cállate y sal de él.»
El espíritu inmundo lo retorció y, dando un grito muy fuerte, salió. Todos se preguntaron estupefactos: «¿Qué es esto? Este enseñar con autoridad es nuevo. Hasta a los espíritus inmundos les manda y le obedecen.»
Su fama se extendió en seguida por todas partes, alcanzando la comarca entera de Galilea.»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Queridos amigos en la fe,

Hoy, reflexionamos juntos sobre las lecturas del este 9 de Enero, un día en el que nos encontramos con historias de fe profunda y la enseñanza con autoridad.

En la primera lectura, nos encontramos con Ana, una mujer cuya angustia la lleva a una oración intensamente personal y sincera. Ana, en su dolor, no se aleja de Dios, sino que se acerca con una honestidad y confianza conmovedoras. Ella promete dedicar la vida de su hijo a Dios si le concede esta bendición. Aquí vemos la fe como un puente hacia lo divino, incluso, o especialmente, en los momentos de mayor dolor. ¿No es eso, en muchos sentidos, la esencia de una fe vivida? Encontrar a Dios en nuestras luchas, llevarle nuestras cargas más pesadas y confiar en Su providencia.

El salmo de hoy es un canto de alegría y confianza en Dios. Resuena con la idea de que Dios eleva al humilde, socorre al necesitado y transforma situaciones desesperadas en bendiciones. Es un recordatorio de que, en los tiempos más difíciles, nuestra fe y esperanza en Dios son nuestras mayores fortalezas.

Y luego, en el Evangelio según San Marcos, vemos a Jesús enseñando con una autoridad que asombra a todos. Su autoridad no se basa en el conocimiento académico o en el estatus social, sino en su conexión íntima y directa con Dios. Jesús, con sus palabras y acciones, nos muestra lo que significa una verdadera autoridad basada en el amor y la verdad. Su forma de enseñar y actuar nos invita a reflexionar sobre cómo reconocemos y respondemos a la verdadera autoridad en nuestras propias vidas.

Al contemplar estas lecturas, nos preguntamos: ¿Cómo acudimos a Dios en nuestros momentos de dificultad? ¿Cómo respondemos a la autoridad genuina, a la verdad que se nos presenta con amor y compasión? Estas no son solo preguntas teóricas, sino desafíos prácticos que enfrentamos en nuestro caminar diario de fe.

Que estas reflexiones nos guíen y nos inspiren a vivir nuestra fe de manera más profunda y auténtica, acercándonos a Dios con corazones abiertos y respondiendo al llamado de Jesús con un espíritu dispuesto y humilde.

Que la paz y la gracia de Dios estén con todos nosotros hoy y siempre.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 4 de Marzo

«Señor Dios Todopoderoso, en este luminoso inicio de semana, me presento ante Ti con un corazón lleno de esperanza y una mente abierta a la sabiduría que solo Tú puedes …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura del libro del Éxodo (20,1-17) «En aquellos días, el Señor pronunció las siguientes palabras: «Yo soy el Señor, tu Dios, que te saqué de Egipto, de la …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 2 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura de la profecía de Miqueas (7,14-15.18-20) «Pastorea a tu pueblo, Señor, con …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *