Evangelio del día – Lecturas de hoy 29 de Abril de 2024

Primera lectura

Lectura de la primera carta del apóstol san Juan (1,5–2,2)

«Os anunciamos el mensaje que hemos oído a Jesucristo: Dios es luz sin tiniebla alguna. Si decimos que estamos unidos a él, mientras vivimos en las tinieblas, mentimos con palabras y obras. Pero, si vivimos en la luz, lo mismo que él está en la luz, entonces estamos unidos unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesús nos limpia los pecados. Sí decimos que no hemos pecado, nos engañamos y no somos sinceros. Pero, si confesamos nuestros pecados, él, que es fiel y justo, nos perdonará los pecados y nos limpiará de toda injusticia. Si decimos que no hemos pecado, lo hacemos mentiroso y no poseemos su palabra. Hijos míos, os escribo esto para que no pequéis. Pero, si alguno peca, tenemos a uno que abogue ante el Padre: a Jesucristo, el Justo. Él es víctima de propiciación por nuestros pecados, no sólo por los nuestros, sino también por los del mundo entero.»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo 102

R/. Bendice, alma mía, al Señor

Bendice, alma mía, al Señor,
y todo mi ser a su santo nombre.
Bendice, alma mía, al Señor,
y no olvides sus beneficios. R/.

Él perdona todas tus culpas
y cura todas tus enfermedades,
él rescata tu vida de la fosa
y te colma de gracia y de ternura. R/.

El Señor es compasivo y misericordioso,
lento a la ira y rico en clemencia;
no está siempre acusando
ni guarda rencor perpetuo. R/.

Como un padre siente ternura por sus hijos,
siente el Señor ternura por sus fieles;
porque él conoce nuestra masa,
se acuerda de que somos barro. R/.

Pero la misericordia del Señor dura siempre,
su justicia pasa de hijos a nietos,
para los que guardan la alianza. R/.


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Mateo (11,25-30)

«En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.»»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy


Hoy, reflexionando sobre las lecturas del día de Santa Catalina de Siena, encontramos mensajes muy profundos que resuenan en cada uno de nosotros de maneras únicas. Por ejemplo, en la primera carta de San Juan, se nos recuerda que «Dios es luz sin tiniebla alguna». Qué interesante pensar en cómo a veces, aún diciendo que caminamos junto a Él, nuestras acciones pueden no reflejar esa luz. ¿Les ha pasado alguna vez sentir que sus acciones no reflejan lo que llevan en el corazón?

Y el Salmo 102, ¡qué canto de amor y misericordia! «El perdona todas tus culpas y cura todas tus enfermedades». ¿No es reconfortante saber que, a pesar de nuestras faltas, hay una promesa de perdón y sanación? Imaginen eso, que cada vez que nos sentimos perdidos o heridos, hay una mano que no solo nos levanta, sino que también cura.

En el Evangelio de Mateo, Jesús nos invita con palabras que siempre me han parecido un abrazo: «Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré». En un mundo que a veces parece girar demasiado rápido, ¿no es maravilloso saber que podemos encontrar descanso y aprendizaje en su presencia? Me pregunto, ¿cómo podríamos, en nuestra vida diaria, cargar con ese yugo que Jesús dice es llevadero?

Amigos, en estos tiempos difíciles y llenos de incertidumbre, es fundamental aferrarnos a nuestra fe y permitir que nos guíe en nuestro camino. Recordemos que somos amados incondicionalmente por un Dios que nos conoce profundamente y nos llama a ser auténticos en nuestra relación con él y con los demás.

Que hoy, en la celebración de Santa Catalina de Siena, encontremos inspiración para vivir con valentía y compromiso, confiando en la guía del buen Pastor que nos ama más allá de toda medida.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 5 de Mayo

Padre Celestial, al recibir la luz de este nuevo día, elevo mi corazón lleno de esperanza y gratitud hacia Ti. En esta mañana, deseo enfocarme en la generosidad, esa virtud …

Oración de la noche del 4 de Mayo

«Señor eterno y misericordioso, al finalizar este día, me inclino ante Ti con un corazón …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 4 de Mayo de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (16,1-10) «En aquellos días, Pablo llegó a Derbe y luego a Listra. Había alli un discipulo que se llamaba …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Mayo de 2024

Lecturas del Santos Felipe y Santiago, apóstoles Primera lectura Lectura de la primera carta del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *