Evangelio del día – Lecturas de hoy 30 de Diciembre de 2023

Primera lectura

Comienzo de la primera carta del apóstol San Juan (2,12-17)

«Os escribo, hijos míos, que se os han perdonado vuestros pecados por su nombre. Os escribo, padres, que ya conocéis al que existía desde el principio. Os escribo, jóvenes, que ya habéis vencido al Maligno. Os repito, hijos, que ya conocéis al Padre. Os repito, padres, que ya conocéis al que existía desde el principio. Os repito, jóvenes, que sois fuertes y que la palabra de Dios permanece en vosotros, y que ya habéis vencido al Maligno. No améis al mundo ni lo que hay en el mundo. Si alguno ama al mundo, no está en él el amor del Padre. Porque lo que hay en el mundo –las pasiones de la carne, y la codicia de los ojos, y la arrogancia del dinero–, eso no procede del Padre, sino que procede del mundo. Y el mundo pasa, con sus pasiones. Pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo 95,7-8a.8b-9.10

R/. Alégrese el cielo, goce la tierra

Cantad al Señor un cántico nuevo,
cantad al Señor, toda la tierra;
cantad al Señor, bendecid su nombre. R/.

Proclamad día tras día su victoria.
Contad a los pueblos su gloria,
sus maravillas a todas las naciones. R/.

El Señor ha hecho el cielo;
honor y majestad lo preceden,
fuerza y esplendor están en su templo. R/.


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Lucas (2,36-40)

«En aquel tiempo, había una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana; de jovencita había vivido siete años casada, y luego viuda hasta los ochenta y cuatro; no se apartaba del templo día y noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. Acercándose en aquel momento, daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que aguardaban la liberación de Jerusalén. Y cuando cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios lo acompañaba.»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo,

Hoy, mientras nos reunimos en esta comunidad de fe, quiero compartir con ustedes algunas reflexiones sobre las lecturas y el evangelio del 30 de diciembre de 2023. Estamos cerrando otro año, y qué mejor manera de hacerlo que reflexionando juntos sobre la Palabra de Dios.

La primera lectura de hoy, tomada de la primera carta de San Juan, nos habla de algo muy especial. San Juan se dirige a nosotros como hijos, padres y jóvenes, recordándonos que nuestros pecados han sido perdonados en el nombre de Jesús. Es un mensaje de esperanza y de amor. Nos recuerda que, sin importar nuestra edad o etapa en la vida, todos somos parte de esta gran familia de Dios. Pero también nos advierte: no amemos al mundo ni lo que hay en él, porque el amor del mundo no es el amor del Padre. ¿Cómo vivimos esto en nuestra vida diaria? ¿Nos dejamos atrapar por las pasiones de la carne, la codicia de los ojos, la arrogancia del dinero? Recordemos que estas cosas pasan, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

El salmo de hoy, el Salmo 95, nos invita a aclamar al Señor, a proclamar su gloria y poder. Es un llamado a reconocer la majestuosidad de Dios y a adorarlo con todo nuestro ser. ¿No es maravilloso pensar que podemos entrar en sus atrios con ofrendas, postrarnos ante Él en su atrio sagrado? Este salmo nos recuerda que el Señor es rey, que Él gobierna a los pueblos rectamente. En un mundo lleno de incertidumbre, esta es una verdad reconfortante.

Y en el evangelio según San Lucas, encontramos la historia de Ana, una profetisa que, a pesar de su avanzada edad, servía a Dios día y noche en el templo con ayunos y oraciones. Cuando ve a Jesús, da gracias a Dios y habla del niño a todos los que esperaban la liberación de Jerusalén. ¿No es inspirador ver cómo Ana, a pesar de su edad y circunstancias, se mantiene fiel y activa en su servicio a Dios? Ella nos enseña que nunca es tarde para servir a Dios, para dar testimonio de su amor y su salvación.

Hoy, mientras reflexionamos sobre estas lecturas, quiero invitarlos a pensar en cómo estamos viviendo nuestra fe. ¿Somos como Ana, fieles y constantes en nuestro servicio a Dios? ¿Estamos evitando las tentaciones del mundo para hacer la voluntad de Dios? A medida que cerramos este año, tomémonos un momento para reflexionar sobre estas preguntas, para agradecer a Dios por su amor y misericordia, y para pedirle su guía y fortaleza para el año que viene.

Que Dios los bendiga a todos ustedes y a sus familias en este día. Que su amor y su gracia sean con nosotros hoy y siempre.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la noche del 26 de Febrero

«Amado Padre, al cerrar mis ojos en esta noche, vengo a Ti con un corazón agradecido por las bendiciones recibidas a lo largo del día. En este momento de quietud …

Oración de la mañana del 26 de Febrero

«Señor, al amanecer de este nuevo día, el primero de la semana, vengo ante Ti …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 26 de Febrero de 2024

Primera lectura Lectura de la profecía de Daniel (9,4b-10) «¡Ay, mi Señor, Dios grande y terrible, que guarda la alianza y es leal con los que lo aman y cumplen …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 25 de Febrero de 2024

Lecturas del Domingo 2º de Cuaresma – Ciclo B Primera lectura Lectura del libro del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *