Evangelio del día – Lecturas de hoy 8 de Abril de 2024

Primera lectura

Lectura del libro de Isaías (7, 10-14; 8, 10b)

«En aquellos días, el Señor habló a Acaz y le dijo:
«Pide una signo al Señor, tu Dios: en lo hondo del abismo o en lo alto del cielo».

Respondió Acaz:
«No lo pido, no quiero tentar al Señor».

Entonces dijo Isaías:
«Escucha, casa de David: ¿no os basta cansar a los hombres, que cansáis incluso a mi Dios? Pues el Señor, por su cuenta, os dará un signo. Mirad: la virgen está encinta y da a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel, porque con nosotros está Dios»»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo (39, 7-8a. 8b-9. 10. 11)

R/. Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad

Tú no quieres sacrificios ni ofrendas,
y, en cambio, me abriste el oído;
no pides holocaustos ni sacrificios expiatorios,
entonces yo digo: «Aquí estoy». R/.

«-Como está escrito en mi libro-
para hacer tu voluntad.»
Dios mío, lo quiero, y llevo tu ley en las entrañas. R/.

He proclamado tu salvación
ante la gran asamblea;
no he cerrado los labios, Señor, tú lo sabes. R/.

No me he guardado en el pecho tu justicia,
he contado tu fidelidad y tu salvación,
no he negado tu misericordia y tu lealtad
ante la gran asamblea. R/.


Segunda lectura

Lectura de la carta a los Hebreos (10, 4-10)

«Hermanos:

Es imposible que la sangre de los toros y de los machos cabríos quite los pecados.

Por eso, cuando Cristo entró en el mundo dice:
«Tú no quisiste sacrificios ni ofrendas,
pero me formaste un cuerpo;
no aceptaste holocaustos
ni víctimas expiatorias.

Entonces yo dije: He aquí que vengo
-pues está escrito en el comienzo del libro acerca de mi-
para hacer, ¡oh, Dios!, tu voluntad».

Primero dice: «Tú no quisiste sacrificios ni ofrendas, ni holocaustos, ni víctimas expiatorias», que se ofrecen según la ley.
Después añade: «He aquí que vengo para hacer tu voluntad».

Niega lo primero, para afirmar lo segundo.

Y conforme a esa voluntad todos quedamos santificados por la oblación del cuerpo de Jesucristo, hecha una vez para siempre.»

Palabra de Dios


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Lucas (1, 26-38)

«En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María.

El ángel, entrando en su presencia, dijo:
«Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo».

Ella se turbó grandemente ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél. El ángel le dijo:
«No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin».

Y María dijo al ángel:
«¿Cómo será eso, pues no conozco varón?».

El ángel le contestó:
«El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer será llamado Hijo de Dios. También tu pariente Isabel ha concebido un hijo en su vejez, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque “para Dios nada hay imposible”».

María contestó:
«He aquí la esclava del Señor; hágase en mi según tu palabra».

Y el ángel se retiró.»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy


Buenos días a todos y todas. Las lecturas de hoy nos hablan profundamente sobre la presencia de Dios en nuestras vidas, la respuesta humilde y fiel de María, y cómo cada uno de nosotros está llamado a vivir esa entrega en lo cotidiano.

Isaías nos comparte una promesa divina, algo grande: el nacimiento de Emmanuel, «Dios con nosotros». Esta promesa se ve cumplida en el Evangelio, cuando el ángel Gabriel visita a María. La reacción inicial de María, ese momento de turbación y después su aceptación, nos habla mucho de cómo nosotros, ante los llamados inesperados de Dios, podemos sentirnos abrumados pero también cómo la fe nos lleva a decir «sí», incluso sin entender completamente.

El salmo de hoy es un hermoso recordatorio de que lo que Dios realmente quiere de nosotros no son ofrendas o sacrificios materiales, sino un corazón dispuesto a hacer su voluntad. Y en la carta a los Hebreos, se nos recuerda que los sacrificios antiguos no eran suficientes, pero que Jesús vino a hacer la voluntad del Padre de una vez por todas, ofreciéndose a sí mismo por nosotros.

¿Qué significa esto para nosotros? En nuestras vidas, ¿cómo estamos respondiendo a los llamados de Dios? María pudo haberse sentido incómoda, confundida, incluso asustada. Pero su fe y su disposición a ser parte del plan de Dios son un ejemplo para todos nosotros. A veces, Dios nos pide que demos pasos en la fe, sin saber exactamente hacia dónde nos llevan. Pero el mensaje es claro: Dios está con nosotros, en las promesas, en los llamados, en las respuestas que damos.

Reflexionemos sobre nuestra propia disposición. ¿Estamos dispuestos a decir «aquí estoy» como lo hizo María, incluso cuando no entendemos completamente el plan de Dios para nosotros? ¿Cómo estamos viviendo la voluntad de Dios en lo cotidiano, en nuestras familias, trabajos, y comunidades?

Hoy, en esta conversación, reconozcamos juntos la presencia de Dios que nos rodea, recordemos la fe y la respuesta de María, y consideremos cómo podemos vivir más plenamente según la voluntad de Dios en nuestras propias vidas. Que esta reflexión nos lleve a una mayor apertura y disposición a escuchar y responder al llamado de Dios, con fe y amor, cada día

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 5 de Mayo

Padre Celestial, al recibir la luz de este nuevo día, elevo mi corazón lleno de esperanza y gratitud hacia Ti. En esta mañana, deseo enfocarme en la generosidad, esa virtud …

Oración de la noche del 4 de Mayo

«Señor eterno y misericordioso, al finalizar este día, me inclino ante Ti con un corazón …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 4 de Mayo de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (16,1-10) «En aquellos días, Pablo llegó a Derbe y luego a Listra. Había alli un discipulo que se llamaba …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Mayo de 2024

Lecturas del Santos Felipe y Santiago, apóstoles Primera lectura Lectura de la primera carta del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *