Evangelio del día – Lecturas de hoy 25 de Enero de 2024

Primera lectura

Lectura de los Hechos de los apóstoles (22, 3-16)

««Yo soy judío, nacido en Tarso de Cilicia, pero educado en esta ciudad; me formé a los pies de Gamaliel en la exacta observancia de la ley de nuestros padres; he servido a Dios con tanto celo como vosotros mostráis hoy. Yo perseguí a muerte este Camino, encadenando y metiendo en la cárcel a hombres y mujeres, como pueden atestiguar en favor mío el sumo sacerdote y todo el consejo de los ancianos. Ellos me dieron cartas para los hermanos de Damasco, y me puse en camino con el propósito de traerme encadenados a Jerusalén a los que encontrase allí, para que los castigaran.

Pero yendo de camino, cerca ya de Damasco, hacia mediodía, de repente una gran luz del cielo me envolvió con su resplandor; caí por tierra y oí una voz que me decía:
“Saúl, Saúl, ¿por qué me persigues?

Yo pregunté:
“¿Quién eres, Señor?”.

Y me dijo:
“Yo soy Jesús el Nazareno a quien tú persigues”.
Mis compañeros vieron el resplandor, pero no oyeron la voz que me hablaba.

Yo pregunté:
¿Qué debo hacer, Señor?

El Señor me respondió:
“Levántate, continúa el camino hasta Damasco, y allí te dirán todo lo que está determinado que hagas”.
Como yo no veía, cegado por el resplandor de aquella luz, mis compañeros me llevaron de la mano a Damasco.

Un cierto Ananías, hombre piadoso según la ley, recomendado por el testimonio de todos los judíos residentes en la ciudad, vino a verme, se puso a mi lado y me dijo:
“Saúl, hermano, recobra la vista”.
Inmediatamente recobré la vista y lo vi.

Él me dijo:
“El Dios de nuestros padres te ha elegido para que conozcas su voluntad, veas al Justo y escuches la voz de sus labios, porque vas a ser su testigo ante todos los hombres de lo que has visto y oído. Ahora, ¿qué te detiene? Levántate, recibe el bautismo y lava tus pecados invocando su nombre”»»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo 116, 1-2

R/. Id al mundo entero y proclamad el Evangelio

Alabad al Señor, todas las naciones,
aclamadlo, todos los pueblos. R/.

Firme es su misericordia con nosotros,
su fidelidad dura por siempre. R/.


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Marcos (16, 15-18)

«En aquel tiempo, Jesús se apareció a los once y les dijo:

«Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación.
El que crea y sea bautizado se salvará; el que no crea será condenado.
A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos»»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Queridos hermanos y hermanas.

Hoy, 25 de enero, celebramos la fiesta de la Conversión de San Pablo. Me gustaría compartir con ustedes, como si estuviésemos reunidos en una charla amena, lo que estas lecturas nos pueden decir en nuestra vida diaria.

La primera lectura de los Hechos de los Apóstoles nos habla de la dramática conversión de Pablo. Imagínense, Pablo, que antes se llamaba Saulo, era un ferviente perseguidor de los cristianos. Pero en su camino a Damasco, ocurre algo extraordinario. Una luz del cielo lo rodea y cae al suelo. Entonces, escucha la voz de Jesús preguntándole: «¿Por qué me persigues?». Es interesante pensar en cómo a veces, también nosotros, en nuestro afán de hacer lo «correcto», podemos estar persiguiendo, sin darnos cuenta, aquello que es verdaderamente valioso. ¿Cuántas veces nos aferramos a nuestras ideas y prejuicios sin permitir que la luz de la verdad nos ilumine?

Luego, el Salmo 116 nos invita a alabar al Señor y proclamar su Evangelio. ¿No es hermoso pensar que, independientemente de dónde vengamos, todos estamos llamados a compartir este mensaje de amor y esperanza?

Y finalmente, en el Evangelio de San Marcos, Jesús se aparece a sus discípulos y les dice: «Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación». Jesús no les está pidiendo que conviertan a la fuerza, sino que compartan la buena noticia con amor y respeto. Y lo más importante es que les asegura que estarán acompañados de signos: curaciones, liberaciones… Esto nos muestra que la fe no es solo palabras, sino también acciones que transforman la vida de las personas.

Pienso que estas lecturas nos hablan de transformación, de cambio. Como San Pablo, todos tenemos la oportunidad de cambiar, de ser sorprendidos por Dios y de embarcarnos en un nuevo camino. Y al igual que los discípulos, estamos llamados a ser mensajeros de esperanza en nuestro mundo, que tanto lo necesita.

¿Qué piensan ustedes? ¿Han experimentado algún momento de transformación en sus vidas? ¿Cómo podemos, en nuestra vida diaria, ser portadores de este mensaje de amor y esperanza? La fe no es solo para ser guardada, sino para ser compartida, para ser vivida. Es un viaje constante de crecimiento y descubrimiento, donde cada día podemos ser sorprendidos por la gracia de Dios.

Así como Pablo fue transformado, cada uno de nosotros también puede serlo. Y al igual que los discípulos, estamos llamados a compartir nuestra fe, no solo con palabras, sino con nuestras acciones y nuestro modo de vivir. Cada gesto de amor, cada acto de bondad, cada palabra de aliento puede ser una forma de predicar el Evangelio.

¿Cómo podemos vivir esto en nuestra vida cotidiana? Quizás, empezando por escuchar más, juzgar menos, amar sin condiciones y siempre estar abiertos a la transformación que Dios quiere obrar en nosotros. La conversión es un camino que se recorre día a día, paso a paso, siempre con la esperanza y la confianza en que Dios está con nosotros.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 5 de Mayo

Padre Celestial, al recibir la luz de este nuevo día, elevo mi corazón lleno de esperanza y gratitud hacia Ti. En esta mañana, deseo enfocarme en la generosidad, esa virtud …

Oración de la noche del 4 de Mayo

«Señor eterno y misericordioso, al finalizar este día, me inclino ante Ti con un corazón …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 4 de Mayo de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (16,1-10) «En aquellos días, Pablo llegó a Derbe y luego a Listra. Había alli un discipulo que se llamaba …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Mayo de 2024

Lecturas del Santos Felipe y Santiago, apóstoles Primera lectura Lectura de la primera carta del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *