Evangelio del día – Lecturas de hoy 5 de Diciembre de 2023

Primera lectura

Lectura del libro de Isaías (11,1-10)

«AQUEL día, brotará un renuevo del tronco de Jesé,
y de su raíz florecerá un vástago.
Sobre él se posará el espíritu del Señor:
espíritu de sabiduría y entendimiento,
espíritu de consejo y fortaleza,
espíritu de ciencia y temor del Señor.
Le inspirará el temor del Señor.
No juzgará por apariencias
ni sentenciará de oídas;
juzgará a los pobres con justicia,
sentenciará con rectitud a los sencillos de la tierra;
pero golpeará al violento con la vara de su boca,
y con el soplo de sus labios hará morir al malvado.
La justicia será ceñidor de su cintura,
y la lealtad, cinturón de sus caderas.
Habitará el lobo con el cordero,
el leopardo se tumbará con el cabrito,
el ternero y el león pacerán juntos:
un muchacho será su pastor.
La vaca pastará con el oso,
sus crías se tumbarán juntas;
el león como el buey, comerá paja.
El niño de pecho retozará junto al escondrijo de la serpiente,
y el recién destetado extiende la mano
hacia la madriguera del áspid.
Nadie causará daño ni estrago
por todo mi monte santo:
porque está lleno el país del conocimiento del Señor,
como las aguas colman el mar.
Aquel día, la raíz de Jesé
será elevada como enseña de los pueblos:
se volverán hacia ella las naciones
y será gloriosa su morada.»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo  71,1-2.7-8.12-13.17

R/. Que en sus días florezca la justicia y la paz abunde eternamente.

V/. Dios mío, confía tu juicio al rey,
tu justicia al hijo de reyes,
para que rija a tu pueblo con justicia,
a tus humildes con rectitud. R/.

V/. En sus días florezca la justicia
y la paz hasta que falte la luna;
domine de mar a mar,
del Gran Río al confín de la tierra. R/.

V/. Él librará al pobre que clamaba,
al afligido que no tenía protector;
él se apiadará del pobre y del indigente,
y salvará la vida de los pobres. R/.

V/. Que su nombre sea eterno,
y su fama dure como el sol;
él sea la bendición de todos los pueblos,
y lo proclamen dichoso todas las razas de la tierra. R/.


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Lucas (10,21-24)

«EN aquella hora Jesús se lleno de la alegría en el Espíritu Santo y dijo:
«Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y las has revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque así te ha parecido bien.


Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo sino el Padre; ni quién es el Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar».
Y, volviéndose a sus discípulos, les dijo aparte:


«¡Bienaventurados los ojos que ven lo que vosotros veis! Porque os digo que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que vosotros veis, y no lo vieron; y oír lo que vosotros oís, y no lo oyeron».»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

¡Buenos días, queridos hermanos y hermanas en Cristo!

Hoy, mientras nos reunimos, me gustaría compartir con ustedes lo que siento al reflexionar sobre las lecturas del 5 de diciembre. En Isaías, encontramos esta imagen increíblemente poderosa de un renuevo que surge del tronco de Jesé, simbolizando la llegada de un líder lleno de sabiduría y justicia. Es una visión de paz y armonía, donde incluso los enemigos naturales conviven en paz. ¿No les parece algo extraordinario? A veces, nuestro mundo puede parecer todo lo contrario, pero aquí tenemos esta hermosa promesa de lo que Dios puede y hará​​.

Y el Salmo de hoy, ¿no es simplemente hermoso? Es como un eco de esa promesa de justicia y paz. Una oración para que el rey, simbolizando a Jesús, traiga justicia a los pobres y paz hasta que falte la luna. Me hace pensar en cómo cada uno de nosotros está llamado a ser un reflejo de esa justicia y esa paz en nuestro mundo de hoy​​.

Luego, en el Evangelio, Jesús nos habla de las maravillas que ha revelado a los pequeños, no a los sabios y entendidos. Es como un recordatorio de que la fe y la comprensión de Dios a menudo vienen en la sencillez y la humildad, no en la complejidad o el poder. Jesús nos invita a mirar el mundo y nuestra fe con los ojos de un niño, con asombro y confianza. Y nos dice lo afortunados que somos de ver y oír lo que incluso profetas y reyes desearon ver y oír​​.

En estas lecturas, siento que hay un hilo común: la promesa de un mundo transformado por la justicia y la paz de Dios, la llamada a vivir esa justicia y paz en nuestras vidas, y el recordatorio de que la verdadera sabiduría y revelación a menudo vienen en la simplicidad y humildad. Que esto nos inspire a mirar nuestro mundo con ojos llenos de esperanza, a vivir con justicia y paz en nuestro corazón, y a acercarnos a Dios con la maravilla y confianza de un niño.

«En este día, recordemos que estamos llamados a ser parte de la maravillosa visión de Dios: un mundo de paz y justicia, y una vida llena de la sencilla pero profunda sabiduría del amor de Dios.»

Amen.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 3 de Marzo

«Oh Señor, al alba de este 3 de marzo, nos presentamos ante Ti, con almas que anhelan ser llenadas de Tu presencia y sabiduría, para reflexionar sobre un tema que …

Oración de la noche del 2 de Marzo

«Amado Padre Celestial, conforme el sol se pone este 2 de marzo, nos reunimos en …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 2 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura de la profecía de Miqueas (7,14-15.18-20) «Pastorea a tu pueblo, Señor, con tu cayado,al rebaño de tu heredad,que anda solo en la espesura,en medio del bosque;que se …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 1 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura del libro del Génesis (37,3-4.12-13a.17b-28) «Israel amaba a José más que a todos …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *